Destacamos

Confirmada: Que no se nos agüe la #FiestaPapásCampinos

Estimados papás: confirmamos la realización de la Fiesta Disco para Padres programada para este viernes 16 de junio a las 21:00 . Está t...

viernes, 27 de junio de 2008

Con Espectaculares Goleadas del Kínder A y 2° básico A empieza el Baby Fútbol Papás

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Niños, niñas y mamás organizados con pancartas y animados vítores de apoyo a sus padres fue el ambiente que se vivió en el inicio del Campeonato de Baby Fútbol Papás organizado por la Asociación de Padres de Familia.

Sin duda, las ruidosas barras del Kínder A y del 2° básico A hicieron la diferencia a la hora de los resultados finales de la primera fecha.

En la inauguración oficial, el director de Deportes Juan Manuel Mella, invitó “a los papás a tener un campeonato limpio que sea un real punto de convivencia de las familias institutanas”.

El puntapié inicial de la presidenta de la Asociación de Padres, Pilar Mendoza, dio la partida al torneo de este año.

Los representantes del Centro de Alumnos colaborarán en la supervisión de todos los partidos. Además, los profesores Fernando Espejo, Rafael Morales y Eric Espinoza participaron activamente como papás de cada uno de sus cursos.

Los Resultados de la Primera Fecha

En un disputado partido el 8° básico B venció por 7 goles contra 6 al combinado del 3° básico B. En tanto, los jugadores del 4° básico A-B esperaban dispuestos a sus contendores del equipo del 5° básico A-B quienes no se presentaron.

En el segundo horario, el Kínder A goleó por 13 contra 1 al Kínder C. Carlos Fuenzalida, del Kínder A, fue el jugador de la jornada con 11 anotaciones. En la cancha 2, el 6° básico A perdió por 2 tantos contra 10 del 2° básico A.

Los ganadores recibieron 3 puntos cada uno. En caso de empate, es 1 punto para cada equipo y los perdedores reciben 0 punto.

Siga toda la información detallada y actualizada del Campeonato 2008 en SOMOS PAPÁS COMPROMETIDOS blog.

Fotografías de la Primera Fecha

Noticias Relacionadas

Vive Mañana el Inicio del Campeonato de Baby Fútbol Papás en el Gimnasio del Colegio (26/06/2008)

Atención Papás: Comienza la Inscripción para el Campeonato de Baby Fútbol (21/05/2008)

jueves, 26 de junio de 2008

Vive Mañana el Inicio del Campeonato Baby Fútbol Papás en el Gimnasio del Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Los jugadores, los balones, los árbitros y las canchas están dispuestas para dar el pie inicial al Campeonato de Baby Fútbol papás organizado por la Asociación de Padres de Familia.

Este año participan 13 equipos que intentarán conseguir la placa recordatoria en la ambicionada copa y los diferentes premios ofrecidos a los ganadores de la competencia.

La inauguración oficial y la primera fecha se realizarán mañana en el gimnasio del colegio. Toda la familia institutana está invitada a presenciar los partidos y a animar con energía a sus equipos.

A las 19:45 horas se enfrentarán, en la cancha 1, los conjuntos del 8º básico B y el 3º básico B. A esa misma hora, en la cancha 2 jugarán el 4º básico A-B versus 5º básico A-B.

Más tarde, a las 20:45 horas comenzará el partido entre el Kínder C y el Kínder A en la cancha 1. Mientras en la cancha 2, disputarán los combinados del 6º básico A y el 2º básico A.

Los equipos inscritos este año son: 8º básico B, 3º básico B, 4º básico A-B, 5º básico A-B, Kínder C, Kínder A, 6º básico A, 2º básico A, 3º básico C, 7º básico B, 1º básico C, Kínder D y 1º básico B.

La segunda fecha se efectuará el próximo viernes 4 de julio y competirán los equipos del 3º básico C, 7º básico B, 1º básico C, Kínder D, 1º básico B, 8º básico B, 3º básico B y 4º básico A-B.

Toda la información detallada y actualizada de las diferentes fechas en SOMOS PAPÁS COMPROMETIDOS blog.

Noticias Relacionadas

Atención Papás: Comienza la Inscripción para el Campeonato de Baby Fútbol

martes, 24 de junio de 2008

Los Valores y la Muerte

Por Neva Milicic, sicóloga.

Si hay una experiencia que para ser elaborada, necesita plantearse la necesidad de trascender, ella es la muerte. Es esencial encontrar un sentido a la muerte, a través lo que las personas que se han ido han hecho y en lo que han creído.

Los niños y los adolescentes se encuentran expuestos a la experiencia de la muerte de diversas formas, ya sea por lo que le puede tocar vivir en el contexto familiar, o por lo que puede suceder en el jardín infantil o en el colegio con algún compañero o con sus profesores. Sin embargo, a pesar de todas estas evidencias, quizás por el fuerte impacto emocional que la vivencia de la muerte produce y evoca, se tiende más bien a tratarlo en forma superficial o a evitar el tema. A diferencia de las culturas orientales en que los niños crecen familiarizados con la idea de la muerte.

Esta evitación de nuestra cultura es una forma defensiva de negación, de lo dolorosa que es la muerte. Prácticamente el luto ya no existe, las ritos se han reducido al mínimo, en probablemente un intento de negar la realidad de los continuas pérdidas que significa el vivir, de la cual sin duda la más fuerte pérdida la constituye la muerte.

Como plantea Joan-Carles Melich, de la Universidad Autónoma de Barcelona en el prólogo del excelente libro de Concepción Poch, “La muerte y el duelo en el contexto educativo”, la vida y la muerte son procesos íntimamente ligados. Él escribió: “Así pues, vida y muerte no son dos entidades contrapuestas, como suele entenderse, sino todo lo contrario nuestra visión de la vida depende en gran medida de nuestra visión de la muerte y viceversa”.

A veces la vida nos regala un tiempo para estar con la persona que se va a ir, el que puede transformarse en un tiempo de lograr un encuentro afectivo más profundo, en que pueden saldarse las deudas de gratitud o hacer una recuperación y sanación de antiguas heridas en la relación.

El valorar lo que ha hecho una persona y lo que ha entregado en su vida, es una maravillosa oportunidad de resaltar los valores que guiaron el actuar de esa persona en la vida.

Cada persona que se va, nos entrega un legado de valores que se relevan y aparecen al momento de su muerte. Cuando murió mi amiga Mabel Condemarín, que es posiblemente quien más me ha aportado a la enseñanza de la lectura en América Latina, junto a las flores que la acompañaban en el momento de su partida, estaban colocados todos sus libros, que fueron uno de los grandes aportes que ella hizo a la educación chilena.

A través de las anécdotas más simples, que los niños recuerdan de las personas que se han ido, van apareciendo los valores que guiaron la misión que esa persona trae. Al hacerlo se resalta lo que deja como herencia y lo que habría que seguir construyendo a partir de allí. La persona no está, los recuerdos, los valores y sus obras quedan grabados para siempre, en la memoria emocional de los que quedan, como un tesoro que no pude ser arrebatado, que da consuelo y que permite encontrar un lugar al dolor, para que ese recuerdo nos permita convertirnos en mejores personas.

