Destacamos

Elecciones 2017: Candidatos

Estimados mamás, papás y apoderados, conforme lo acostumbrado, en las próximas reuniones de apoderados a realizarse desde fines de octu...

jueves, 29 de abril de 2010

Bullying Escolar: Un Tercio de los Niños de Quinto Básico se siente Víctima del Matonaje

Uno de cada cuatro estudiantes se siente infeliz en el colegio. La sala es el principal lugar de agresión en la Enseñanza Media y en los establecimientos privados se sufre más bullying que en los municipales. Son conclusiones de un estudio encargado por el Mineduc sobre la agresión entre compañeros.

Por Marisol Olivares, El Mercurio.

No era la primera vez que María Paz Carvajal iba al Colegio Crisol a conversar sobre la situación que estaba viviendo su hijo Vicente, de 7 años, alumno de 2° básico.

Ese día, ella se había reunido con la jefa de UTP. Intentaba impedir que el hostigamiento que estaba sufriendo el niño por parte de sus compañeros llegara a ser irreversible.

Pero fue demasiado tarde: al salir del encuentro vio al niño con los brazos ensangrentados después de caer por una mampara de vidrio al huir de sus compañeros.

La madre del menor que esta semana causó conmoción por sufrir bullying terminó con su hijo hospitalizado en el Sótero del Río.

Hubo que realizarle una cirugía plástica en los brazos y le espera una rehabilitación de un mes para volver a mover las manos.

Vicente le rogó a su mamá que "nunca más quería ir a ningún colegio".

Hasta ahora no había investigaciones en Chile que hayan estudiado acuciosamente la agresión escolar.

De ahí la relevancia del estudio "Relación entre intimidación y el clima en la sala de clases y su influencia sobre el rendimiento de los estudiantes", del Ministerio de Educación, desarrollado por la académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Diego Portales, María Isabel Toledo, junto a los especialistas Abraham Magendzo y Virna Vaneza.

La investigadora tomó como muestra 31 colegios de la Región Metropolitana, y encuestó a fines de 2009 a 841 alumnos de 5° básico y 749 de 3° medio.

Eran estudiantes de dependencias municipales, particular subvencionadas y particular pagadas. Además, midió la diferencia entre hombres y mujeres al agredir a sus pares.

Esta es la radiografía del bullying.

Niños Atacan en Grupo

Desgraciadamente, el caso de Vicente no es un hecho aislado. La intimidación escolar existe en todos los colegios, y entre hombres y mujeres. Es una de las conclusiones del estudio del Mineduc.

Lo cierto es que siempre ha existido un niño que suele ejercer temor en los compañeros. O un respeto excesivo.

Pero si antes era habitual la figura del matón del curso, quien agredía al grupo de compañeros, se dio vuelta la tortilla: ahora los victimarios atacan en grupo y la víctima suele estar sola y tener determinadas características.

"El agredido tiene una mezcla de lo individual y lo social que no le permite defenderse. Porque si a él le pegan y da una patada de vuelta, produce conflicto y el bullying se acaba", explica Toledo.

Eso no significa, sin embargo, que haya casos en que se ejerza intimidación uno a uno.

De acuerdo con la experta, no son sólo alumnos los que influyen en la violencia dentro del aula.

Hay profesores que facilitan el bullying: el autoritario, el que tiende a llamarle la atención a un alumno en especial, el que ridiculiza... Ese profesor, quizás inconscientemente, dicta la pauta respecto de a quién hay que molestar.

O al contrario: también incentiva el bullying el profesor que no pone ninguna norma y deja que todo pase en la sala de clases.

Un caso así fue el que describió María Paz Carvajal: cuando Vicente le dijo a su profesora de inglés que era golpeado, ella le dio hojas para que pintara.

Víctimas en 5° básico: Uno de cada Tres

En Chile, uno de cada tres niños de quinto básico es intimidado (30%), el triple que en Suecia y el doble de Canadá.

Pero el escenario es todavía peor. A esta edad la intimidación está recién comenzando, explica Toledo, por lo que se espera que en el peak -en 7° u 8° básico- las cifras lleguen hasta el 50% de intimidación.

