Destacamos

Elecciones 2017: Candidatos

Estimados mamás, papás y apoderados, conforme lo acostumbrado, en las próximas reuniones de apoderados a realizarse desde fines de octu...

domingo, 30 de noviembre de 2008

Mucha TV, Videojuegos e Internet Enferman a Niños y Adolescentes

El problema no es el contenido, sino las horas de exposición, asegura un informe estadounidense que evaluó el impacto de los medios en la salud infantil.

Por El Mercurio.

Pasar mucho tiempo frente a la televisión, la consola de videojuegos o la computadora provoca que los niños sean más propensos a sufrir problemas de salud, como obesidad y tabaquismo.

Expertos de los institutos nacionales de salud de Estados Unidos, de la Yale University y del California Pacific Medical Center analizaron 173 estudios efectuados desde 1980, en un intento por evaluar el impacto de los medios en la salud de niños y adolescentes.

Las investigaciones, mayoritariamente realizadas en Estados Unidos, se centran en la televisión, pero también abarcan los videojuegos, las películas, la música y el uso de computadoras e internet.

Tres cuartas partes de los estudios revelan que la exposición a los medios está relacionada con índices de salud negativos.

Las encuestas ofrecen pruebas contundentes de que los niños más expuestos a los medios tienen más probabilidades de ser obesos, de empezar a fumar y de mantener actividad sexual a una edad temprana que aquellos que pasan menos tiempo frente a la pantalla, dijeron los investigadores.

Además, el estudio mostró que existe una relación entre la mayor exposición mediática y el mayor consumo de alcohol y drogas y un menor rendimiento escolar, aunque no se establecieron pruebas contundentes vinculadas al trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

"Es probablemente un asunto más de cantidad que de preocupación por el contenido. Tenemos una vida saturada de medios y reducir el número de horas de exposición será un gran tema", dijo a la agencia Reuters el doctor Ezekiel Emanuel, del Instituto Nacional de Salud y que participó en el informe.

Uno de los estudios citados reveló que los niños que a los 3 años pasaban más de 8 horas semanales mirando televisión eran más propensos a ser obesos a los 7.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Cómo Manejar y Enfrentar la Ansiedad y el Estrés Causado por la PSU

Por Preuniversitario UC.

La perspectiva de rendir la Prueba de Selección Universitaria, incide en forma directa en los jóvenes que ya están sufriendo por esta obligación: por el anuncio de los cambios que tendrá el examen de ingreso a las universidades, porque no logran controlar los nervios ante los exámenes o tan sólo porque no se sienten bien preparados y eso los angustia.

Es bueno que en el período anterior a la rendición del test exista algo de ansiedad, ya que ello permite mantenerse alerta en torno al tema. Se espera cierto nivel de ansiedad en casos como éste, los jóvenes se juegan muchas cosas, algunos ya tienen una experiencia de fracaso encima, es lógico que se provoque esa reacción. Lo importante es que los jóvenes reconozcan que se ponen nerviosos y trabajen la situación.

Consejos para el Control

Dos cosas son fundamentales para evitar el estrés en el período previo a la PSU: organización y control. Para mantener las situaciones controladas es vital conocer cabalmente las pruebas a la que se van a enfrentar. Ese es parte del aprendizaje que deben realizar.

A lo anterior, hay que sumar el conocimiento que los jóvenes deben tener de sí mismos, ya que si saben que tienen dificultades mayores para enfrentarse a exámenes o a situaciones exigentes, deben pedir ayuda psicológica con anticipación.

En cuanto a la organización, los estudiantes que están preparando la PSU y quieren que les vaya bien, deben ser metódicos a la hora de estudiar y destinar tiempo diario al estudio. Sin contar las clases, una persona que va a dar tres pruebas -las dos obligatorias y una opcional- debería estudiar de lunes a viernes por lo menos dos horas, así se puede abordar bien la materia.

Es fundamental que los jóvenes aprendan a distribuir bien su tiempo y cumplan con las tareas que se proponen, ya que ello les permite tener mayor control sobre las situaciones.

Lo ideal es que los jóvenes lleven una vida saludable y descansen lo suficiente. Un adolescente necesita dormir como promedio nueve horas diarias y lo ideal sería que al llegar del colegio pudieran destinar una hora al sueño antes de retomar las actividades.

Así también, se recomienda enfrentar el test con una buena alimentación que integre las vitaminas y minerales necesarios.

martes, 25 de noviembre de 2008

Detenerse ante las Personas

Por Neva Milicic, sicóloga.

Dentro de la diversidad de valores que las familias quisieran inculcar a sus hijos, el respeto por las otras personas es sin duda un tema central. Pero no basta con respetar, es necesario ir más allá; es necesario ser capaz de visualizar en el otro a alguien con derechos, y que si está allí debe ser percibida como una oportunidad de encuentro con alguien diferente, constituyendo una posibilidad de crecimiento mutuo.

Ernst Junqer, el famoso escritor alemán en su libro “Los acantilados del mármol”, escrito al inicio de la Segunda Guerra Mundial, y cuya escritura le valió las amenazas del nacionalsocialismo, nos da una lección de los valores que deberíamos traspasar a nuestros hijos. Plantea cómo ir descubriendo en cada persona que aparece en nuestras vidas a alguien realmente especial. Es una obra maestra al espíritu humanista y una crítica a las tiranías en cualquiera de sus formas.

El protagonista del libro de Junger refiriéndose a cuán bien su hermano Otón trataba a las personas, escribió: “La norma por la que él se regía era la siguiente: tratar a todos los seres humanos que se nos acercasen como hallazgos raros descubiertos en una caminata”.

Le gustaba calificar a los humanos como “optimates”, palabra con la que quería indicar que a todos es preciso contarlos entre la nobleza genuina de este mundo y que cada uno de ellos puede obsequiarnos con las dávidas más excelsas. Tomaba a los seres humanos como si fueran vasijas de lo maravilloso y a todos les reconocía derechos de príncipes, como a imágenes excelsas. “Y realmente yo veía como todas las personas que se acercaban a él se abrían cual plantas que despertasen de un sueño invernal, y no es que se hicieran mejores, sino que se hacían más ellos mismos”.

Y Junger sabía de la importancia del respeto por el ser humano, porque le tocó vivir los horrores del nazismo, que al igual como sucede con todas las ideologías totalitarias, las ideas siempre prevalecen sobre los derechos de las personas.

Enseñar a nuestros hijos el respeto y la valoración por las personas constituye un aprendizaje básico para una convivencia social armónica, en que los encuentros primen por sobre los desencuentros, para lograr asumir una actitud abierta frente a las diferencias, intentando comprender la lógica emocional que existe detrás de las acciones y los pensamientos de quienes están en una posición diferente a la nuestra.

Cada persona es un pequeño mundo que por muchas semejanzas y vínculos que tenga con nosotros, nos dará un espacio, nos enseñará a vivir más abierto a las necesidades de los otros. En un mundo que tiende a centrarse cada vez más en el yo, en que hay “mi celular”, “mi computador personal”, “mi IPod” y “mi I phone”. Tendríamos que tener cuidado sobre qué adultos serán nuestros niños de hoy, con tanto egocentrismo, sumado a la violencia y al resurgimiento de fanatismos religiosos y políticos. Todo ello podría ser una mezcla explosiva desde el punto de vista social, si no le ponemos atajo.

Sólo en la medida que sembremos en los niños y las niñas la capacidad de mirar bondadosa y amorosamente a cada persona lograremos una cultura en que la vida y el buen trato predominen sobre la violencia y la destrucción, como ha ocurrido en tantos momentos oscuros de la humanidad.

domingo, 23 de noviembre de 2008

Sedentarismo marca los Kilos demás en los Niños

Por El Mercurio

Cuatro factores están influyendo en el rápido ascenso de la obesidad entre los niños chilenos. "Es toda la sociedad la que está mal en este tema y que no está tomando conciencia", dice la nutricionista Gloria Olivares, investigadora del INTA, horrorizada por la última cifra de obesidad infantil entregada por Junaeb, que muestra que el 19,4% de los escolares chilenos de 6 a 11 años son obesos.

Un primer factor que influye en este índice (superior al de los niños estadounidenses) es el sedentarismo. "Ya no son solamente las horas que pasan frente a la televisión, sino también las que ocupan chateando o navegando en internet".Un problema en el que muchos papás no están ayudando.

"Las mamás de menor nivel socioeconómico te dicen que basta con las horas de educación física en la escuela. Pero sabemos que en esas clases los niños se mueven apenas 21 minutos".

Un segundo factor es la influencia de la publicidad de productos alimenticios en los más chicos. "Sobre todo en la población de menos recursos, que es más vulnerable a los avisos publicitarios de alimentos, porque los asocian a estatus social y no piensan en su valor nutricional", agrega la investigadora.

A esto se puede agregar un tercer factor: el bajo precio de los alimentos menos saludables. "El 70% de los niños lleva dinero al colegio, incluso de los sectores más pobres. Y si por $100 les dan tres sopaipillas, no tienen donde perderse".

La nutricionista dice que este problema se podría contrarrestar con un fomento decidido de los quioscos saludables. "No sirve que vendan un porcentaje de alimentos saludables y otro de chatarra. Tienen que ser 100% saludables y estar presentes en todos los colegios del país", enfatiza.

El último factor, agrega Sonia Olivares, es el desconocimiento de los padres acerca de las consecuencias que tiene para el niño ser obeso. "No hay una actitud de cooperación para que sus hijos se muevan más. Por ejemplo, de acompañarlos a andar en bicicleta o jugar".

jueves, 20 de noviembre de 2008

Asociación Premia a los Papás y Familias que Egresan del Instituto Junto a sus Hijos

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

En la solemne eucaristía de despedida de los Cuartos Medios, la Asociación de Padres distinguió esta tarde a los apoderados y familias que durante todos los años en el colegio, participaron comprometidamente en las diferentes actividades que organizaron la Asociación junto al Instituto.

La presidenta de la agrupación, Pilar Mendoza, explicó que se tomó en consideración para seleccionar a los premiados “el trabajo desinteresado y solidario dentro de sus cursos o en la directiva general y su participación en las actividades de la pastoral de padres”.

Asimismo, Pilar Mendoza agradeció con afecto el compromiso de cada uno de las familias que egresa del Instituto.