Recuerde siempre, frente a la muerte, dejar espacio para que los niños puedan construir un relato, en que estén presente sus penas, sus temores, pero también sus recuerdos y sus alegrías con la persona que se fue.

sábado, 21 de junio de 2008

Pese al Frío Familias Participan en Eucaristía por los Delegados de la Pastoral de Padres

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Los helados 7 grados de temperatura que se registraron esta tarde no fueron impedimento para que la comunidad Institutana se reuniera en torno a Cristo.

Papás, mamás, niños y hasta abuelitas llegaron muy abrigados con guantes y gruesas chaquetas, a la misa especial por los delegados de la pastoral de padres de cada curso que se celebró hoy.

Una calefaccionada capilla y una masiva convocatoria, que colmó todas las bancas del templo, aminoró el intenso frío que hacía en el exterior.

Durante la homilía, el padre Alejandro Fabres instó a los apoderados a comprometerse con la educación de los hijos y a vivir en el seno familiar los valores que el colegio enseña.

Además, agradeció en nombre de la dirección del colegio la importante labor de formar comunidad que tienen los delegados de pastoral.

Para rezar por ellos se entregó a los asistentes la Oración del Delegado de Pastoral, para que así puedan invocarla en la comunidad de cada curso y en las familias institutanas.

María Eugenia Prieto, directora de Pastoral de la Asociación, manifestó que “siento una tremenda satisfacción con el reconocimiento de la dirección del colegio. Esto nos anima a seguir trabajando en nuestra misión de encantar a los papás, para que conozcan al Señor a través de nosotros y así enseñen de Jesús a sus hijos”.

Agregó que los delegados se encuentran trabajando a full, en conjunto con la Asociación de Padres, en la organización del Té Solidario que se realizará el próximo sábado 5 de julio.

El matrimonio Vergara Aguilera, delegados de pastoral del Pre Kínder B, explicaron a SOMOS PAPÁS COMPROMETIDOS blog el trabajo que están desarrollando. “Estamos motivando a los papás de nuestro curso para que participen y se involucren en la formación cristiana de nuestros hijos”.

Como es tradicional, luego de la celebración eucarística, la Asociación de Padres convidó a los asistentes a compartir café y galletas, que en esta oportunidad incluyó varios tipos de tortas y papás fritas para los niños.

Oración del Delegado de Pastoral

Señor:
Aquí me tienes para servirte.
Me has escogido para ser Delegado de Pastoral.
Gracias Señor.
Quiero ser tu enviado (a) para anunciar tu palabra a mis hermanos con sencillez, con amor, con fe.
Quiero entusiasmar al grupo que me has confiado, trabajando en la formación de una comunidad cristiana.
Dame fuerzas para ser testigo de tu vida, con mi vida de cada día, para comunicar que hay un mundo mejor y para vencer el mal que hay que vencer.
Nuestra Señora del Instituto, madre, maestra y amiga, ayúdame a ser fiel al envío que me hace la Iglesia.
Amén.

Uso de Celulares, Internet y Videojuegos No Deben Reemplazar Otras Actividades en Niños

Expertas sugieren mantener a los preescolares alejados de los aparatos digitales, acompañar a los niños de 5 a 7 años en su uso y evitar que la pantalla ocupe la atención de los mayores.

Por Paula Leighton y Cristián González, El Mercurio.

Francisco comenzó a jugar con computadores apenas pudo sentarse. A los cuatro años manejaba el mouse y usaba software educativos. A los 8, sus papás decidieron eliminar la tecnología de sus actividades cotidianas. "Aunque el computador le ayudó a aprender a leer antes que lo normal y a hacer cálculos mentales, hay actividades en las que creemos que el uso de software o videojuegos le ha jugado en contra", reconoce su papá.

Por ejemplo, sus habilidades sociales se han resentido y en las pruebas que requieren resolución de problemas responde de forma impulsiva, sin tomarse el tiempo de reflexionar.

Casos como el de Francisco son cada vez más comunes en un mundo donde los niños crecen rodeados de dispositivos tecnológicos. Si es o no apropiado que los usen y cómo introducirlos de manera adecuada son algunas de las inquietudes que muchos padres intentan resolver.

Preescolares

"Los aparatos tecnológicos en sí mismos no son ni malos ni buenos, todo depende de cómo se usen o de si esto se hace en reemplazo de otra cosa", dice la psicóloga María Elena Gorostegui, coautora del libro 'Psicología General y Evolutiva'.

En el caso de los videojuegos, por ejemplo, hay algunos que ayudan a desarrollar destrezas, habilidades y competencias. Sin embargo, agrega, la clave está en lograr un buen equilibrio entre el uso de estas tecnologías y otras actividades necesarias en el desarrollo infantil.

Por ello, en edad preescolar no es conveniente que los niños convivan con pantallas y videojuegos. La psicopedagoga Ilia García, experta en estimulación educativa, sugiere cautela "porque por llegar a ella se corre el riesgo de saltarse experiencias de aprendizaje necesarias en esta etapa". Entre éstas, menciona el desarrollo psicomotor fino, la socialización con otros niños, las actividades manuales y el juego no estructurado, que estimula la imaginación y creatividad.

En un artículo publicado por "The New York Times", Sandra Calvert, directora del Children's Digital Media Center de la U. de Georgetown, explica que antes de los cinco años "a los niños les gusta jugar con celulares de juguete como si fueran reales".

Esta simulación es parte importante de la etapa que Piaget llama "preoperacional", cuando los niños aprenden que pueden controlar algunas situaciones.

Los trabajos del psicólogo y filósofo suizo Jean Piaget sobre el desarrollo cognitivo infantil (ver infografía) son un punto de referencia para los expertos respecto a la conveniencia de la tecnología en los primeros años de vida.

Primer contacto

De ahí que el primer contacto con la tecnología, en cualquiera de sus formas, va a depender de la edad. "Ojalá nunca antes de que sea capaz de procesar mentalmente la información o estímulos que recibe, lo que es posterior a los cinco años", dice la neuróloga infantil Karin Kleinsteuber, de la Clínica Las Condes y miembro de la Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia.

Entre los cinco y siete años es importante que los niños se introduzcan en el uso de las nuevas tecnologías en presencia de sus padres. Esto, debido a que los niños todavía no manejan por completo las ideas abstractas. Por eso, internet y videojuegos "debieran usarse para complementar más que para reemplazar experiencias reales", dice Calvert. En vez de jugar al fútbol frente a la pantalla, mejor salir a patear una pelota.

A edades mayores, el tiempo dedicado a estos aparatos no debe superar un cuarto del tiempo libre. "Si por la jornada completa el niño llega a la casa a las cinco o seis de la tarde y se acuesta antes de las 10 de la noche, significa que le quedan cuatro horas para hacer tareas, comer, compartir con la familia y jugar", dice Kleinsteuber. O sea, no más de una hora debe dedicarla a internet, videojuegos y televisión.

Después de los 12 años los niños tienen responsabilidad para tener un celular, el que debiera emplearse principalmente para mantener contacto con los padres. Sin embargo, el uso excesivo de los mensajes de texto juega en contra. "Al enviar mensajes se ocupa sólo la memoria de trabajo y no se ejercitan la memoria analítica y la introspección".