El tipo de intimidación varía con el tiempo: en quinto básico predomina la agresión física; en 3° Medio, la verbal.

La académica explica que hay algunos factores que hacen que en Chile haya más intimidación entre escolares que en el resto del mundo: "Los chilenos tienen ese humor en que se tiende a molestar a una persona todo el tiempo. Además, la violencia intrafamiliar facilita el bullying , ya sea en calidad de agredido, perpetuando el modelo, o de agresor, imitando el comportamiento de los padres", señala.

La Sala de Clases, Lugar de Intimidación

Todos los estudios internacionales señalan que en la sala de clases se produce la mayor cantidad de agresiones.

En los alumnos de básica, el primer lugar de intimidación es el patio del colegio (26%), seguido por la sala (24%). En enseñanza media, en cambio, el aula es el principal lugar.

A medida que van creciendo, los encuestados señalaron sentirse menos seguros en su sala y menos felices con su curso.

El 32% de los intimidados es víctima de un compañero de su propio curso, y sólo el 12% de un alumno de un curso superior.

Colegios Particulares, los Más Intimidados

Contra todo pronóstico, no son los colegios municipales donde sus estudiantes identifican mayor intimidación.

Al contrario, son los colegios privados los que presentan más casos de bullying.

En quinto básico, el 45,6% de los niños de colegio particular ha sufrido agresión verbal, contra el 42,8% de los municipalizados.

Lo mismo sucede con la agresión física, en que la comparación es del 31% en privados contra el 28,5% en estatales.

Según Toledo, no puede establecerse una razón de por qué a mayor nivel de ingresos, mayor agresión.

"Pero se tiende a pensar que en los sectores más bajos se puede identificar menos la violencia entre pares. O que, al contrario, que en un colegio particular, al ser tan exitista, haya mucha competencia y que esto provoque la agresión entre los compañeros".

En 3° Medio la situación varía, y aunque sigue habiendo más intimidación en los colegios particulares -incluso hay más bullying verbal en ellos- hay más violencia física en los municipalizados.

El Bullying afecta el Rendimiento

Toledo quiso estudiar qué efecto tenía sobre el clima escolar y el rendimiento académico que un niño sufriera intimidación en la sala de clases.

Y descubrió que en la educación básica la intimidación perjudica tanto el clima como el rendimiento de los involucrados.

Sin embargo, en 3° medio, luego que los estudiantes ya han pasado varios años con un clima escolar poco proclive, el bullying afecta no sólo a los involucrados, sino al curso completo.

Esto demuestra, señala Toledo, que los efectos de la intimidación son acumulativos.

Tercero Medio: Decae el Bullying

Hacia el fin de la época escolar, en 3° y 4° Medio, la intimidación tiende a disminuir drásticamente hasta el 11,1%.

Es decir, uno de cada 10 niños es intimidado, y no uno de cada tres, como en el ciclo anterior.

Este fenómeno se repite en todos los países, donde el bullying tiende a desaparecer en segundo medio, aunque en Chile el 4,2% de estos estudiantes dicen ser agredidos todos los días.

Es decir, cuando en el resto del mundo la intimidación tiende a desaparecer, en Chile recién está alcanzando a los países desarrollados.

El bullying persiste y no es un caso aislado, como suelen decir los directores de colegios.

"En los colegios se tiende a negar la intimidación porque la mayoría de los colegios son pagados, y si se muestra el problema tiende a decaer la matrícula. Además, identificar un problema siempre implica hacerse cargo, y eso es lo más difícil", explica Toledo.

El estudio fue comentado por los profesionales Ana María Arón, Bernardo Araya y Pablo Madriaza.

¿Qué hacer si...?

Si mi hijo es víctima de bullying

1. No partir desesperado a buscar al victimario.

2. Demostrarle al niño intimidado que lo que está pasando no es responsabilidad de él.

3. Dar aviso inmediato al colegio y buscar una estrategia conjunta para abordarlo, "sin dar nombres". Si se identifica al agredido y agresores, lo más probable es que continúe la agresión.