Los premiados este año fueron:

1) Patricia Ramírez Pimentel
2) María Beas Cavada
3) Mónica Bascuñán Cabezas
4) Familia Valledor Barrientos
5) Matrimonio Ávila Tudela
6) Mireya González Carvallo
7) Cecilia Vergara Díaz
8) Gustavo Cortés Salgado
9) Familia Toro Campos

Todos recibieron de manos de los directores de la Asociación un galvano en reconocimiento a su desinteresado trabajo por el colegio.

Regalos al Colegio

Los apoderados de los cuartos medios no se quisieron ir del colegio sin dejar nada en él. Las directivas del 4 medio B y 4 medio C se unieron y regalaron al colegio un data show. Mientras que el 4 medio A compró una serie de instrumentos musicales para la sala de música.

Sin embargo, los papás y mamás del 4 medio C quisieron regalarle especialmente al padre rector José Agustín Tapia. Emocionado y agradecido recibió una muy delicada casulla, para que celebre las Eucaristías más solemnes del colegio.

Revise Fotografías de la Eucaristía

Cómo Enfrentar la Crisis de Identidad Adolescente

Tener dudas sobre identidad e incertidumbre frente al futuro es parte de ser adolescente. Pero así como esa etapa confunde a los jóvenes, también asusta a los padres. ¿Es normal que los hijos incurran ocasionalmente en conductas de riesgo? ¿Cuáles son los riesgos de esta edad? Aquí, la sicóloga estadounidense Pamela Foelsch, que vendrá a Chile a exponer sobre adolescencia, responde esas preguntas y entrega pistas para distinguir una crisis normal de una patológica.

Por Daniela Mohor, revista Ya

Para graficar lo fundamental que es la adolescencia en la evolución de los niños, la doctora Pamela Foelsch usa una analogía. "Hay que pensar en un niño chico que está aprendiendo a caminar: se levanta, da unos pasitos, se cae, vuelve a pararse, tiene que desarrollar músculos, aprender a descubrir cuáles son sus límites y los del mundo.

La adolescencia es una recapitulación de ese proceso, pero no sólo en lo físico, sino que en lo emocional e intelectual", dice desde Estados Unidos en exclusiva para Revista Ya, a pocas semanas de viajar a Chile, donde dictará una conferencia en el marco del seminario "Identidad, Adicciones y Desórdenes Alimentarios", organizado por el centro médico Schilkrut e Interexpo.

Ayudarles a los padres a salir de la confusión que los invade a la hora de enfrentarse a la adolescencia de sus hijos y entregarles herramientas para distinguir lo que es parte del proceso normal de lo que podría ser patológico es una de las principales metas de esta doctora estadounidense, profesora asistente de sicología clínica en la Universidad de Cornell.

Pamela Foelsh empezó su carrera trabajando con niños y adolescentes y luego pasó años investigando, junto al doctor Otto Kernberg, el tema de los trastornos de personalidad en adultos.

En 2004 decidió volver a enfocarse en los más jóvenes y creó, junto a la doctora Paulina Kernberg, un grupo que trabaja en el tratamiento de adolescentes con problemas de identidad.

¿Por qué centrarse en ese aspecto? Porque según la doctora Foelsch, el desarrollo de una identidad sólida es precisamente el principal desafío de los adolescentes de hoy.

"Ha habido cambios en cuanto a las áreas en las que los adolescentes tienen más dificultades y creo que hay que poner el mayor énfasis en que los jóvenes tengan un firme sentido de quienes son porque la sociedad no los ha ayudado en eso. Se ha privilegiado mucho más lo superficial a través de la música, los medios y otros. Importa más el verse bien, el cómo te vistes que el quién eres como ser humano y qué le puedes aportar a la sociedad. Esa es una fuente de preocupación", sentencia la doctora.

Aquí, desarrolla algunas pautas para entender mejor el proceso que viven los adolescentes.

1) El rol de las emociones

A través de su trabajo de investigación y clínico, la doctora Foelsh ha podido hacerse una idea bastante clara de lo que viven los adolescentes.

Aclara que la complejidad de esa etapa de desarrollo y la razón del miedo que sienten los padres frente a hijos de esa edad están relacionados con el hecho de que los jóvenes aún están aprendiendo a regular sus emociones, a reflexionar pausadamente y a anticipar las consecuencias y los problemas. Eso significa que en muchas oportunidades aún les falta desarrollar criterio, lo que los lleva a hacer cosas de manera impulsiva sin medir los efectos.

"El consumo de drogas y de alcohol, los trastornos alimentarios, las relaciones caóticas, los comportamientos suicidas y otras actitudes autodestructivas, por ejemplo, son, entre otras cosas, manifestaciones de una falta de control de los impulsos y de una falta de criterio", dice la doctora Foelsch.

2) Qué es una crisis de identidad

La doctora Foelsch explica que la mayoría de las veces es normal que los adolescentes tengan una crisis de identidad, que se refiere a los momentos en que la manera en que los adolescentes se autoperciben aún no está en sintonía con lo que sienten que esperan de ellos.

A esa edad, dice, los jóvenes pasan por muchas experiencias perturbadoras: sus cuerpos se transforman y también cambian las expectativas del entorno respecto de ellos, y sus propios deseos. Oscilan entre momentos en que actúan casi como adultos y otros en que vuelven a ser niños y necesitan un abrazo o están invadidos por el miedo frente a una tarea.

"Es muy confundidor y agobiante. La crisis de identidad puede causar ese sentimiento de estar sobrepasados e inseguros sobre quiénes son y lo que quieren hacer con ellos mismos".

Esas crisis de identidad suelen gatillarse por un factor externo, generalmente en un contexto de competencia o de expectativa social. A veces basta que alguien le pregunte a un adolescente lo que quiere hacer de grande para que se sienta angustiado. Eso es parte de la crisis de identidad normal e inherente a la adolescencia.

3) Cómo identificarlas

Para los padres, no siempre es fácil darse cuenta de que sus hijos están pasando por una de esas crisis. Por eso, Pamela Foelsch les recomienda estar atentos a su discurso. "Se darán cuenta de lo que no les está haciendo sentido porque o hablarán todo el tiempo de lo mismo o no tocarán absolutamente el tema".

Otra cosa a la que se le puede prestar atención es cuando hablan de lo que les pasa a sus amigos. "No significa necesariamente que tienen el mismo problema, pero muchas veces es más fácil para los adolescentes hablar de las dificultades que tienen sus amistades que identificarlo como su propia dificultad".

4) ¿Se puede distinguir una crisis normal de una patológica?

La doctora explica que la principal diferencia entre una crisis de adolescencia normal y algo más patológico se puede apreciar cuando el adolescente es capaz de mirar cómo actuó, por ejemplo, frente a una conducta de riesgo, y decir wow, ¿esto es quien quiero ser? O no puedo creer que hice eso, no lo haré de nuevo.

"Si no aprende de esa experiencia y empieza a adoptar esas conductas de riesgo como una especie de patrón crónico para lidiar con algo, entonces puede convertirse en una patología. Ese es un adolescente que no tiene un sentido sólido de identidad, que no es capaz de darse cuenta de que ése no es el camino que quiere seguir", dice.

Los límites de la normalidad de una crisis, según la doctora en sicología, varían en función de la edad del niño y de sus circunstancias. Lo que sí vale para todas las edades y todas las etapas del desarrollo en los adolescentes es que cualquier conducta autodestructiva, cualquier actitud que interfiera con su buen funcionamiento en el colegio, en sus relaciones, con su familia, es una fuente de preocupación.

"Que pase algo un día de repente no es un problema. Lo problemático aparece si esas conductas se hacen crónicas o si es algo severo. Es decir que algo muy difícil o desafiante o destructivo, como un intento de suicidio, es una bandera roja. Lo mismo ocurre con el autoinfligirse cortes, el desarrollar un trastorno alimentario o una adicción. Todas esas cosas debieran ser tratadas inmediatamente", dice.

5) ¿Cómo entregar a los hijos un sólido sentido de identidad?

Hay cosas muy simples que se pueden hacer. Una de ellas es darles desde pequeños la oportunidad de hacer preguntas, y los adultos mostrarse interesados dando un espacio de atención absoluta.

"Muchas veces nos enfrentamos al problema de los padres que trabajan mucho y están ocupados y distraídos. Pero si uno se da el tiempo una vez al día de hacer una pausa sólo para escuchar a su hijo, eso ayuda. Mientras antes se hace, mejor. Sobre todo en la preadolescencia, porque más tarde los niños se ponen más introvertidos y no comparten cosas con los padres de manera tan espontánea y eso es parte normal del proceso de diferenciación. Si los padres no hicieron antes la tarea de establecer una relación sólida, abierta y respetuosa, entonces las cosas serán más difíciles".

Eso, explica la doctora Foelsch, no significa que todo esté perdido. A los padres que no se preocuparon de eso cuando su hijos eran más niños les recomienda buscar instancias para empezar a hacerlo cada día.

"Siempre digo que cuando uno maneja tiene una oportunidad de ponerse al día con sus hijos. Los padres generalmente acarrean a sus niños de actividad en actividad y ese tiempo en el auto es privilegiado, porque están en un lugar cerrado, sin posibilidad de salir y pueden hablar. Para los padres es sobre todo una oportunidad de estar abiertos a oír lo que tengan que decir sus hijos y de hacerles preguntas, pero no en tono de interrogatorio, sino que mostrando interés".

Otra recomendación práctica que les hace la sicóloga a los padres es la de incentivar a los hijos a que les pidan ayuda.

"Muchas veces les digo a los padres que si tienen un hijo adolescente están destinados a recibir alguna vez un llamado cuando el niño necesite que lo vayan a buscar o lo ayuden de alguna manera. Y siempre es bueno haber tenido antes una conversación con él diciéndole: Mira, si alguna vez te encuentras en una situación que no te gusta o no te parece segura, llámame, te iré a buscar y no te preguntaré nada esa misma noche. Lo hablaremos al día siguiente. Eso le permite al adolescente tener ese pequeño espacio sin que lo reten, y entonces hay más chances de que llame a sus padres. Y al final lo que más importa es que muestre que tiene el criterio para superar una situación complicada".

Las tendencias actuales

En el tiempo que lleva observando a los adolescentes, la doctora Pamela Foeslch ha identificado cuatro tendencias.

NIÑAS EN RIESGO: "En el último tiempo hemos notado que las mujeres adolescentes incurren cada vez más en comportamientos disruptivos y se están poniendo cada vez más agresivas. Eso es nuevo y es una preocupación".