Cuándo preocuparse

Hay ciertas actitudes que permiten sospechar cuándo la relación de un niño con la tecnología va más allá de un simple pasatiempo. La neuróloga infantil Karin Kleinsteuber precisa que hay que preocuparse si el menor prefiere la pantalla del computador o del televisor a cualquier otra actividad (salir, jugar con amigos), sobre todo si "no hace interrupciones para hacer otras cosas domésticas, como comer sin alejarse de la pantalla".

Al respecto, a diferencia de la TV (que tiene programas con duración definida), los videojuegos tienen la desventaja que no tienen fin, "y el niño no es capaz de parar", dice la doctora.

Esta conducta se suele acompañar de una baja en el rendimiento escolar. Otras señales que deben alertar a los padres son cuando el menor tiene pesadillas o se desordena su hábito de sueño; o si muestra conductas agresivas hacia otros niños.

------------------
PANTALLA
3,5 horas diarias de televisión ven en Chile los menores de 5 años; los escolares hasta 14 años ven 3 horas en promedio (datos del CNTV).

El 61% de los santiaguinos de 4 a 12 años tiene acceso a un computador. El 86% pasa de 1 a 2 horas al día conectado a internet.

jueves, 19 de junio de 2008

Cae Abruptamente la Percepción de Riesgo de la Marihuana y la Cocaína entre Escolares

* Autoridades advierten que esta apreciación abre la puerta al futuro aumento en el consumo de sustancias.
* El alcohol y el tabaco registraron el consumo más bajo desde 2001, y el de drogas ilícitas se mantuvo estable respecto a 2005.

Por Cristián González y Paula Leighton, El Mercurio

En 2005 el 52% de los escolares de 8° básico a 4° medio creía que el consumo frecuente de marihuana involucra un gran riesgo. Dos años más tarde piensan lo mismo sólo el 39% de los encuestados.

Esta baja en la percepción del riesgo de la marihuana se repite en el caso de la cocaína, independiente de si se pregunta por el consumo ocasional o frecuente.

Así se desprende del 7° Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar de Chile 2007, que dieron a conocer ayer autoridades de Conace y del Ministerio de Educación.

Según destacó el psiquiatra Mariano Montenegro, de Conace, si bien entre 2005 y 2007 el consumo de drogas como marihuana, cocaína, pasta base, anfetaminas y éxtasis se mantuvo estable, "la baja en la percepción de riesgo nos preocupa, porque implica una mayor probabilidad de aumentar el consumo de drogas ilícitas en el futuro". Por eso, advirtió, "tenemos que tomar una alerta mayor, en medios de comunicación y también tratando de incorporar programas obligatorios de prevención de drogas en los colegios", los que hasta ahora son voluntarios.

Derribar mitos

El problema es más patente en el caso de la marihuana, que el 15,7% de los escolares dijo haber consumido en el último año.

Las cifras son semejantes entre hombres (16,7%) y mujeres (14,8%) y entre colegios municipalizados (15,5%), subvencionados (15,8%) y particulares (16,4%).

"El consumo de marihuana afecta todos los indicadores escolares: rendimiento académico, asistencia, agresividad, relación con los padres y con los profesores. Para transmitir este mensaje tenemos que ser tanto o más duros de lo que hemos sido con el tabaco", enfatizó el subsecretario de Educación, Cristián Martínez.

Un estudio difundido hace unas semanas por investigadores de la Facultad de Medicina de la U. de Chile demostró que los estudiantes que fumaban marihuana cuatro o más veces al mes tienen un deterioro significativo en habilidades como concentración, atención, memoria y capacidad de planificar y organizar información.

Pese a ello, la marihuana sigue rodeada de mitos, destacó María Teresa Chadwick, secretaria ejecutiva de Conace. Entre éstos mencionó la errada idea de que probar marihuana no hace daño, como sostiene el 42% de los escolares y que la mayoría de los jóvenes la usa, cuando en realidad se sabe que el 84% de los encuestados no la ha usado.

"También se cree que no es adictiva, en circunstancias que el 30% de los pacientes que tenemos en tratamiento por drogas en convenio con Fonasa tienen como primera droga de consumo la marihuana", destacó. Montenegro agrega que "casi el 50% de los menores de 20 años en tratamiento lo están por consumo de marihuana".

Tabaco y alcohol

Pero el estudio de 2007 trae también buenas noticias.

El consumo de alcohol y de tabaco llegó a sus niveles más bajos desde 2001 entre los escolares. Mientras el máximo en el uso de alcohol se registró en 2005 con 44,2%, en 2007 cayó a 37,9%. En el caso del tabaco, el mayor consumo se registró en 2001, con 42,3%, mientras que el año pasado bajó a 35,4%. En ambas sustancias la baja se registra en hombres y mujeres, en todos los cursos y en todos los tipos de colegio.

Los expertos consideran "significativa" la baja en el consumo de cigarrillos, atribuyéndola a la ley del tabaco, que ha restringido su venta y publicidad. "Y también a que existe un consenso incluso entre los fumadores de que el tabaco hace mal", dijo Montenegro.

Respecto de la baja en el consumo de alcohol, ésta se atribuye a variables como las estrategias de prevención que el Conace ha comenzado a incorporar en algunos colegios y a la difusión del impacto que tienen los accidentes automovilísticos tanto en las víctimas como en sus familiares.

La disponibilidad de drogas en los colegios es mayor

Uno de los aspectos que más preocupa a los autores del estudio es que un mayor número de estudiantes reconoce que dentro de su colegio hay drogas: si la tendencia en las últimas tres encuestas era a la baja (con porcentajes en torno al 35%), ahora el 43% de los alumnos declara esa percepción.

Y lo mismo ocurre con quienes indican que en los alrededores del colegio también hay drogas (pasó de 41% en 2005 a 53% en 2007). La razón, en parte, está en que efectivamente hay una mayor oferta: el 20,4% de los alumnos declaró que le ofrecieron marihuana en los últimos 30 días, cifra superior al 16,6% de 2005. Este repunte se repite con otras drogas como pasta base (de 4,4% a 5,6%) y cocaína (de 3,9% a 4,9%).

"No hay que olvidar que se trata de uno de los mercados más potentes del mundo, junto con la pornografia y las armas", dice Mariano Montenegro, quien agrega que otra complicación pasa por quien ofrece la droga: hoy es más un amigo que un conocido. Así, la oferta de marihuana por parte de "un amigo" aumentó de 37,6% a 43,6% en los últimos dos años.

Casi un tercio (29%) de los alumnos declara haber visto a un alumno vendiendo o pasando droga en el colegio, una cifra mayor al 21% del estudio de 2005.

Asimismo, el 36% dice haber visto a algún alumno usando drogas en el colegio (27% en 2005). "La comunidad escolar debe estar atenta a cuáles son los estudiantes que tienen actitud de consumo y de distribución para intervenir".

Microtráfico

Junto con buscar que los programas para prevenir el consumo de drogas en escolares sean obligatorios, Cristián Martínez explica que Conace y el Mineduc han elaborado una guía de trabajo que se entregará a los colegios el segundo semestre de este año. "Esta guía incluye directrices sobre acciones a tomar si se detecta microtráfico, que van desde hacer la denuncia a las policías hasta conversar con el grupo que se vio afectado. Además se abordan acciones de contención, articular redes para proteger al colegio y hacer que éste sea un tema de trabajo regular en la comunidad escolar ". Según el estudio, la percepción de droga dentro del colegio es más alta en los municipalizados (51%) que en los subvencionados (37%) y los particulares (32%).