4. Se debe llevar a terapia si presenta baja autoestima, problemas de sueño o enfermedades psicosomáticas.

5. Lo ideal es no cambiarlo de colegio de inmediato, sino conversarlo y "negociarlo" con la psicóloga. Si se hace inmediatamente, el niño se siente tan dentro del rol de agredido, que puede seguir siendo intimidado, y un segundo bullying es lo peor que le podría pasar.

6. Se deben reforzar sus amistades y desarrollar habilidades que hagan que se destaque por algo distinto al resto, como por ejemplo tocar un instrumento o practicar deporte.

Si Mi Hijo es el Agresor del Curso

1. No castigarlo de inmediato. Explicar que lo que está haciendo causa sufrimiento a otra persona.

2. Establecer sanciones en caso de hacerlo a futuro.

3. Enseñarle a resolver conflictos.

4. Identificar por qué buscan llamar la atención molestando a otros. El que agrede no es el más fuerte, sino muchas veces el que requiere más atención.

Fuente: María Isabel Toledo, Facultad de Psicología, UDP.

En Cifras

28% de los escolares dice no sentirse feliz en su sala de clases.

30% de los escolares de 5° básico fueron agredidos el mes pasado.

51% de intimidación es lo que perciben los profesores.

30% de los estudiantes se siente excluido de las actividades que se realizan en clase.

4,2% de los alumnos es agredido varias veces al día.

43% de los escolares dice haberse sentido agredido por otro compañero.

24% del bullying sucede en la sala de clases.

10% más de intimidación sucede entre los estudiantes hombres.

martes, 27 de abril de 2010

Opinión: ¿Qué Creencias Transmitimos?

Por Neva Milicic, psicóloga.

Los padres, quiéranlo o no, transmiten a sus hijos sus creencias acerca de la realidad, acerca de las personas que los rodean y sí mismos.

Las creencias son una convicción personal acerca de algo, que actúan como un juicio bastante definitivo sobre la realidad y que pone una especie de anteojos para mirar el mundo.

Se forman a partir de las experiencias que las personas tienen y se tienden a asumir como un patrón que orienta el actuar.

Pueden ser positivas, como cuando un padre le transmite a su hijo la idea de que siempre se puede mejorar, pero también pueden limitar la visión del niño.

Por ejemplo, el refrán "Juan Segura vivió muchos años" tiene un lado positivo, pero puede ser limitante en la capacidad de emprender y correr riesgos.

Es conveniente revisar los sistemas de creencias que se les están transmitiendo a los hijos, ya que algunos pueden ser obstaculizadores del crecimiento personal, y será conveniente no sólo por los hijos sino por los propios padres deshacerse de ellos.

Una creencia que limita a los niños, los hace sentirse poco felices y les baja la autoestima es la de que es necesario hacerlo todo perfecto.

Los niños educados así no tienen permiso para equivocarse, y muchas veces pueden desarrollar grandes sentimientos de culpa cuando comenten errores.

Cambiar esta creencia por la idea de "Nadie es perfecto" es muy recomendable.

Otra creencia que puede ser muy nociva es que se debe ser aceptado por todos.

Un niño educado bajo este paradigma crecerá aplastado por las expectativas ajenas y no podrá ser realmente quien quiere ser por agradar a los demás.

El costo lleva a una pérdida de identidad porque obliga a ocultar o distorsionar partes de sí mismo.

Las creencias que los padres entregan a los niños acerca de sí mismos, de sus características, de sus cualidades y de sus defectos son de la mayor importancia para la construcción del proyecto personal.

Un niño que hace suyas creencias positivas acerca de sus capacidades, en el futuro tendrá más confianza en sí mismo y pondrá más energía en el logro de sus proyectos personales.

Cuídese de traspasar a sus hijos mensajes negativos y desconfiados, y en la medida de lo posible céntrese en entregarle creencias que lo fortalezcan en sus capacidades de enfrentar con alegría y seguridad los desafíos que le toque enfrentar.

domingo, 25 de abril de 2010

Carta del Cardenal Francisco Javier Errázuriz: "En Oración, Justicia y Caridad"

Por Monseñor Francisco Javier Errázuriz, Cardenal Arzobispo de Santiago.

Queridos hermanos y colaboradores en el Señor,

Con mucho dolor hemos conocido las acusaciones que se han hecho recientemente a sacerdotes y religiosos por abusos sexuales en diferentes países, sobre todo de Europa.