FALTA DE HABILIDADES SOCIALES: "Hoy hay mucha más autonomía e independencia y los adolescentes tienen mucha más privacidad. Tienen sus celulares e internet, se mueven en un mundo mucho más amplio que el que tenían sus padres a su edad. Tienen la sensación de que pueden hablar con quien sea donde sea en el planeta, de que a través de la web pueden conocer a mucha gente, y al mismo tiempo pareciera que tienen menos conciencia de que conocer realmente a alguien requiere tiempo. Se sienten muy grandes y muy involucrados en el mundo; sin embargo, han desarrollado poco algunas de las habilidades sociales más básicas", explica la sicóloga.

LA EXTENSIÓN DE LA ADOLESCENCIA:

"Antes cuando un niño cumplía 19 o 21 años se consideraba que eran adultos y se los trataba como tal: legalmente se les otorgaba nuevos derechos y se esperaba que empezaran a ser independientes económicamente. Ahora la adolescencia se extiende hasta pasado los 20 o incluso los 30 y a esa edad los hijos todavía esperan que sus padres los mantengan. Es cierto que hoy es más difícil encontrar un trabajo y comprarse una casa saliendo de la universidad, pero lo que me extraña es que los padres se sientan obligados de seguir manteniendo a estos jóvenes adultos. Tiene que ver en parte con el hecho de que los padres no les están diciendo a sus hijos: Mira, eres un adulto tiene que encontrar una manera de mantenerte ahora. Nosotros estamos para apoyarte, pero tú tiene que ser responsable".

JÓVENES MÁS COMPROMETIDOS CON LA SOCIEDAD:

"También hemos observado un grupo de adolescentes que se ha desarrollado bien. En Estados Unidos, con las elecciones, hemos visto jóvenes mucho más involucrados en la política, en los movimientos sociales como los ecológicos. Así como vemos adolescentes en riesgo que hay que vigilar, también vemos jóvenes que trabajan duro para sobresalir y encontrar su lugar en la sociedad".

Los jóvenes y el mundo de hoy

LOS PADRES de hoy suelen percibir el mundo como un lugar más peligroso para sus hijos de lo que lo fue para ellos de niños. La doctora Foelsch cree que tiene que ver con la existencia de un mayor temor más que con una realidad. Pero recomienda prestar ojo a ciertos fenómenos.

LOS RIESGOS DE LA TECNOLOGÍA: 'Lo más importante es que los padres se informen respecto a los problemas de la sociedad actual. Uno de los principales aspectos hoy es el uso de internet. Es muy fácil para los niños subir fotos de ellos mismos en facebook o tener amigos que lo hacen. Con los celulares de hoy también es fácil que te saquen una foto sin que te des cuenta, entonces hay que educar a los niños sobre el hecho de que, sea donde estén y lo que estén haciendo, todo puede aparecer en internet. Los padres tienen que explicarles a sus hijos adolescentes que lo que hacen en la web no es privado. Lo mismo ocurre con los e–mails. Los adolescentes pueden hackear y meterse en el correo de otros y algo que uno pensaba que era privado se convierte en dominio público".

UNA MAYOR ACTIVIDAD SEXUAL: 'Ha habido un aumento de actividad sexual en los adolescentes. El comportamiento esperado cambió. Niños cada vez más chicos se visten como grandes, entonces los padres tienen que estar particularmente atentos a lo que es apropiado y lo que no lo es. Tienen que hablar con sus hijos de lo que son los valores en ese sentido dentro de la familia. Los niños están bombardeados por los medios. Por ejemplo, hay un aumento impresionante de teen stars (adolescentes estrellas), así que hay mucha presión en ese sentido y también en su día a día.

LA IMPORTANCIA DE LOS PASATIEMPOS: Para prevenir el consumo de drogas y alcohol y la sexualidad promiscua, la doctora Foelsch insiste en la necesidad de darles un fuerte sentido de identidad a los adolescentes, porque la mayoría de ellos caen en esas conductas cuando se sienten vacíos, solos o aburridos. 'Hay que ayudarles a desarrollar pasatiempos y grupos en los que pueden participar para minimizar el tiempo en que se sienten vacíos, solos y aburridos'.

martes, 18 de noviembre de 2008

Cambiar las Preguntas

Por Neva Milicic, sicóloga.

Las personas, en cualquier etapa de la vida, pasan varias horas al día en un monólogo interno, y este diálogo consigo mismas explica en gran medida como actúan frente a las diferentes situaciones, pero especialmente en aquellas relacionadas con áreas problemáticas de la conducta, lo que en los manuales de autoayuda llaman “las zonas erróneas”.

Cuando las personas conversan consigo mismo se preguntan: ¿Qué debería hacer? ¿Por qué no me resulta? O se dicen autoafirmaciones como ¡Eso estuvo bien!, o bien, ¡Lo hice fatal!

Este monólogo interno está fuertemente influenciado por las opiniones que los padres, los profesores y por sus compañeros, ya que ellos contribuyen poderosamente a lo que los niños y las niñas piensan sobre sí mismos.

En ocasiones, los niños, y también los adultos, se encuentran entrampados en monólogos internos que son muy paralizantes. Son temas en que los niños están pegados y que les llevan a veces reiteradamente a cometer los mismos errores. Esto ocurre cuando hay un predominio de autoafirmaciones negativas. Es el caso de Santiago, quien se decía a sí mismo “Todos me persiguen”, y por lo tanto actuaba agresivamente como una forma de defenderse. Como a su vez los compañeros le pegaban para defenderse de las agresiones del niño, Santiago veía confirmada su hipótesis de que lo perseguían.

Otro ejemplo es Camila, una adolescente de quince años con bajo rendimiento escolar. Ella tenía una conversación consigo misma que estaba plagada de afirmaciones negativas como las siguientes:

“A mí nada me resulta”; “Soy un fracaso”; “Haga lo que haga, siempre me va mal”.

Este diálogo era reforzado por los padres, con la mejor intención, con frases como: “¿Es que no puedes hacer nada bien?”,“¿Cuándo vas a madurar?”.

Este monólogo interno negativo operaba como una profecía autocumplida.

Fue necesario que los padres y Camila cambiaran las preguntas que se hacían frente a las dificultades y que se plantearan cómo podrían hacerlo de otra manera: “¿Qué puedo aprender de esto, que no me resultó?”, “¿Cómo puedo cambiar mis hábitos de estudio? Si un niño se hace una pregunta que no lo lleva a cambiar su modo de pensar seguirá en el pantano de las autoafirmaciones negativas.

Quizás le ayude a entender lo que pasa en la cabeza de sus hijos pensando en las situaciones en que usted está paralizado y que no puede cambiar. Si usted se pregunta, por ejemplo, ¿por qué me descontrolo con tanta facilidad? o ¿por qué dejo para mañana lo que debería hacer hoy? Piense si el preguntarse de manera negativa lo ha ayudado a cambiar o lo ha mantenido en la misma dificultad por mucho tiempo.

Hay pocas cosas más predecibles que las acciones y emociones que las personas experimentan frente a los errores que cometen. Si la pregunta que se hacen es la misma lo más probable es que el error se repita. Una clave para disminuir la posibilidad que los errores no se repitan reside en cambiar la formulación de las preguntas del ¿Por qué a mí? o ¿Por qué será así? Y aprovechar las situaciones y emociones difíciles para preguntarse ¿Cómo hacer para que resulte diferente?, o bien, ¿Cómo podría hacerlo diferente para tener otro resultado?

Enseñar a los niños a través del modelo de preguntas que se formulan sus padres a hacerse las interrogaciones en positivo es un camino para evitar caer en la trampa de las autoafirmaciones negativas permanentes, que conducen a paralizarse.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Riqueza y Educación: Estudios Muestran la Influencia de la Familia en el Desarrollo

Los matrimonios generan más recursos y mejores resultados educacionales de los hijos que otras composiciones familiares.

Por El Mercurio.

"La riqueza es un concepto a largo plazo. Cuando uno se casa, piensa en el largo plazo. Y eso te genera más estabilidad y, con el tiempo, más recursos", afirma la economista estadounidense, de origen argentino, Sophia Aguirre, académica de la Catholic University of America.

Como invitada principal del seminario "Familia y Desarrollo Económico" -organizado por la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo-, Sophia Aguirre mostró un estudio comparativo entre cuatro países (Chile, Guatemala, Canadá y Estados Unidos), que muestra que los hogares formados por matrimonios generan más riqueza que los formados por madres solas o parejas que conviven.

Ella asegura haber controlado los otros factores que podrían incidir para llegar a aquella conclusión, como el factor socioeconómico. Asimismo, señala que el mayor número de hijos influye positivamente en la riqueza sólo en el caso de los matrimonios, y que es negativo en los otros tipos de familia.

La académica llegó a estos resultados aplicando el modelo neoclásico, que considera al capital humano como fundamental en el crecimiento económico. Basándose en ello, señaló que los países deberían promover la institución del matrimonio y no desincentivarlo aplicándole más impuestos.

Frente a estos resultados, el economista chileno Dante Contreras, también expositor del seminario, hizo ver que estas cifras indican más bien una "correlación" entre ambos factores y no necesariamente "causalidad".

Contreras, por su parte, mostró cifras que relacionan los resultados académicos de los escolares (medidos por la prueba Simce) con las características de la familia y el involucramiento de los padres en el proceso educacional de los hijos.

Según estos datos, "se observa una correlación positiva entre vivir con ambos padres y obtener mayores logros académicos", señaló el economista. Quienes viven sólo con la madre vienen en segundo lugar en cuanto a resultados escolares positivos. Pero los que viven sólo con el padre o con otros familiares (sin presencia de padre ni madre) "están en una situación de especial vulnerabilidad en el contexto educativo".

Padres involucrados

Otros hallazgos del mismo trabajo -que Dante Contreras realizó en conjunto con Irene Azócar- señalan que "la asistencia a reuniones de apoderados como indicador de la dedicación de los padres al proceso educativo tiene alto y positivo impacto sobre los resultados de los hijos".