Padres más preocupados

La opinión de los expertos y los resultados de la encuesta coinciden: la actitud de los padres hacia el uso de alcohol y drogas es determinante en el consumo juvenil. Los estudiantes que afirman que sus padres ejercen una mayor supervisión sobre ellos y sus actividades tienen prevalencias de consumo de drogas hasta dos y tres veces más bajas que aquellos cuyos padres están más desvinculados.

Asimismo, un rol decisivo juega la percepción de molestia que los escolares creen que tendrían sus padres si saben que ellos beben o usan alguna droga, la que aumentó en comparación a 2005. Según el estudio, el 47% de los escolares dijo que su mamá se molestaría mucho si supiera que está bebiendo alcohol, cifra que es de 41% respecto de los padres. En el caso de la marihuana, los porcentajes son de 76% y 74%.

La molestia de los padres frente a ambas drogas es siempre percibida más alta por los alumnos de colegios municipalizados: en éstos, el 49% de los alumnos cree que su madre se enojaría si supiera que bebe alcohol, mientras que sólo el 34% de los estudiantes de colegios particulares piensa lo mismo. Las cifras en el caso de los padres son de 44% y 29%.

Llama la atención a los expertos que muchas de estas familias tienen una baja percepción del riesgo que están corriendo sus hijos, lo que se combina con una mayor permisividad y aceptación social del alcohol.

"Necesitamos una fuerte campaña para que el 100% de los padres estén preocupados de dónde están sus hijos, y que esta información esté disponible en los centros de padres y apoderados", dice Cristián Martínez, subsecretario de Educación. "Hay que apropiarse de la realidad de los hijos en materia de consumo de drogas, alcohol y rendimiento escolar".

------------
FICHA
Encuestados:
52.145 alumnos, lo que representa a 968.996 estudiantes.
Establecimientos:
1.512 colegios municipales, subvencionados y particulares pagados de todo Chile.
Autores:
Adimark GfK encuestó e Instituto de Sociología PUC analizó los datos.

martes, 17 de junio de 2008

Cuidado con el Autoritarismo

Por Neva Milicic, sicóloga

El otro día asistí a una excelente conferencia sobre “La representación social de la infancia”, de la sicóloga Josefina Martínez, en que ella enfatizó el daño que una visión adultista ha causado en los niños, ya que se preocupa exclusivamente de lo que llegarán hacer y ser, sin atender a la necesidad que los niños lo pasen bien y de lo que hacen hoy.

Aunque la infancia es un período tan corto, sostenía ella, y representa un espacio muy limitado de la vida, los adultos estamos siempre esperando a que los niños crezcan, como si estuviéramos muy urgidos para que dejen de ser niños. Eso explicaría por qué los tenemos tan sobreagendados.

Una dramática novela que da cuenta de los aspectos negativos del autoritarismo para las familias, y no sólo para los niños, es el libro de John Boyne, “El niño con el pijama a rayas”. Por supuesto tiene muchas interpretaciones además de la que expondremos en esta columna.

El padre del niño protagonista es una figura autoritaria que estaba muy lejos de lo que sus hijos pensaban, sentían y de cómo interpretaban la realidad. Ciertamente, en alguna medida, todos los adultos estamos muy lejos del mundo interno de los niños, pero al menos tenemos una intuición de lo que les sucede.

Habitualmente la forma de relación que establece con los hijos se basa más en lo que se quiere decir a los niños que en darse el tiempo de escuchar y de comprender cómo el niño está registrando emocionalmente las situaciones que viven.

Por ejemplo, como en el caso del protagonista, cuando un niño se cambia de casa, los padres no se conectan con que el niño puede tener muchísima pena por tener que dejar a sus amigos. Ciertamente no se trata de que la familia no se cambie de casa, pero resulta indispensable que el niño tenga donde “vaciar sus penas y como descomprimirse”.

Una vez que el niño tiene la posibilidad de que alguien entienda y sepa lo que le sucede, se sentirá mejor, porque se sentirá comprendido y atendido. Sentir que los que los cuidan, tienen oídos para escucharlos empáticamente, es un factor no sólo para que el niño se sienta bien, sino que previene acciones peligrosas que eventualmente los niños pueden cometer.

Los sistemas autoritarios tienen muchas zonas prohibidas sobre las cuales los niños no deben conversar ni preguntar, por lo cual el niño enfrentado a este tabú organiza sus propias teorías, como sucede con la sexualidad por ejemplo.

En la novela que citaba al comienzo, en el escritorio el padre había un letrero que decía, “Estrictamente prohibido entrar y sin ninguna excepción”. La mente de los niños generaliza y tiende a bloquear los canales de comunicación con los adultos que ponen estas barreras. Uno se pregunta y ¿qué pasa si hay un incendio y si alguien tiene un accidente? ¿No sería necesario considerar las excepciones?

Las familias autoritarias suelen ser muy categóricas en sus mensajes, lo que casi siempre es un error, porque siempre hay excepciones. Por ejemplo, es bueno obedecer a los adultos, pero si alguien trata de abusar sexualmente, aunque sea mayor, no hay que obedecerlo. Los sistemas autoritarios muchas veces, por falta de información, cometen enormes errores. Las personas autoritarias “creen que se lo saben todo y que tienen la razón en todo”.

La representación social de la infancia es que los niños tienen que obedecer y los adultos siempre tienen la razón. En esa lógica hemos sido educados, por lo que a veces se nos olvida conectarnos con lo que realmente le sucede al niño. Ojala pudiéramos acercarnos a ellos para entender su lógica, y no nos quedemos fuera de algo importante.

¿Qué les está pasando a los niños? ¿Cuáles son las creencias que tienen?

Es necesario no desestimar la percepción de los niños para que no nos pase como al padre del niño protagonista del libro, que demasiado tarde comprendió lo que había pasado con su hijo. Una relación más horizontal sin duda facilita la comunicación y nos hace prevenir muchos riesgos.

domingo, 15 de junio de 2008

Más del 80% de los Padres Temen en la Red a la Pornografía, la Violencia y las Seducciones

* Encuesta El Mercurio - Opina revela que padres están alerta y preocupados por la vida digital de sus hijos.
* Pese a que el 87,2% de los padres cree "buena" la internet, el 86% teme que sea un vehículo para contactar gente peligrosa.

Por Nicolás Luco Rojas y María Gracia Dalgalarrando, El Mercurio

Cuatro de cada cinco padres de niños y niñas, especialmente los padres de niños menores de 11, están al acecho de la pornografía y la violencia.

Es lo que señalan los datos de la encuesta "El Mercurio" - Opina.

Sobre todo, los padres de niños más pequeños son quienes se sienten más ansiosos ante el posible contacto de sus hijos con abusadores.

Ante la pregunta "A usted le preocupa que su hijo entre en contacto con gente peligrosa?" , el 92% de los padres de menores de 11 dijo que sí; tal como el 79,8% de los padres de adolescentes.