Lo mismo ocurre con la "calidad de las relaciones familiares": "Tienen un efecto positivo en el rendimiento, incluso mayor que el nivel educacional de los padres", señala Contreras.

sábado, 15 de noviembre de 2008

Directivas de Padres Agradecen con una Misa Fructífero Año Escolar

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Luego de presenciar la Gala Gimnástica, las familias participaron de la tradicional Misa de los sábados, en la capilla del Instituto. La Eucaristía de esta tarde estuvo dedicada al directorio de la Asociación de Padres, a las directivas de curso y los papás delegados de pastoral.

En esta oportunidad la directora de Pastoral de la Asociación, María Eugenia Prieto, junto a otra mamá delegada de su curso, ofrecieron al Señor un afiche donde se presentaron diferentes imágenes, que representan los talentos de cada uno de los integrantes de la comunidad.

La Eucaristía fue presidida por el padre rector, José Agustín Tapia, y contó con la participación de los directivos de la Asociación de Padres y representantes de cada una de las directivas de curso.

Durante la homilía, el padre José Agustín Tapia destacó el aporte desinteresado y voluntario que realizan los papás de cada una de las directivas de curso, así también, como los directores de la Asociación de Padres.

Asimismo, reconoció la importante labor que cumplen los delegados de pastoral, quienes apoyan la formación cristiana católica que se les imparte a sus hijos y que ellos refuerzan a los padres.

Revise Fotografías de la Eucaristía


video

Masiva Presencia Familiar en Gala de Educación Física

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Cerca de 600 alumnos del colegio se presentaron estar tarde en el patio techado del colegio, en una nueva versión de la tradicional Gala de Educación Física 2008, que por primera vez se efectúa un sábado.

Estudiantes de Pre Básica, Primeros, Segundos, Terceros, Cuartos, Quintos y Sextos Básicos, más un grupo especial de saltos conformado por chicos de la enseñanza media, mostraron todo su talento, coordinación y esfuerzo.

Papás, mamás, abuelitos y familiares se apostaron en cada una de las galerías dispuesta para no perderse ningún detalle de los avances deportivos de sus hijos, nietos y sobrinos. Hasta el suelo era un buen lugar para tomar fotografías y filmar sus movimientos.

La jornada comenzó pasadas las 17 horas con el desfile completo de los alumnos participantes, donde destacaron nuevamente las niñitas, quienes cada vez más resaltan en las actividades del colegio.

Luego de entonar los himnos nacional y del colegio, comenzaron las presentaciones por nivel. Sin duda, las estrellas de la tarde fueron los más pequeños del Instituto. Los niños y niñas de la Pre Básica mostraron sus habilidades y destrezas de lo que habían aprendido con el profesor Andrés Rojas.

Mientras tanto, un gran cóndor de globos volaba sobre sus cabezas y sobre la de cientos de padres, quienes miraban atónitamente lo que pasaba arriba de ellos.

El coordinador de Educación Física, profesor Fernando Espejo, expresó que “una vez más nuestros estudiantes se lucieron, al presentar parte de los contenidos involucrados en los planes de estudio”.

El grupo de saltos sorprendió nuevamente con cada vez más audaces piruetas. Durante 10 minutos mostraron toda su agilidad, resistencia y flexibilidad al rechazar con un solo pie, apoyarse con las dos manos y luego con una.

Sin embargo, una gran sorpresa llegaba en la última presentación. Luego de la circense presentación de los segundos básicos, los niños llamaron a que sus padres entraran a la cancha. Una vez la familia constituida, desde el techo comenzaron a volar globos.

Así se dio por terminada una simpática, colorida, armónica y entretenida Gala Gimnástica 2008.

Revise Fotografías de la Eucaristía

viernes, 14 de noviembre de 2008

Mañana Compartamos en Familia la Misa Dedicada a los Papás del Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Los invitamos cordialmente a que compartamos como una gran familia institutana en la tradicional misa de los sábados, especialmente dedicada a las directivas de curso, los papás delegados de pastoral y de la Asociación de Padres.

Los esperamos mañana a las 20:00 horas en la capilla del colegio para agradecer y honrar a Cristo y especialmente a nuestra querida madre, en el Mes de María.

Además, les recordamos que a las 17:00, en la cancha techada, comenzará una nueva versión de la Gala Gimnástica, organizada por el departamento de educación física.

jueves, 13 de noviembre de 2008

"Los Padres Creen que Son Más Débiles Si Escuchan a sus Hijos"

Amanda Céspedes, neurosiquiatra infantil, en su nuevo libro impulsa a los padres a cambiar los castigos por conversaciones.

Por Magdalena Andrade, revista YA.

Hace un tiempo, saliendo de una estación del metro a la hora de mayor tránsito, la neurosiquiatra Amanda Céspedes se encontró en el camino con una joven mamá que no hacía más que gritarle a su hijo, un niñito de unos cuatro años sumido en un berrinche incontrolable. Entonces, no pudo evitar involucrarse:

- Fui muy dura con ella y le dije que no podía tratar así a su hijo. Ella se sentó en el suelo y me dijo, entre lágrimas: si usted supiera el nivel de estrés que tengo... Yo me quedé pensando que es cierto, que todos hoy vivimos con estrés. Pero eso no da permiso para desquitarse con los niños. Le dije: ¿por qué no lo tomas y le das un beso? Si le transmites tu cariño, ese niño será un bálsamo para tu estrés. Pero si lo tratas mal, eso sólo aumentará tu tensión.

Decirle esas palabras a la mujer la dejó tranquila por un rato. Pero luego se sintió culpable. Después de todo - reflexionó- , ni las madres, ni los padres, ni los profesores están preparados para cambiar el modelo de crianza que se ha impartido de generación en generación, donde el castigo y la imposición de disciplina parecen ser las únicas herramientas para imponer normas y límites a los niños. A esas madres, a esos padres y a esos profesores, está dirigido su último libro, "Educar las emociones, educar para la vida" (Editorial Vergara) - que se presentará este próximo domingo 9 de noviembre en la Feria Internacional del Libro- , una suerte de secuela de su primera entrega, "Niños con pataletas, adolescentes desafiantes", donde analizaba cómo las conductas rebeldes infantiles debían tomarse como señales de un problema, más que como simples caprichos.

Esta vez, el tema principal es cómo los adultos - que se quejan de estar criando niños cada vez más insolentes, desafiantes, rabiosos y que no saben tolerar la frustración- pueden revertir este panorama y educar las emociones de los niños desde sus primeros años de vida.

- Hay una tendencia erróneamente implantada entre los adultos a disciplinar a los niños antes que educarlos emocionalmente, y esto tiene un tremendo impacto más adelante en su adolescencia y adultez, cuando salen y se enfrentan a la vida, en lo que se llama la "inteligencia emocional".

Un niño sin educación emocional, dice, después se va a mostrar como un jefe descalificador, insolente, que no sabe escuchar y que no sabe comunicarse con sus subalternos; también tendrá problemas con su pareja y con sus cercanos. Será una persona llena de resentimientos, que no cree en sus capacidades y es dependiente emocionalmente.

- A los hijos no hay que educarlos para que se porten bien en el día y los dejen leer el diario; hay que educarlos para el futuro. Para que 20 años después puedan ser adultos educados emocionalmente. Hay un dicho muy bonito: los hijos son nuestro futuro, pero no es así. Nosotros somos el futuro de nuestros hijos, porque como los eduquemos hoy será cómo serán ellos en el futuro.

Pero, ¿qué significa educar las emociones?

Para explicarlo, la doctora Céspedes parte por hacer una distinción entre ese concepto y lo que los padres hacen hoy en la crianza.

- Hay que hacer una distinción entre disciplinar y educar emocionalmente. Disciplinar significa poner énfasis en el mal acto que cometió un niño y que amerita una sanción. El énfasis está en qué castigo le voy a dar. Educar las emociones, en cambio, no considera el hecho, sino por qué se produjo, y por lo tanto nos da un momento ideal para reflexionar con el niño, invitarlo a que se dé cuenta del error que cometió para que no vuelva a hacerlo.

Un padre que educa emocionalmente, ejemplifica la especialista, antes de castigar se hace varias preguntas: ¿Qué llevó a mi hijo a portarse mal? ¿Impulsividad? ¿Falta de reflexión? ¿Se dejó llevar por los amigos? ¿Quizás no supe escuchar lo que me estaba pidiendo? Pero a los padres les cuesta actuar así.

- El niño hace una rabieta y el papá dice: cállate, y no me sigas hablando así, que soy tu padre. Si no, te vas castigado. Pero no escucha qué es lo que quiere decir el niño; entonces ese niño, ante el grito del padre, grita más fuerte, y el castigo es más fuerte. O bien, vuelve a repetir la falta porque no entiende por qué lo castigaron. Hay que enseñarles a los padres qué quieren decir los niños y por qué quieren decirlo.

Las trabas de los padres

La doctora Amanda Céspedes reconoce que muchas veces el concepto de "educación emocional" es malentendido por los padres. En su consulta, muchos le enrostran: usted nos está enseñando a dejarnos dominar. Pero ella les explica que es justamente lo contrario.

- El padre que escucha, que contiene y que acoge es un padre que se valida frente al niño en el verdadero poder, que es el de respetar al otro, el de la admiración por ser acogedor y el poder del cariño. Los niños dicen: quiero mucho a mi papá y a mi mamá porque me saben escuchar. Pero los padres de hoy creen que son más débiles si escuchan a sus hijos - grafica la especialista.

Luchan, además, con varios factores que les juegan en contra: están menos en casa, "y el poco tiempo que están consideran que su deber es mantener el orden y evitar que los chicos se les desbanden. Llegan a la casa desde el trabajo y se centran en la disciplina: ¿Hiciste las tareas? ¿Arreglaste tu mochila? ¿Por qué dejaste tan desordenada tu pieza? ¿Te bañaste? Entonces comienzan los castigos", enumera Amanda Céspedes. También, sus hijos reciben influencia no sólo de ellos, sino de la televisión y los videojuegos, donde ven adultos que descalifican a sus adversarios y los tratan con violencia, les hacen bullying. Y, además, les cuesta desprenderse del castigo como medida base de la educación.