El temor en el grupo socioeconómico C3 y D es más pronunciado (el 89,5% lo teme; contra el 83,1% en el grupo ABC1).

Y ante la pregunta "¿A usted le preocupa que su hijo vea contenidos no apropiados a su edad, como por ejemplo pornografía o violencia?" un 84% respondió que sí. De ellos, el 95,2% eran padres de niños entre 6 y 11 años; 74,2% padres de adolescentes. La condición socioeconómica no hizo ninguna diferencia.

Esto se mueve en Chile, el país con mayor penetración de la red en toda América Latina.

La internet, que se creyó un bien absoluto, perdió su encanto automático.

La encuesta revela las confianzas, esperanzas y también preocupaciones de los padres.

Ellos mismos son usuarios. Sólo un 18,2% de los que respondieron esta encuesta no ingresa a la red; y los que pertenecen al estrato C3 y D se conectan poco.

Padres y Madres Atentos

Un impresionante 82% dice controlar o revisar lo que sus hijos hacen en la red. Aunque esto ocurre más con los más pequeños.

Poco más de un tercio de los padres conversa o ha conversado sobre sus aprehensiones con sus hijos. Y más de dos tercios establece un horario o controla el tiempo que sus hijos pasan en la red.

La mayoría, un 60%, cree que sus hijos e hijas destinan el tiempo adecuado a la red.

Un quinto, eso sí, cree que ese lapso es excesivo.

Algunos autores de ciencia ficción han predicho que los computadores, los teléfonos celulares y los MP3 van a modificar la evolución humana. Que en cientos de años, nuestros pulgares se harán más fuertes y más ágiles, por ejemplo. Porque hacemos nuevas cosas y dejamos conductas tradicionales.

Menos Agilidad

Sin embargo, poco menos de la mitad de los encuestados no cree que la internet haya limitado otras actividades de sus hijos, la vida sigue igual.

Pero un 16% de los padres opina que la internet le ha quitado el tiempo al estudio; un 11% a las actividades físicas; un 8% a jugar; un 7% a ver TV; y un 6 % a la vida social (Ver gráficos).

Los padres de niños y niñas de 6 a 11 años son los que declaran que con la internet ellos juegan menos y ven menos TV.

Lo que sí destaca como la principal actividad que los hijos e hijas desarrollan en la red es hacer las tareas escolares: cuatro de cada cinco de todos los encuestados lo señalaron como la actividad preponderante.

Además, aparecieron otras. El segundo lugar lo ocupan los videojuegos (tres de cada cinco), chatear (dos de cada cinco).

La música viene en el siguiente lugar. Padres reconocieron la adicción de sus hijos a subir imágenes a fotolog (uno de cada veinte) y, extrañamente, Facebook recién aparece en el grupo ABC1 y ¡en los hijos menores!

Igual se Quiere

En la evaluación final que los padres hacen de la red, la internet no sale mal parada.

Cuatro de cada cinco opinan que facilita la educación; uno de cada cinco, que iguala el acceso a la información. Sólo un 16% destacó su capacidad de entretener. Y uno de cada veinte dijo que la internet aumenta la permanencia de los hijos e hijas en el hogar.

Entre los resultados curiosos, hay que sopesar la impresión que tienen algunos padres de que sus hijos e hijas dejaron de jugar, de que la red les aumentó una aproximación mecánica a la educación, y de que les restó vida social.

Y resulta no trivial que un 14,2% haya puesto un filtro de contenidos en el PC familiar, cuestión no fácil de realizar.

NOTA: UN 5,6

PESE A TODO, los padres consultados le ponen, en promedio, una buena nota a la red.

Este artículo lo puede leer completo en SOMOS PAPAS COMPROMETIDOS mural en el hall del entrada al colegio.

jueves, 12 de junio de 2008

Jóvenes Prefieren Participar en Organizaciones más Flexibles y Novedosas

Apenas el 1,7% de los chilenos de 15 a 29 años milita en un partido político y al 78% no le atrae hacerlo.

Pamela Elgueda, El Mercurio

Lejos, la organización social que más convocatoria juvenil tiene son los clubes deportivos. Según datos de la V Encuesta Nacional de Juventud, hecha por el Injuv, el 17,7% de los chilenos de 15 a 29 años es parte de uno de ellos. Y si ese porcentaje de participación puede parecer bajo, es tres veces superior al que tienen los centros de alumnos (4%) y el doble del que logran los grupos artísticos (8,2%).

¿Significa eso que los jóvenes no se mueven por nada? No, dicen quienes estudian el tema y dan ejemplos: dos mil estudiantes protestaron el miércoles contra la Ley General de Educación, otros tantos se juntaron para manifestarse en contra y a favor de la píldora del día después. Otros tantos adolescentes skaters se juntaron frente a La Moneda para pedir canchas donde practicar tranquilos; desde el año pasado tienen una en el Parque de Los Reyes.

Los sociólogos apuestan a una forma de participación distinta a la tradicional, más flexible, novedosa, que les permite entrar y salir de causas coyunturales, con demandas concretas y que no buscan cambiar el sistema.

"Creo que asistimos a nuevas formas de participación que salen de los cánones conocidos, que son más parecidas a lo cotidiano, a cosas que los afectan más directamente", opina Raúl Zarzuri, investigador de temáticas juveniles y director del Centro de Estudios Socioculturales (Cesc).

Más sintonía

Por eso, causas como liceos que no se lluevan, mejorar el reciclaje de la basura y realizar trabajos voluntarios tienen una mayor convocatoria o, por lo menos, una mayor expresión de interés de parte de los jóvenes.

Este último, de hecho, si bien no tiene la más alta participación (6,9%), sí tiene el más alto porcentaje de interés por hacerlo (40%) y el menor desinterés (35%) (ver infografía).

"Esos temas están más sintonizados con ellos, porque no imponen barreras de acceso ni requisitos de tiempo, tampoco cargar una mochila simbólica ni intelectual, como sí lo hacen las organizaciones tradicionales", agrega Manuel Tironi, académico de la Escuela de Sociología de la U. Católica.

Por ejemplo, los partidos políticos alcanzan el menor nivel de participación (1,7%) y el mayor desinterés por hacerlo (78%). "Más que apatía lo que veo es antipatía por los modos tradicionales de hacer política", interpreta Claudio Duarte, director de la Escuela de Sociología de la U. de Chile.

En ese sentido, Juan Eduardo Faúndez -director del Injuv- ejemplifica con la gran cantidad de "colectivos" políticos que se han formado en las universidades "y que están entre el Partido Comunista y el Socialista. Y eso no es casualidad".

"No somos capaces de leer lo que los mundos juveniles hacen, ni los liceos, ni los partidos políticos o las juntas de vecinos. Pero los otros, los grupos 'autoconvocados' y de 'nuevo tipo', como les llamo, les muestran otra forma de hacer las cosas, con otra lógica, más transitorio y de alta movilidad", agrega Duarte.

Nuevas formas

Por eso, a los sociólogos no les sorprende el desinterés por las organizaciones tradicionales, a las que les vislumbran grandes desafíos si quieren llegar a sintonizar con los jóvenes.

"Deben buscar una renovación frente a cómo se organiza la juventud chilena actual", dice Faúndez, quien también critica a los partidos políticos por "centrarse en el mercado electoral existente, completamente envejecido, mientras dos millones y medio de jóvenes esperan de ellos un discurso distinto".

Manuel Tironi opina que el foco se debe centrar más en "cómo participan" que en "cuánto" lo hacen. "Es probable que si seguimos pensando en las organizaciones tradicionales, las cifras de participación van a bajar o a estancarse. Pero si las pensamos en eventos más móviles, temporales y en torno a proyectos concretos, será distinto".

Claudio Duarte añade otro reto a ese desafío: tener claro que "la activación colectiva de los jóvenes irá mutando de manera permanente, porque ellos tienen más apertura a buscar, siempre irán tras lo más novedoso".

Hay que entender, agrega Raúl Zarzuri, "que ellos han creado nuevas formas de participación y de construir ciudadanía. Algunas más políticas y otras más lúdicas".

Sindicato

2,5% de los 6.345 encuestados por el Injuv participa en sindicatos. Más en el ABC1 (3,7%) que en los grupos medios (3%) y bajos (2%).

martes, 10 de junio de 2008

Las Celebraciones Escolares: ¿Respetan las Necesidades de los Niños?

Por Neva Milicic, sicóloga

En un seminario con educadoras de párvulos, se planteó el tema de cuán beneficiosos o cuán traumáticos, pueden ser para los niños, las celebraciones escolares que involucran la presentación de un espectáculo.

Es muy posible que esta columna sea bien contracultura. A los padres, les gusta ver a sus niños actuar y disfrazarlos, y a veces presionan a los jardines y los colegios para que inventen estas dramatizaciones.

Una de las educadoras contó una experiencia, que le pasó como mamá. El niño debía disfrazarse de ratón, junto con otros compañeros. La mamá muy aplicada arrendó un disfraz y se lo puso en la mochila. Cuando llegó a buscar a su hijo al colegio, la tía la retó porque no había llevado el disfraz. Ella por supuesto se defendió, diciendo que estaba en la mochila. La revisaron y como no aparecía el disfraz en cuestión, le preguntaron al niño, donde estaba el disfraz y él respondió: “lo escondí debajo del auto, porque no me gusta disfrazarme de ratón”.

Se supone que las representaciones son un espacio para que ellos lo pasen bien. Sin embargo, la forma en que asumen estas dramatizaciones, suelen ser aterradoras para algunos niños. De tal manera, cabe preguntarse si el pánico escénico que tienen muchos adultos, no tendrá su origen en situaciones ansiosas, originadas en exigencias de “lucirse” y ser “protagónico”, cuando no se estaba preparado para ello.

Por ejemplo para niños de entre uno y dos años, aparecer sobre un escenario con un disfraz, cuyo significado le es completamente ajeno, como actuar vestido de pascuense, a los dos años. Con frecuencia lo que sucede, es que cuando enfrentan al público en el escenario, se pongan a llorar al ver a su mamá. ¿Qué sentido puede tener asustar a un niño de esa manera? ¿Qué los padres vean lo que el niño ha aprendido?

Cuando crecen como a los 4 años, algunos niños disfrutan haciendo representaciones, otros no. Habría que tener consideración por las necesidades y temores de los niños más tímidos.

Otro problema que sucede a menudo, es que estas representaciones son excesivamente largas, los niños se cansan, se enfrían. Los padres también se cansan, en un lógico narcisismo, les interesa ver a sus niños o niñas, y no les parece demasiado atractivo ver largas presentaciones de otros niños. Lo más grave es que como la percepción del niño es diferente a la de un adulto, para ellos el tiempo les parece muchísimo más largo. Se sostiene que 15 minutos en la vida de un niño equivalen a 12 horas en la vida de un adulto.

La idea es que las celebraciones, cuando son pequeños, sean más familiares, por cursos y más breves, sin presionar a aquellos niños que tienen ansiedad.

Hemos conocido a niños, que han perdido el control de esfínteres en el escenario por la ansiedad que esta situación les genera.

Las celebraciones realizadas como grandes espectáculos, demandan a los adultos a cargo, muchísima energía y tiempo. Quizás lo más sabio, sería simplificarlos y acortarlos adaptándolos a las necesidades de los niños.

Tenemos que subordinar el comprensible narcisismo de los adultos, a las necesidades infantiles, preguntando: ¿Están realmente disfrutando los niños la puesta en escena?

Esta columna que puede ser muy controversial, sólo tiene como objeto preguntarse, estas celebraciones que hacemos para los niños: ¿se adaptan realmente a sus necesidades?

lunes, 9 de junio de 2008

7 Familias con Graves Problemas Económicos Son Favorecidas con Becas de la Asociación

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Tras semanas de evaluación de los antecedentes económicos y especialmente los familiares, el directorio decidió otorgarle a 7 alumnos las becas que entrega cada semestre la Asociación de Padres.

Principalmente, las familias beneficiadas se encuentran con graves problemas económicos, por lo que la Asociación las ayudará con diferentes porcentajes en la colegiatura mensual.

La directora Tesorera, María de los Ángeles Urzúa, explicó que “las variables que más influyen en la decisión final son las calificaciones del alumno y el compromiso de la familia con el colegio, especialmente en la Pastoral”.

Además, se miden antecedentes como un informe entregado por el profesor jefe, el ingreso familiar, los integrantes del grupo familiar, ingreso per cápita, la vivienda, la situación laboral de los padres y las condiciones sociales.

“Este beneficio es principalmente financiado por la venta de los uniformes deportivos oficiales del colegio”, agregó la directora Tesorera.

Esta ayuda se suma a las que comúnmente la Asociación de Padres entrega a los estudiantes, para la realización de sus actividades. Han sido beneficiados las misiones, los grupos de pertenencia, las giras de estudio, los scout, los deportistas, los laboratorios, etc.

Los 3 tipos de Becas

Beca Alimenticia: cubren el 50% o 100% de acuerdo a la situación de la familia.

Beca de Excelencia de Escolaridad: se conceden 3 becas para alumnos de 5° básico a 4° medio con permanencia de 3 años en el colegio. La familia postula directamente en la oficina de la Asociación de Padres.

Beca Rebaja de Colegiatura: se entregan 3 becas que van del 10% al 30% de rebaja de colegiatura. Para optar a este beneficio las familias deben postular a fin de año, mediante documentos enviados por la Dirección del colegio y cumpliendo los requisitos especificados en éstos.

Directorio se reúne cada dos Semanas

El frío santiaguino no es impedimento para que los directores de la Asociación se reúnan dos lunes al mes, para debatir los diferentes temas que están en pauta.

En este encuentro, donde participa el rector del colegio padre José Agustín Tapia, se entregó oficialmente los antecedentes y los nombres de los beneficiados para este semestre.

viernes, 6 de junio de 2008

"Los Adolescentes de Hoy se Derriten ante el Primer Problema"

Para Pilar Sordo, ésta es una generación gobernada por la lata, "desde que se levantan hasta que se acuestan", generada por los cambios sociales y valóricos al interior de las familias. "Tienen demasiadas cosas. El 80% de sus problemas es porque los papás les hemos dado todo. Son una generación "sin hambre" de vida, de sueños y de fuerza de voluntad, factor clave de la felicidad".