No es que la doctora Céspedes sea partidaria de eliminar por completo los castigos. Prefiere llamarlos de otra manera: sanción. Y así lo ejemplifica:

- Si me paso una luz roja y el carabinero me hace sólo una señita y me deja pasar, voy a volver a cometer el mismo error. Por eso, en la crianza es necesaria la sanción. Pero es distinta una sanción acompañada de una conversación sobre lo que ocurrió a un simple castigo. En el libro "Niños con pataletas..." cuento una historia de un padre que, frente a sus niños que jugaban saltando en el bus, toma a una de las niñitas del pelo y la arrastra hacia él. Eso es un castigo. Pero si ese papá hubiera dicho: a ver, por qué están actuando así, y los hubiera contenido, les hubiera dado una solución al por qué los niños estaban saltando, nada habría pasado: el papá no los habría tocado ni se habría impuesto por la fuerza. Ese papá tenía 1.90 de estatura; esa niñita, con un metro 10 ¡cómo se habrá sentido agarrada por esas manos!

También cometen un error los padres que sufren de aversión al castigo, aquellos que temen enfrentarse con sus hijos, ya que, advierte la neurosiquiatra, el mundo emocional de esos niños se vuelve vacío, "sin Dios ni ley, ya que desconocen límites, lo correcto de lo incorrecto; carecen de lo esencial del ser humano, que es el desarrollo ético".

Los cimientos de una buena educación emocional

Para educar las emociones, advierte la doctora Céspedes, los padres tienen un tiempo acotado con sus hijos: los primeros 15 años de vida. De los 0 a los 7 años deben implantar normas, y de los 7 a los 15, imponer límites.

- Si hacemos las cosas de esa manera, todo resulta tremendamente fluido, y muchas veces, aunque el niño sea difícil, no es necesario castigarlo - explica.

Las normas son inamovibles, no debieran ser más de cuatro o cinco, y deberían implantarse con fuerza a partir de los dos años de vida del niño. La más importante de todas es el respeto. El problema que ve en los padres, dice la especialista, es que éstos esperan hasta muy tarde para exigírselas al niño, y también se las imponen sin respeto.

- Esto ocurre, por ejemplo, cuando golpeamos al niño porque dijo una palabrota. El niño dijo algo sin respeto, pero el padre también lo trata sin respeto. O le grita. O lo trata con violencia.

Los límites, por su parte, pueden consensuarse con los niños, pero en ningún caso se pueden transar.

- Si a un niño de 11 años se le dice que puede ir a una fiesta sólo hasta las 12 de la noche, es sólo hasta las 12. Si el niño insiste tanto en querer volver más tarde y la mamá dice: me tienes cansada, ya bueno, vuelve a la hora que quieras; si rompe una vez el límite, ya nunca más podrá imponer un límite. En eso falla la mayoría de los padres: aplican límites según su estado de ánimo. Cuando la mamá está de buenas, es mucho más permisiva, y cuando está de malas, es mucho más castigadora. Y para qué decir los papás: los niños le miran la cara y saben como viene, si les va a permitir hacer todo, desde prepararse una pizza arriba de la cama, hasta prohibirles todo y mandarlos a la cama a cada uno con un correazo. Eso es un error tremendo.

Para los padres, hacer el cambio y modificar estas actitudes no es algo que ocurra de un día para otro. Es un trabajo consciente de meses, en los que se debe trabajar por crear un "clima emocional" seguro, donde, describe, los niños sean respetados por igual, donde haya una aceptación incondicional, los padres expresen su afecto en actitudes y palabras, y sobre todo exista comunicación afectiva.

- Los padres deben identificar estos factores y proponerse, por ejemplo, trabajar un factor cada dos semanas. Primero, trabajar el tema de la aceptación incondicional: cambiar la frase hijo, ¿cómo puedes ser tan tonto..?, por hijo, has hecho una tontería. Luego, el respeto: mirarme al espejo, y ver cómo lo trato. Un mes después voy a trabajar comunicación afectiva, y para eso voy a tener que estudiar, ya que requiere mucho trabajo práctico de entregar amor a los niños. Luego, hay que darles oportunidades de crecimiento personal a los hijos.

Otro factor importante es enseñarles a resolver creativamente sus conflictos.

- Por ejemplo, un niño que en marzo llega contándole a la mamá que tiene una profesora antipática: Mamá, yo no la voy a tolerar, porque es gritona, nos amenaza con llevarnos a la inspectoría, la mamá tiene que decirle que todos tenemos cosas negativas. Que, por ejemplo, escriba un papel con una rayita al medio y ponga en él las cosas negativas de su profesora, pero también las positivas, y que ella le enseñará a agrandar las cosas positivas, y achicar las malas. Tiempo después, quizás, el niño descubra que la profesora jefe también es la profesora de educación física, y que por ahí pueden hacerse amigos. Eso es resolver un conflicto. La vida está llena de conflictos y necesitamos ser flexibles y tolerantes.

La educación emocional en el colegio

"El colegio, tal como los padres, también debería ser un agente de educación emocional en los niños. Sin embargo, en la mayoría de los casos no ocurre así. "El principal responsable de la falta de educación emocional en la escuela es el desgaste emocional de los profesores", acusa la doctora Céspedes. El peor educador emocional en la escuela es el profesor deprimido "por todas las razones que sabemos: malos sueldos, aulas atestadas. Y el segundo factor que influye es la falta de conocimiento de sicología del desarrollo, que los profesores aprenden en la universidad de forma muy teórica. Muchos llegan con un total desconocimiento del púber y del adolescente, y el profesor educa de manera intuitiva. Se entiende que el niño va a aprender conocimiento y cultura y eso es un error garrafal, porque el niño va a aprender como persona, y el colegio debe intervenir en lo emocional".

Un tema aparte es el bullying que se produce al interior de los colegios. 'Se les pide a los colegios que resuelvan el problema, y los responsables del bullying no están en la escuela, sino fuera de ella. Es la educación emocional autoritaria y castigadora, y la violencia intrafamiliar, además de los programas y juegos de video violentos. El victimario es la casa, y la víctima el colegio", dice la neurosiquiatra.

martes, 11 de noviembre de 2008

Los Valores y el Buen Trato

Por Neva Milicic, sicóloga.

No es fácil la tarea de educar, especialmente en relación con la disciplina. Cuando los niños no respetan las normas que sus padres les imponen surge un conflicto que, en ocasiones, es enfrentado en forma equivocada, utilizando un lenguaje correctivo, en que a través de la culpa y las amenazas y la no aceptación, se busca que los niños aprendan y obedezcan, lo que resulta un daño en la relación.

Pocas veces se asume el buscar una explicación de lo que sucede, y que está implícito en la conducta del niño. Los niños relatan sentir que sus padres siempre quieren cambiarlos, es decir, perciben que no hay una actitud de aceptación a su formar de ser y a sus problemas, y que sus argumentos no son escuchados.

Piensan que sus padres, cuando los oyen, sólo lo hacen para contraargumentar, y que no toman en serio sus opiniones. A veces la forma verbal de corregir a los hijos limita con el maltrato y desafortunadamente los niños interiorizan esta forma de tratar como válido. Enseñarles a los niños a tratar bien a los demás es una de las enseñanzas que les facilitará la convivencia social.

Un niño que tiene una actitud de maltrato frente a los demás, podrá quizás tener algunos logros en su actitud abusiva, pero ciertamente ira cosechando antipatías, rechazo y desamor de las personas que lo rodean. No es posible querer a alguien que maltrata. En tanto, el niño o la niña que aprende a tratar bien a sus compañeros y a las personas que viven con ella irá cosechando afecto y ternura y será considerado una persona querible.

Aún cuando se trate de un conflicto, y quizás por eso mismo hay que extremar las precauciones para que las acciones correctivas no sean vividas como maltratadas. Sólo una actitud respetuosa permitirá a los padres decir con autoridad “Nosotros te tratamos bien y por eso mismo pedimos que tú también seas respetuoso con nosotros”.

Una mamá me contó una estrategia que utilizó una vez cuando su hija estaba enojada con ella, y la había tratado mal. Esta actitud de maltrato le sucedía a esta niñita con frecuencia con sus amigas, porque le costaba autocontrolarse.

La mamá le pasó una hoja de papel en blanco y le pidió que la arrugara “bien arrugada”; la niñita lo hizo y la mamá le pidió después que la alisara lo más que pudiera. La niña puso todo su empeño y por más que la alisó y la alisó, la hoja quedó mucho mejor, pero no volvió a su estado original.

Esta historia grafica muy bien lo que pasa con las relaciones de las personas. Se puede perdonar a quienes nos quieren si hay algún maltrato, pero rara vez la relación queda igual. Por ello es necesario enseñarles a los niños a ser muy cuidadosos para tratar a los amigos y a las personas que los quieren. El maltrato se archiva en la memoria emocional y no es fácil borrarlo. Un niño que ha sido bien tratado incorporará modelos operativos en la relación, la que será bien tratante. Por el contrario, quien aprende modelos operativos maltratantes, tendrá mucha dificultad para reemplazarlo por un modelo de buen trato.

El creer que es necesario tratar bien a los otros es un valor que hay que inculcar, no sólo en los mensajes verbales explícitos sino que desde las acciones concretas y de los gestos que se tienen con las personas que nos rodean, especialmente con nuestros hijos.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Revista Pediatrics: Videojuegos Violentos Aumentan Agresividad Física de los Escolares

Estudio con 1.500 niños en EE.UU. y Japón sugiere reducir la exposición a este tipo de juegos en menores de 18 años.

Por Paula Leighton, El Mercurio.

Matar enemigos a destajo apretando botones frente a la pantalla parece tener consecuencias importantes si se hace de forma habitual en la edad escolar.

Así lo indica un estudio con cerca de 1.500 escolares japoneses y estadounidenses que se publica esta semana en la revista Pediatrics.

Investigadores de ambos países concluyeron que los estudiantes de 9 a 18 años que juegan de forma cotidiana videojuegos violentos "se vuelven físicamente más agresivos", fenómeno que, afirman, ocurre en todas las culturas.

Se consideró como agresiones físicas aquellas que involucraban dar puñetazos o patadas a alguien o involucrarse en peleas.

Los investigadores analizaron a los escolares al inicio del estudio y entre tres y seis meses más tarde. Para medir la exposición a videojuegos violentos éstos debieron llenar cuestionarios sobre su frecuencia de uso y los géneros preferidos, mientras que su agresividad inicial se midió con tests y reportes entregados por los mismos niños, sus profesores y sus pares.

Impacto según edad

Comparando por grupo etario, el impacto fue mayor en los grupos de menor edad (9 a 15 años) que en el de 13 a 18 años. Esto concide con estudios sobre violencia en la televisión y otros medios, que indican que el impacto a largo plazo de los contenidos violentos es mayor en los niños que en los adolescentes.