Por Pilar Sordo, sicóloga.

Cada vez que alguien dice que tiene un hijo adolescente, incluida yo, recibimos como comentario, casi una sensación de pésame o condolencias y en el mejor de los casos un suspiro cariñoso que nos da ánimo para tan difícil período de la vida.

Sin duda alguna esto forma parte de nuestra costumbre nacional de anticipar tragedias, cada vez que contamos algo que pudiera tenernos felices. Si estamos enamorados, estamos felices sólo porque estamos empezando; si nos vamos a casar, entonces el drama viene después de aquello. Si no tenemos hijos, 'espérate a que nazcan, ahí sabrán lo que es bueno'; si tienes un hijo y dices estar feliz, espérate a tener dos, ahí viene el drama. Podría seguir eternamente anticipando desgracias, pero frente a los adolescentes los augurios siempre son catastróficos y creo que es muy injusto para este hermoso período de la vida.

Incluso el nombre adolescente, a veces siento que no me gusta. Adolescente significa que adolece de algo, algo le falta, pero yo me pregunto ¿a quién no le falta algo? Todos estamos en la vida en proceso de adquirir y de aprender, no sólo los adolescentes.

Cuando me preguntaba los temas que quería tocar en este ensayo, pensé en las características que tienen los adolescentes de estas generaciones a diferencia de nosotros, los adultos, en aquellas épocas en las que tuvimos quince años.

Hay muchas cosas que son similares, pero creo de verdad que tienen tintes y matices diferentes, sin lugar a dudas por cambios sociales y, por qué no decirlo, por cambios valóricos dentro de nuestras familias.

Esta generación a mi juicio es una generación que está gobernada por la 'lata' desde que se levanta hasta que se acuesta, pero es una lata que es más profunda de la que se esperaba que tuviéramos nosotros en nuestra época. Es una 'lata' existencial, es como si a muchos de ellos y de ellas es como si les diera lata vivir. Esto se debería a que nuestros hijos están teniendo demasiadas cosas. Creo de verdad que el 80% de los problemas de nuestros hijos es porque los papás nos hemos esforzado demasiado en darles 'todo lo que necesitan', y siento que ellos 'necesitan' otras cosas. Esto genera que los adolescentes - independiente del nivel socio–económico en que se encuentren- son una generación 'SIN HAMBRE' de vida, de sueños y de conciencia de esfuerzo.

Quiero dejar en claro desde ya que no todos cumplen estas características. Existen miles de adolescentes que tienen sueños grandes, que se esfuerzan por lo que creen y que, como siempre digo, conocen los sábados y los domingos por las mañanas. Estos adolescentes pertenecen a grupos de referencia como pastorales, grupos scout, practican deportes y por sobre todo tienen padres que ejercen con ellos límites claros, configuran un cierto equilibrio entre la ternura y la firmeza con ellos. Y, por sobre todo, son padres que esperan muchas cosas grandes para ellos y los estimulan a ser responsables. Son padres presentes en lo bueno y en lo malo. Es como si fueran padres a la antigua, pero incorporando elementos de modernidad.

Este grupo de adolescentes puede tener las mismas características de los otros, pero han ido educando el factor clave de la felicidad del siglo XXI: la fuerza de voluntad. Todo parece indicar que el educar fuerza de voluntad en estos tiempos es una tontera, entonces los adolescentes se están autorregulando solos en sus comportamientos, no entendiendo los adultos a cargo de ellos que la ausencia de límites genera angustia en ellos todo el tiempo.

Si a esto le agregamos esta falta de hambre por la vida y que además casi todos los cambios psicológicos en los niños se han adelantado casi dos años, entonces se nos configura un 'personaje' aburrido, poco agradecido de lo que posee, que tiene una enorme capacidad para ver lo 'malo' de todo y que se comunica muy poco con los que viven con él y mucho con los de afuera.

Pero seamos honestos, estas características son aplicadas en primera instancia por nosotros los adultos, que por ser una generación que parece que entendió que la felicidad se compraba, andamos con una 'cara de deuda' maravillosa y esto nos lleva a hacer muchas cosas 'urgentes' y pocas que son importantes, en relación sobre todo con las relaciones afectivas. Somos nosotros los que no agradecemos las cosas simples de la vida, porque suponemos que bañarnos con agua caliente, oler el pan tostado y percibir el sol en nuestros rostros es una tontería y por lo tanto los niños no han aprendido a agradecer nada de lo que tienen porque suponen que así debe ser.

Hay que reeducar en la responsabilidad

Ya me han escuchado hablar en muchas partes sobre el peligro de ser papás–amigos de nuestros hijos. En la adolescencia esto adquiere gran relevancia, sobre todo en la educación de los tres pilares que tenemos que constituir en nuestras vidas y en las de ellos sin lugar a dudas. Estos tres pilares son la educación de la responsabilidad, en el sentido de enseñarles a ellos no sólo cuáles son sus derechos sino también cuáles son sus deberes, y que se sientan bien dentro de sus almas al ejecutarlos.

El segundo principio es la reeducación del concepto de libertad, ya que ellos sienten que ser 'libres' significa hacer lo que yo quiero y nadie que hace lo que quiere siempre, crece. El hacer lo que queremos siempre nos hace engreídos, prepotentes y vanidosos y a la vez bastante egoístas en nuestra forma de proceder. La libertad tiene más que ver con el vencerme a mí mismo y con hacer lo que tiene sentido para mi vida.

El tercer punto tiene que ver con el mal de este siglo, que es el convencernos de que tener fuerza de voluntad es algo innecesario, por lo tanto es central el educar a los adolescentes en el esfuerzo, en la conciencia de la espera y en el postergar sus gratificaciones inmediatas en pro de beneficios mayores. Esto ayudará a desarrollar en ellos una mejor tolerancia a la frustración, que harta falta les hace, y sobre todo un temple frente a la vida indispensable. Yo siempre planteo que esta generación es una generación 'merengue' que se derrite al primer problema, porque como los padres hemos decidido que queremos que 'ellos no vivan lo que nos tocó vivir a nosotros', les hemos facilitado mucho las cosas, impidiendo de esta forma que ellos se hagan cargo de sus problemas.

Capítulo aparte merece en esta generación la inclusión de la tecnología, esa que nosotros los adultos empezamos a conocer de a poco y que compramos sin pensar que debemos educarlos a usarla. Así por ejemplo permitimos estúpidamente que los niños se suban a los autos conectados con el MP3, sin pensar que con eso impedimos una grata conversación con ellos, en un lugar que está hecho para poder hablar, como son los autos.

Detalles de este tipo dentro y fuera de la casa nos han permitido incomunicarnos cada vez más y ellos hoy pasan más 'enchufados' a aparatos que conectados con los afectos. Si hasta es increíble que piensen que si tienen cuarenta contactos en MSN tienen cuarenta amigos. Quizás debemos enseñarles lo que es la verdadera amistad con orgullo, de esas que nosotros tenemos desde el colegio.