"Es importante advertir que los videojuegos violentos no crean francotiradores escolares, pero crean oportunidades para practicar formas agresivas de responder a ciertas situaciones o conflictos y predisponen a ver las agresiones como aceptables", explica Douglas Gentile, uno de los investigadores del Centro de Estudios de la Violencia, de la Universidad Estatal de Iowa.

El experto agrega que en términos prácticos, "eso significa que si alguien lo pasa a llevar accidentalmente en un pasillo, el niño lo va a interpretar como una conducta hostil y va a responder reaccionando de forma más agresiva".

Si bien los investigadores reconocen que los videojuegos violentos no son el único factor que influye, indican que "éstos son parte del puzzle".

A partir de sus resultados, los investigadores, liderados por el psicólogo Craig Anderson, recomiendan "firmemente reducir la exposición de los jóvenes a este tipo de videojuegos".

Calificación

Si bien aclaran que la violencia extrema es relativamente rara en menores de las edades estudiadas, "debido a que la agresividad física en los jóvenes es uno de los principales factores de riesgo de violencia a futuro, una comprensión de los factores que la aumentan o reducen es vital para reducir la violencia en la sociedad moderna".

El doctor Carlos Araos, director de la Escuela de Comunicación Audiovisual de la Universidad Mayor, considera que las conclusiones no se deben generalizar. "Un niño psicológicamente normal que entra al ambiente virtual de un videojuego tiene motivaciones y ejecuta acciones agresivas que son válidas para ese contexto, pero que no reproduce en el plano de la vida real, porque distingue que ahí no son válidas o adecuadas", señala.

Donde sí hay riesgo, agrega, "es cuando hay una tendencia patológica o que predispone a la agresividad, lo que puede verse reforzado por el juego, pero no ser causado por éste".

Pese a que distintos países han establecido calificaciones de audiencia para los videojuegos, encuestas indican que en EE.UU. cerca del 80% de los menores que intentan comprar títulos para mayores en tiendas especializadas lo consiguen. En ese país, el 90% de los niños de 8 a 16 años juega videojuegos en casa, con un promedio de 13 horas a la semana.

Prohibir los videojuegos no es la solución, dice Araos. En cambio, propone a los padres hablar con sus hijos respecto del juego, saber cuál es la trama y jugar con ellos para conocerlo bien. "A partir de esto es importante conversar con el niño cuál es su vivencia respecto del juego".

Estar atentos puede, además, ser una buena forma de abrir el diálogo sobre conflictos que el niño puede estar viviendo y desahogando a través del juego.

ORIENTACIÓN

ESRB es una asociación que califica los videojuegos para orientar a los padres. En su web www.esrb.org se puede consultar por título del juego, plataforma o edad recomendada.

sábado, 8 de noviembre de 2008

Los Invitamos a Rezar en Familia el Mes de María y a Preparar un Altar en su Honor

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Con el lema “María, Misionera, Primavera Cristiana para Chile” la Iglesia de Santiago invita, este año, a sus fieles a rezar el tradicional Mes de María, que en nuestro país comienza hoy y se extiende hasta el 8 de diciembre.

El directorio de la Asociación de Padres quiere sumarse a este llamado de la Iglesia y motiva a la comunidad Institutana a orar en familia y a preparar un altar en cada casa, que esté especialmente decorado y dedicado a la devoción mariana.

Para facilitarles las lecturas y oraciones, les proponemos que revisen un especial web, realizado por la Conferencia Episcopal de Chile, donde están los textos bíblicos, reflexiones y peticiones para cada día del mes.

Asimismo, para los niños hay oraciones especialmente diseñados para ellos, junto a dibujos para colorear y textos de orientación para los padres.

Revisar Especial Mes de María 2008

viernes, 7 de noviembre de 2008

Insólito: Partido entre el Kínder D y 5° básico A-B no Se Juega Porque Ninguno se Presenta

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Una insólita situación se vivió en la duodécima fecha del Campeonato, que se jugó está tarde y que ya va en camino a los partidos definitorios.

En el primer grupo de 4 equipos que debió haber jugado a las 19:45 horas, no se disputó ninguno. El combinado del 1° básico C aguardo con ansias la llegada de sus contrincantes, el 8° básico B, quienes nunca aparecieron.

Mientras tanto en la cancha contigua, el árbitro miraba inquietamente si acudían los jugadores del 5° básico A-B y del Kínder D. Tras 15 minutos de espera, el juez decretó que ambos equipos perdieron por walk-over.

Más tarde y en una actitud que es digna de destacar, se enfrentaron en un amistoso el Pre Kínder C y el Kínder C. Aunque ellos sabían que ese juego no obtendría puntos en la tabla, de todas formas asistieron sus equipos.

Durante la semana el papá del Kínder C, Mauricio Allaires, comprometió la participación de su curso, en un mail enviado a los directores de deportes de cada unos de los equipos participantes, donde destacó que “lo que nos interesa es hacer deporte”.

El encuentro terminó con un triunfo de 7 goles para el Pre Kínder C contra un esforzado Kínder C que hizo lo propio con 5 tantos.

Camino a los Partidos Finales

Quedan pocos viernes para que termine el año escolar y, por ende, el Campeonato de Baby Fútbol papás.

El director de Deportes de la Asociación de Padres, Juan Manuel Mella, explicó algunos detalles de los partidos finales.

Dijo que esta tarde sólo compitieron 6 equipos, para que todos los cursos igualen las 8 fechas jugadas en el torneo. Sólo el 4° básico A-B quedará con 9 partidos disputados.

Asimismo, clarificó que pasarán a la segunda etapa los 8 mejores equipos. Se formarán 4 parejas y éstas se eliminarán en un partido, para que queden 4 equipos para la Semifinal y, por último, dos para la gran Final.

El representante deportivo explicó que “el motivo de esta nueva etapa es porque quedan pocos viernes para jugar y así terminar el campeonato antes de que finalicen las clases de los niños. Con lo cual podremos jugar la final y realizar la premiación ese mismo día”.

Tabla de Posiciones












Cuartos de Final

Los equipos que pasarán a jugar los cuartos de final del Campeonato son: Kínder A, 3° básico C, 1° básico C, 8° básico B, 4° básico A-B, Pre Kínder C, 2° básico A y 1° básico B.

Sólo 4 de estos equipos pasarán a la semifinal, que se disputará el próximo viernes 14 de noviembre en el gimnasio del colegio. Esperamos que puedan participar en familia de esta entretenida actividad.

Si terminasen empatados, la definición será por lanzamiento de 3 penales por equipo, de haber nuevamente un empate se seguirá con lanzamientos hasta que un jugador falle.

Siga todos los detalles del Campeonato 2008 en SOMOS PAPÁS COMPROMETIDOS blog.

Fotografías de la Duodécima Fecha



video




Noticias Relacionadas

Duelo de Punteros Concluye con Triunfo del Kínder A y con Dos Jugadores Lesionados (17/10/2008)

Décima Fecha: Pre Kínder C sorprende Nuevamente y Se Acerca a la Cima de la Tabla (10/10/2008)

1° básico B golea al 3° básico B y Desplaza al Kínder A del Primer Lugar de la Tabla (03/10/2008)

2° básico A estrena Nuevo Vestuario y Empata con el 3° básico B en Reñido Partido (28/09/2008)

Con jugador del 3° básico C expulsado por Lanzar Manotazo Termina Duelo de Titanes (12/09/2008)

Pre Kínder C gana su Primer Partido, 7° básico B no se Presenta y el 6° básico A se Retira (29/08/2008)

Duelo entre el Kínder A y D se Transforma en el Partido Más Apasionante del Campeonato (08/08/2008)

Marea Goleadora del 1° básico C, 1° básico B y 8° básico B deja Boquiabierto a Rivales (01/08/2008)

La Primera Tarjeta Roja del Campeonato para Jugador del Kínder D marca la Tercera Fecha (11/07/2008)

4° básico A-B lidera la Tabla de Posiciones Luego de Jugarse la Segunda Fecha (04/07/2008)

Con Espectaculares Goleadas del Kínder A y 2° básico A Empieza el Baby Fútbol Papás (27/06/2008)

Vive Mañana el Inicio del Campeonato de Baby Fútbol Papás en el Gimnasio del Colegio (26/06/2008)

Atención Papás: Comienza la Inscripción para el Campeonato de Baby Fútbol (21/05/2008)

jueves, 6 de noviembre de 2008

El Fin de la Violencia Escolar pasa porque la Escuela Ejerza su Rol Formador

El caso del profesor de Antofagasta que insultó a una alumna tiene dividido al liceo. Ella pide su expulsión, y él acusa que su arrebato es el corolario de un largo período de hostigamiento. Los expertos afirman que el episodio no es más que la erupción de un problema que involucra a toda la comunidad escolar.

Por Pamela Carrasco, El Mercurio.

El profesor Freddy Villalobos no olvidará fácilmente su última clase al 3° medio del Liceo Comercial "Jerardo Muñoz Campos" de Antofagasta. Mientras veían la película "Sicko" de Michael Moore, que critica el servicio de salud pública para la clase baja de Estados Unidos, y el docente intentaba generar un debate sobre el sistema chileno, los cerca de 40 alumnos parecían estar muy interesados.

En eso, Freddy le pregunta a la estudiante Stephanie Gatica: "¿Qué sabes tú?". Ella responde con un indiferente: "Yiaaaaa", y ahí todo se va a la punta del cerro... El diálogo entre ambos y los insultos del profesor a la niña increpándole su condición de pobre y madre soltera son grabados en un celular.

El resto ya es historia: la cinta se hizo pública, Stephanie pidió la expulsión del profesor, el profesor pidió disculpas públicas y reconoció su falta y se inició un sumario. Mientras, Freddy Villalobos está suspendido de sus funciones por 15 días y el colegio está dividido: gran parte del 3° medio apoya a Stephanie, mientras que el 4° B ha salido a la calle a manifestar su solidaridad con el profesor.

Stephanie ha dicho públicamente que no va a aguantar esta agresión. "Así como sancionaron a la niña en Santiago (María Música), yo también quiero que lo sancionen a él", pide.

El profesor, en tanto, cuenta su versión de la verdad y dice que la parte de la grabación que oyó el país es sólo el final de una escalada de presiones que se venía gestando hace tiempo.