Otro aspecto de la adolescencia importante es la búsqueda de la espiritualidad, y creo que un adolescente que se permite sentir a Dios tiene mejores posibilidades de pasar esta etapa de mejor manera. Me llama la atención el hecho de que a los chilenos nos cuesta tanto decir que nos queremos, porque se cree que el que está contento, no necesita decirlo. Me he topado con muchos adolescentes que no se atreven a decir que se llevan bien con sus papás, que lo pasan bien con ellos; así como también matrimonios que no cuentan que son felices, entonces ellos tampoco están entrenados a decir lo bueno de la vida.

Por último quiero dedicar un espacio a que si estos factores se suman a una sociedad sobre–erotizada, que estimula una visión del sexo no unida a los afectos y mucho menos a la espiritualidad, ellos como adolescentes están asesinando el erotismo. Veo con preocupación cómo hay un grupo no menor de adultos jóvenes que son 'viejos de alma' por haber experimentado todo muy rápido en la vida, sin tener adultos que les hayan enseñado a esperar los momentos que la misma vida regala para vivirlo todo.

Esto se suma a la conducta de alcohol y drogas que muchos de nuestros adolescentes viven todos los fines de semana. La razón de estas conductas, y de que ellos no puedan tener 'carrete sin que haya copete', tiene más que ver con esta sociedad que les enseña que todas las soluciones a sus conductas están afuera y no dentro de ellos. Muchos de ellos tienen estas conductas porque no les gusta cómo son y sienten que solucionan ese problema con lo primero que se les ofrece desde el exterior.

Este tema tiene una dimensión más profunda que no puedo dejar de mencionar y que tiene que ver con la sensación que ellos tienen frente a nosotros como adultos. Ellos sienten que nosotros no esperamos cosas grandes para ellos. Es que los adultos hemos dejado de soñar y también dejamos de soñar cosas grandes para ellos. Nos estamos conformando con el 'mal menor', en vez de buscar 'el bien mayor'. Es como ellos dicen 'el máximo sueño de mi papá o de mi mamá para mí es que no la embarre'. Suena atroz, ¿verdad?, pero cuánta razón tienen. Parece que nosotros decimos muy seguido que esta generación cambió, que los tiempos son otros, que ellos están así y eso lejos de ser una cuota de extremo realismo es una fuente de educación en la resignación y en las metas pequeñas y no en los grandes ideales.

Tenemos los adolescentes que nos merecemos tener, no cabe ninguna duda, pero de todo corazón para que ellos puedan desarrollarse del alma, necesitan adultos más claros en lo importante y en lo accesorio de la vida. Más definidos en los conceptos de autoridad y, por supuesto, más presentes en las cosas del alma.

Ser adolescente es una etapa más de nuestra existencia y, como cada una de ellas, tiene desafíos y promesas maravillosas. Creo que debemos quitarle el dramatismo que le vemos, porque en honor a la verdad lo dramático no está en ellos, sino en el mundo que los adultos no les hemos sabido regular y entregar de buena forma.

De esto dependerá que puedan ser alegres, positivos, y formadores de sueños como muchos que conozco y que me gustaría ver más en este 'especial país'.

martes, 3 de junio de 2008

Cuidado con las Amenazas

Por Neva Milicic, sicóloga.

Todos tenemos una especie de programa interno en que cuando alguien se comporta de manera que nos parece poco aceptable, tendemos a enviar una advertencia, que toma la forma de una amenaza para buscar cumplir los objetivos.

Sin duda, muchas amenazas constituyen un abuso de poder. Si se hacen en el contexto de manipular la conducta del otro son percibidas por los niños muchas veces con una clara connotación agresiva, que habitualmente se refleja en plano verbal y no verbal.

Es un tipo de relación más bien mercantilista. Si usted no paga el dividendo de su casa, ella le será sacada a remate. Esto que es aceptable en una lógica comercial, muchas veces implacable, parece peligroso al ser usado en el contexto educativo. Además, las amenazas suelen ser bastante poco efectivas.

Un niño sabe que si tiene notas insuficientes, deberá repetir el curso. Que el profesor o profesora le recuerden frecuentemente en forma amenazante, opera como una especie de profecía autocumplida y muchas veces es sentida por los alumnos o las alumnas como un deseo de venganza, y perciben en el fondo que sería lo que el adulto está deseando que suceda. Obviamente quien percibe esto se sentirá disminuido, y se le alterarán los vínculos con la persona que amenaza.

Los contextos amenazantes son muy desestabilizadores y producen gran ansiedad, lo que no es trivial con la epidemia de ataques de pánico en niños y adolescentes que nos toca observar. El uso y abuso de la amenaza en los niños pequeños y también en los niños mayores deteriora la relación. El que amenaza es sin duda una persona más bien temida, que una persona amada. Es una persona que usa su poder para castigar y no para enseñar. No está intentando convencer o persuadir, sino que está logrando que el niño o la niña actúen por amedrentamiento más que por convencimiento.

De algún modo, las amenazas colocan al niño en una situación de abierta inferioridad moral, “eres tan malo”, que me veo obligado a amenazarte para que hagas lo que yo digo, porque tú no eres capaz de aprender de otra manera, ni sabes discernir entre el bien y el mal.

Una cosa es que los niños aprendan con las consecuencias de sus actos, por ejemplo, si pelean con la televisión y no se ponen de acuerdo en lo que van a ver, no hay más tele por hoy. Una cosa muy diferente es realizar amenazas inespecíficas cargadas de incertidumbre, como decir por ejemplo, “si sigues portándote mal, vas a ver lo que te va a pasar” o “vas a ver cuando llegue tu papá”.

Una cosa es dar una sanción y conversar con el niño para ver cómo se puede evitar que repita una acción negativa en el futuro, y otra cosa muy distinta es amenazarlo con situaciones que producen ansiedad difusa.

Obviamente cuando los padres usan este tipo de estrategia no lo hacen con la intención de dañar al niño ni para alterar el vínculo entre ambos, sino porque habitualmente se encuentran sobrepasados. Si con mucha frecuencia siente que se sobrepasa, pida ayuda y cálmese antes de actuar.

Deje que el niño reflexione en lo que no estuvo bien hecho sin crearle demasiadas culpas; es mejor ayudarlo a pensar “qué podemos hacer para que en el futuro las cosas caminen mejor”. Recalcar lo positivo es siempre un mejor camino que machacar en forma majadera lo que está mal, amenazando con castigos y sanciones, que (por suerte) raramente se cumplen, pero que le restan autoridad.

Recuerde que una gota de miel tiene más efecto que un tonel de miel. En las amenazas resulta difícil para el niño amenazado percibir el amor de sus padres. Y el amor de sus padres es esencial para su crecimiento espiritual y emocional.

domingo, 1 de junio de 2008

Consulta Blog: 77% de los Papás Quieren Saber Sobre el Perfeccionamiento Docente

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Un 77% de los papás desean saber sobre qué está haciendo el colegio con respecto al Perfeccionamiento Docente, así lo reveló la pregunta del mes de mayo publicada en SOMOS PAPÁS COMPROMETIDOS blog.

Como segunda opción y con un 61% comparten el interés por conocer la Gestión Académica y el Nivel de Inglés de los alumnos. Más abajo quedaron los Resultados del SIMCE con un 47%.

Con un 31% estuvieron los Resultados de la PSU y qué Profesionales Apoyan la Enseñanza de los Estudiantes.

En la consulta participaron 44 papás que podían seleccionar varias de las alternativas propuestas.