"Les estaba enseñando acerca del sistema de salud, y a partir de eso les conté mi experiencia sobre lo que pasé cuando mi hija de cinco meses se enfermó. En ese momento recibí silencio e incluso burlas de parte de los alumnos, y me dio impotencia ver que estudiantes de bajos recursos no le tomen importancia a un tema relevante", relata el docente.

El profesor, que cuenta con un magíster en Educación en Edmonton (Canadá), dice que no quiere justificarse, pero que los estudiantes les han perdido el respeto a los profesores.

"Días antes, un grupo de alumnos dejó un preservativo en mi asiento; no era primera vez que se me hostigaba".

Según los especialistas, la reacción desmedida del docente no es un hecho fortuito, sino que es un síntoma del funcionamiento de todo el colegio.

"Los alumnos van sintiendo que la escuela les sirve poco para superar su condición de vida o de pobreza, por eso aunque los sancionen les da lo mismo, tal como les da lo mismo sacarse buena nota", explica Fernando Maureira, académico investigador del CIDE (Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación) de la U. Alberto Hurtado.

En ese contexto, los profesores sienten que no pueden resolver su problema cotidiano de cómo enseñar y conectarse con los estudiantes. "Eso día a día va produciendo un desgaste y se genera una sensación mutua de frustración", dice.

Para Isidora Mena, directora del programa Valoras UC, de la Universidad Católica, el problema está en que la escuela no ha asumido su rol formador. "Si no existe esta conciencia y se hace un trabajo en torno a esto, la convivencia se vuelve caótica, las normas no existen o no se respetan y esto crea el escenario perfecto para que que estallen estos conflictos, porque quedan todos muy desvalidos", sostiene.

En el Ministerio de Educación, en tanto, creen que estos hechos de violencia son aislados y que la escuela sigue siendo un lugar confiable dentro de la sociedad y un ente formador.

De todas formas reconocen que estos casos de agresiones son inevitables en cualquier grupo humano y lo importante es saber tratarlos educativamente.

"Lo relevante es que las escuelas con sus alumnos, directivos, profesores y apoderados tengan un proyecto común que las convoque y que les haga sentido", dice Erika Castro, coordinadora de Convivencia Escolar del departamento de Educación Extraescolar del Mineduc.

Poca valoración

Si bien todos sancionan cualquier agresión de parte de los docentes, reconocen el difícil escenario en que se mueven.

"Los niños sienten que tienen libertad de hacer y deshacer y de ser insolentes si quieren, porque no son sancionados, y los profesores tienen miedo de dar cualquier paso formativo, por las consecuencias que puedan tener y se van quedando callados, hasta que estallan", dice Luis Morales, director de Educación de la Corporación Municipal de Desarrollo de Antofagasta.

Dice que nada justifica el mal proceder de Villalobos y que por eso se está esperando la resolución del sumario, pero también acusa que el rol de profesor ha perdido autoridad en la sociedad.

Hacer las cosas bien

Un buen clima escolar implica que el colegio haga bien su trabajo. "Las escuelas gastan mucha energía en manuales de convivencia y programas, cuando lo importante es tener buenas clases y profesores que enseñen", dice el investigador Fernando Maureira. Una opinión que comparte Isidora Mena. "Los colegios que sí funcionan cumplen sus objetivos de enseñar y aprender", dice la psicóloga, y señala que los buenos directores que ejercen un liderazgo positivo y hacen una buena gestión son la pieza clave para crear escuelas con un buen ambiente.

42% de los profesores ha tenido diagnóstico de estrés, 44% padece de colon irritable y 49% tiene insomnio, según un estudio de Unesco.

Las explicaciones

FERNANDO MAUREIRA investigador del CIDE, de la U. Alberto Hurtado: "la convivencia debe tomarse como un problema sistémico, donde ministerio, sostenedores, padres, profesores y estudiantes trabajen para mejorarla".

ISIDORA MENA, directora Valoras UC: "si hay problemas en la escuela, el problema es de la escuela. Pero ésta, al tener una creencia equivocada de su rol, no invierte tiempo ni recursos en la formación de los alumnos".

ERIKA CASTRO, Ministerio de Educación: "la escuela es responsable de la formación de los jóvenes, pero a veces se la saca de foco cuando la sociedad le enrostra y le pide que se haga cargo de todos los problemas actuales".

CLARA ABELLO, blog 600 Mineduc: "en mi experiencia como docente, debo reconocer que generalmente los conflictos se manejan por la vía del castigo. Es necesario escuchar a los chiquillos, a los colegas, a los directivos, a los padres. No podemos vivir siempre a la defensiva".

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Emocionante Interpretación de J.J. Zamorano en Concierto de Despedida de Cuartos Medios

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

La emocionante interpretación del Ave María de Franz Schubert, por parte del profesor Juan José Zamorano, acompañado musicalmente de la Banda Sinfónica de la Fuerza Aérea, no dejó indiferente a ningún asistente al Concierto de Despedida de los Cuartos Medios (ver video).

El gimnasio estaba completamente en silencio. Muchas mamás y papás con sus ojos cerrados escuchaban atentos las estrofas “Ave Maria, Mater dei, Ora pro nobis peccatoribus, Ora pro nobis…”. Varios, por momentos, se emocionaron, seguramente recordando algún episodio importante de la vida.

martes, 4 de noviembre de 2008

Ayudarlos a Sentirse Protagonistas

Por Neva Milicic, sicóloga.

Asumir la responsabilidad por las propias acciones y por lo que nos sucede, es una parte esencial del crecer y madurar.

Si bien es innegable que los adolescentes, a medida que van creciendo, se van reconociendo, en parte como producto de su historia personal, en la que influye la familia que han tenido, el grupo social al que pertenecen, los acontecimientos históricos que les ha tocado vivir y los contextos escolares en que se han desenvuelto. Sin embargo, hay una parte de lo que son y de lo que han hecho que es necesario que asuman como un logro personal.

Si bien los factores sociales explican parcialmente lo que cada persona llega a ser, existe sin duda un factor individual que constituye la libertad para hacer opciones y tomar decisiones. No es una libertad total, sino que es un margen de libertad, que hace que las personas sientan que tienen un grado de control sobre su existencia. Sentir que “soy yo el que decido”, que tengo un margen de autonomía en lo que hago, contribuye a percibirse como alguien que es responsable por lo que hace.

Una frase de Jean Paul Sartre, el filósofo francés citado en un artículo sobre los Relatos de vida de Marcela Cornejo y otros, me pareció particularmente iluminadora, “Hacer algo con aquello que han hecho de uno”, es decir, aprovechar ese margen de libertad para sentirse constructor de la propia vida.

Una manera de ayudar al niño y al adolescente en este proceso de sentirse responsable es darle la posibilidad de elegir y escuchar las razones que tiene para escoger una opción sobre otra, y legitimizar sus razones, haciendo confianza en sus decisiones.

Cambiar el clásico “haz esto o haz lo otro”, por algunas preguntas abierta, del tipo ¿Qué piensas hacer?, ¿cómo piensas lograrlo? Estas preguntas abiertas son una forma de que el niño o el adolescente se atribuyan la responsabilidad por sus acciones y no sientan que siempre son dirigidos por otros y se den cuenta que son ellos quienes tienen el control de sus acciones. No se trata de renunciar a la obligación y al derecho de guiar a los niños, pero se trata de validar y valorar en la medida de lo posible, la capacidad de niño de tomar decisiones y asumir el costo de ellas.

Pedir a los niños que nos relaten hechos que son significativos en su existencia, centrando las preguntas en temas como Cuéntame lo que hiciste sin usar por supuesto un tono inculpatorio o bien preguntar ¿Cómo fue que lo hiciste? o ¿Cómo te sentiste?

Es decir, escuchar y estimular a que nos cuenten lo que nos tienen que contar, asumiendo el rol de actor principal en el relato. A través de estos relatos, el niño o el adolescente va construyendo su propia identidad con un sentido, en que él se percibe sujeto y no objeto de lo que le sucede. Entenderá que en su singular historia de vida, él o ella tienen algo importante que decir o hacer. Una actitud de esta naturaleza ayuda al niño a sentirse protagonista de su propia historia.

domingo, 2 de noviembre de 2008

Los Padres Decidieron No Tener Autoridad sobre sus Hijos

Aldo Naouri, reconocido pediatra francés, entrega su visión sobre la nueva realidad familiar.

Por Daniela Mohor, El Mercurio.

Ser padres, dice el doctor Aldo Naouri, es la "aventura más difícil y más apasionante que pueda vivir el ser humano". A los 71 años, este pediatra, autor de más de 10 libros, sigue más activo que nunca. Oficialmente, se jubiló en 2002, y ya no recibe pacientes en la consulta que tiene hace más de 40 años en la rive gauche parisina. Pero en la capital francesa, el doctor Naouri sigue siendo una referencia. Viaja frecuentemente al extranjero a dar charlas, lo entrevistan y lo buscan permanentemente para tener su opinión sobre todo tipo de temas relacionados con educación y familia.

Apasionado por la sicología y las ciencias humanas, fue uno de los primeros en desarrollar una mirada integral sobre la infancia y la salud de los más pequeños, concibiendo su consulta como una instancia de diálogo con los padres y no sólo un espacio en el que se examina a los niños. Por eso, más de una vez fue acusado por sus pares de mezclar medicina y sicoanálisis, y sus planteamientos algo atrevidos han generado controversia.

Eso, sin embargo, no le impidió mantener siempre su consulta llena. Familias de todos los perfiles socioeconómicos llamaban para pedir una hora con él en busca de sus consejos. Esa experiencia le permitió observar en primera línea los cambios que ha vivido la familia en las últimas décadas y desarrollar todo un diagnóstico que plasmó en "Éduquer ses enfants, lurgence daujourdhui" (Educar a sus hijos, la urgencia de hoy), su último libro que publicó en marzo pasado en Francia y que sale en España a fines de octubre.

–Según su experiencia, ¿cuál ha sido la evolución de la familia y de la educación de los niños en los últimos 40 años?

–Es una evolución extremadamente lamentable. En el mundo occidental vimos a una sociedad rica sucederle a una sociedad de penuria en la que el mensaje subliminal con el que uno llegaba a la vida era que uno no puede tenerlo todo. Eso les daba dinamismo a los individuos que pensaban "Ya que no puedo tenerlo todo, más vale tratar de hacer todo para tener lo más posible". Era un mensaje que posicionaba la noción de esfuerzo y también la de una frustración relativa. Se vivía en la esperanza.

Luego llegamos a una sociedad de la abundancia, por lo que tenemos que felicitarnos. Pero el problema es que pasamos de una sociedad de la abundancia en la que uno podía tener más cosas que antes a una sociedad de la abundancia en la que, debido a los mecanismos de la sociedad de consumo, se estableció un nuevo mensaje: ahora no sólo puede tenerlo todo, sino que tiene derecho a todo. Y cuando la gente escucha eso, no tiene por qué pensar que tiene que hacer esfuerzos. Lo que ocurre entonces es que toda limitación a ese derecho es vivida como un proceso extremadamente violento.

–¿Y ese cambio que implica para la familia?

–Dentro de la familia ocurre exactamente lo mismo. En la sociedad de penuria había padres extremadamente preocupados de educar a sus hijos dándoles la mayor cantidad de chances posibles en la existencia y que adherían por eso a valores humanos que funcionaron durante tiempos milenarios. En el pasado, si el campesino no cultivaba su campo, no comía. Existía la idea de que había que hacer un esfuerzo para subsistir y eso significa que uno miraba al niño no enfocándose en el niño en el lugar en que estaba, sino que en su proceso para convertirse en adulto. Existía una autoridad natural por parte de los padres y un sentido de responsabilidad en el desarrollo de los niños. La relación entre padres e hijos era vertical. El niño sabía que tenía padres, a los que temía porque ellos no buscaban para nada ser queridos, sino educarlo. A partir del momento en que la sociedad de consumo difundió el mensaje de que uno puede tenerlo todo, los padres cambiaron totalmente de perspectiva frente a sus hijos. Se llegó a la idea de que no había ningún motivo para que un individuo potente tuviera autoridad sobre un individuo menos potente. Entonces los padres no sólo no tienen autoridad sobre sus hijos, sino que decidieron no tenerla. Entraron en una relación horizontal con el niño.

Madres vestales

Según el doctor Naouri, ese vuelco en la relación padres–hijos tendría consecuencias graves. Mientras la salud física de los niños ha mejorado de manera impresionante, afirma, la salud síquica está decayendo. "La evolución de los niños está tremendamente retrasada debido a la actitud parental. Hay atrasos en el desarrollo del lenguaje, en la maduración corporal, y hemos visto aparecer educadores de todo tipo. Hay trastornos importantes y eso es porque hoy no se interviene con ellos para protegerlos de la violencia de sus pulsiones. Entonces crecen lentamente. Asimismo, hoy la adolescencia tiene una duración larguísima. Se llega a la edad adulta cada vez más tarde", lamenta.

El pediatra explica que al establecer una relación horizontal con sus hijos, los padres se olvidan de que los niños no tienen los mismos medios de los que dispone una persona adulta y que al no tomar esa diferencia en consideración generan en ellos profundas angustias. "El niño, durante mucho tiempo es víctima de la violencia de sus pulsiones. Cuando uno está en el avión y detrás va una guagua llorando, sabe que no puede hacer mucho. O cuando un niño en el tren se acerca a uno y escupe. Ahí es cuando hay imperativamente que poner límites, porque dejar al niño atrapado por ellas es dejarlo en la tortura y la angustia. Ponerle límites e indicarle los suyos es algo que lo ayuda tremendamente en la vida".

En ese sentido, el rol de las madres sería fundamental. Y la confusión de las mujeres de hoy frente al desarrollo de sus hijos, una de las principales dificultades. Aldo Naouri explica que cuando el niño, pasado el primer año de vida, deja de sentir que él y su madre son uno, entra en conductas difíciles de manejar. "Cuando el niño se percibe como separado de la madre, de repente le surge la idea de que quizás ella no sólo esté para protegerlo, sino que podría hacerle daño. Eso se expresa a través de una angustia de la separación. El niño empieza entonces a defenderse de su madre usando una especie de omnipotencia ilusoria que le permite luchar contra esa angustia. Y esa potencia ilusoria la demuestra de todas las maneras posibles: botará la cuchara al piso veinte veces seguidas cuando come, hará todo tipo de caprichos, pondrá problemas a la hora de dormirse, se arrancará la ropa cuando lo viste su madre, etc... Ahí es cuando hay dos reacciones posibles. Una es poner límites como lo hacían las madres de antes que decían: está todo bien, no hay razón para que llores, pero si quieres seguir llorando igual, dale, yo me voy. Y la otra es la de las madres de hoy que buscan ser queridas por sus hijos y se convierten entonces en vestales de sus hijos (las vestales eran sacerdotisas de la antiguedad romana, que simbolizan el sacrificio permanente). Son madres que satisfacen todos sus caprichos, les dan todo lo que piden, recogen veinte veces la cuchara. El resultado es que los convencen de que tienen razón de ser así, lo que hace que se conviertan en tiranos, cosa que seguirán siendo en la vida adulta".

–¿Por qué las madres de hoy temen tanto no ser queridas?

–Esa es justamente toda la problemática femenina y maternal. Un ser femenino encuentra un sentimiento de potencia al satisfacer las necesidades de un tercero. Y el niño es un perfecto tercero con necesidades. Cuando las mujeres dan a luz, algo en su lógica queda trastocado. Y cuando el niño crece dicen ya no tengo esta sensación maravillosa de tener un tercero del que satisfago las necesidades, entonces voy a tejer alrededor de mi hijo un útero virtual que se extiende hasta el infinito.

–Pero si es parte de la esencia femenina, ¿por qué ese comportamiento no se daba tanto antes?

–Porque, por un lado, hasta ahora tenían otras preocupaciones y, por otro lado, tenían al frente un hombre con un estatus de padre sostenido por el discurso social y que contrarrestaba la pulsión materna de la mujer. Con sus comportamientos egoístas –es decir, que la perseguía sexualmente aunque ella no quisiera– el padre le impedía entregarse totalmente a esa maternidad. Hoy, en cambio, con la extensión de la noción del derecho, las mujeres dicen que no tienen por qué ser más "razonables" frente a sus hijos. Ya no hay contrapeso.

Padres perdidos

Las madres, no obstante, no tienen toda la responsabilidad del malestar de los niños de hoy. El doctor Naouri insiste en que los hombres también viven preocupados de que sus hijos no los quieran y buscando permanentemente su cariño. "Esos hombres, al no contar más con el discurso social que los apoyaba en su rol, no saben más cómo ser padres. Además, hoy se les pide ser otras madres. Se les pide satisfacer integralmente las necesidades de sus hijos, sin nunca ponerles límites. Se les pide sacrificarse por sus hijos y eso no es muy masculino. Lo masculino es un ser profundamente egoísta. Y ese egoísmo es el que permite hacerle contrapeso a la enorme disponibilidad femenina", dice el pediatra.

Según el doctor Naouri, el rol del padre no consiste en repetir las funciones de la madre. "Puedo asegurar que, entre los 0 y los 3 años, el hombre es inútil en todo lo que tiene que ver con los cuidados hacia el niño, en la medida en que si lo muda o le da la mamadera, por ejemplo, es percibido por el niño como un sustituto de la madre. Por eso, podría perfectamente no hacerlo y limitarse a jugar de vez en cuando con el niño que lo ve y sabe que existe. En cambio, a esa edad, el padre es tremendamente útil cuando se ocupa de la madre como amante. Es decir, que le permite a la madre vivirse como mujer y evita que caiga en el abismo de la maternidad. Además, le permite al niño entender que su madre no es exclusivamente suya".

–¿El padre no ejerce un rol directo sobre el niño?

–El rol del padre no es tan directo como uno lo imagina. Por ejemplo, una madre cambia a su guagua y altiro queda limpia; le da de comer, queda sin hambre. El rol del padre no es tan visible y funciona a más largo plazo. ¿Por qué? Porque como la madre siempre satisfizo las necesidades del niño, cuando le dice que no a algo, el niño piensa que esa negación no puede venir de ella, que sólo puede venir del padre. Y pone en el mismo canasto el padre y la autoridad, y lo hace de manera progresiva, aunque él nunca le prohíba nada.

–¿Y por qué eso es tan importante para el niño?

–Porque le permite sentir que tiene arriba suyo dos personajes. Uno que lo satisface en el inmediato y de manera concreta que es la madre. Pero esa mamá no es toda para él. Le pertenece al papá y eso lo frustra simbólicamente. Esa frustración simbólica pone en su lugar todo el resto, incluso la noción de esfuerzo.

–¿En qué momento el padre empieza a jugar un papel más directo?

–Los niños crecen y los padres van a establecer una comunicación con ellos que les permite darse cuenta de que no sólo hay una madre y no sólo hay un comportamiento. Que pueden imitar a la mamá o al papá. Pero, sobre todo, los padres lo son a partir del momento en que se empeñan en ser importantes para la madre. La mejor definición de un padre es el hombre que le importa a la madre. Si es importante para la madre, entonces es fantástico para el niño. El niño ve al padre a través de los ojos de la madre. Cuando mis pacientes me preguntan qué hacer para ser buenos padres, les digo ¡arrégleselas para que su señora esté permanentemente enamorada de usted!

Así como los hombres pueden ser buenos padres y ayudar a evitar que las madres consientan demasiado a sus hijos enamorándolas, según el doctor Naouri, las mujeres también pueden actuar para salir de la situación de crisis familiar que existe hoy en día. "A ellas les digo: Sean egoístas, piensen primero en ustedes, después en el niño. Eso significa que no tienen por que ser de una perfección absoluta, ni conocer todas las nociones médicas o lavar la ropa del niño aparte para ser buenas madres. Si ellas se las arreglan para estar cómodas con su rol, él niño lo estará también", enfatiza.

Y a las madres culposas por trabajar, les asegura que no es necesario compensar sus diez horas de ausencia en el poco tiempo que pasan con sus hijos. "No hay que compensar la cantidad con una calidad extrema. En una hora y media no le puede dar a su hijo lo que quisiera haberle dado en un día entero. Además, un minuto después de que la madre llega a la casa, el niño vive el día de espera como si ella hubiera estado con él. Es como cuando uno era adolescente y pasaba dos o tres días esperando ver a la polola. Pasaba ese tiempo en la espera, en la esperanza. Y cuando ella aparecía, de repente llenaba todo ese espacio de espera. Era como si no hubieran estado separados ni un minuto".