Con gratitud hemos recibido la carta del Santo Padre a la Iglesia de Irlanda, sus muestras de cercanía y solidaridad con las víctimas, su llamado a la responsabilidad pastoral a los obispos para que estos hechos no se repitan, y su invitación a renovar nuestro amor a Cristo y a todas las personas que Él nos confía, sobre todo a los más jóvenes y vulnerables.

En lo que se refiere a nuestra cultura, gracias a Dios la sociedad ha tomado conciencia de la gravedad de estos pecados, que también son delitos ante Dios y ante los hombres, sobre todo de los abusos sexuales cometidos contra personas menores de edad, en especial cuando las víctimas son niños.

Causan un dolor indecible a personas inocentes, y dejan dolorosas secuelas, que algunas veces sólo pueden sanar lentamente y en medio de dificultades.

Estos delitos se cometen, por desgracia, al interior de incontables familias, en muchas instituciones dedicadas a la atención de la infancia y la juventud; lamentablemente se dan también en la Iglesia, fundada por Jesucristo para enaltecer a las personas conforme a su dignidad de familiares de Dios, y nunca para destruirlas.

Gracias a Dios, la sociedad rechaza absolutamente estos hechos y los condena.

Como también en Chile las noticias de abusos nos han golpeado y conmocionado, les escribo para que ustedes conozcan el parecer y el proceder de nuestra Arquidiócesis ante hechos de esta naturaleza.

Es conveniente que ustedes conozcan los antecedentes que les entrego, por la gravedad de los presuntos hechos que son denunciados, por el respeto al cual tienen derecho los acusadores, por la presunción de inocencia de toda persona acusada, mientras no se demuestre lo contrario.

En la Asamblea Plenaria recientemente concluida hemos vuelto a tratar el tema de los procedimientos.

En el mensaje final, en lo que atañe a nuestro país, los obispos nos referimos a este tema con las siguientes palabras:

“Estas noticias (procedentes particularmente de Europa) han puesto en la agenda pública el complejo y delicado tema de los abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes.

Queremos adherir a las claras y firmes orientaciones del Papa Benedicto XVI en esta materia, así como expresarle nuestra adhesión ante las injustas y ciertamente falsas acusaciones que ha recibido de cierta prensa en algunos países.

Los obispos hemos meditado en estos días acerca del modo en que hemos enfrentado, como pastores y como Iglesia, los casos que se han denunciado en nuestro país.

También hemos analizado la forma en que estos delitos nos desafían a valorar más aún la fidelidad de los presbíteros y consagrados a su misión apostólica, los procesos de discernimiento vocacional, de admisión a los seminarios y de acompañamiento espiritual a los sacerdotes.

En esta reunión hemos actualizado nuestra manera de aplicar la normativa canónica que nos obliga a actuar con rigor frente a eventuales denuncias, aplicación que habíamos establecido ya en mayo de 2003.

No hay lugar en el sacerdocio para quienes abusan de menores, y no hay pretexto alguno que pueda justificar este delito.

A las personas directamente afectadas y a las comunidades que en Chile han visto en algún sacerdote motivo de escándalo, les pedimos perdón, y les exhortamos a comunicarnos estos hechos.

Es total nuestro compromiso de velar incesantemente porque estos gravísimos delitos no se repitan.

A los fieles católicos, les pedimos especialmente en este Año Sacerdotal, fervientes oraciones por esa inmensa mayoría de sacerdotes que regalan su vida al Señor y al servicio de los hermanos, para que no se desanimen, sigan creciendo en santidad, y encuentren en sus fieles y pastores una compañía cercana en su identificación con Jesús.”

Contamos, en efecto, en nuestra Iglesia Arquidiocesana de Santiago con un sinnúmero de sacerdotes ejemplares que siguen a Jesucristo con fidelidad, que día a día tratan con Él en la oración personal, en la lectura orante de las Escrituras y en la santa Eucaristía, que regalan su tiempo y su vida con gran generosidad a las comunidades que la diócesis les ha confiado, y a las personas que acuden a ellos.

Sin lugar a dudas, sufren cuando se denuncia a un hermano sacerdote, o cuando se piensa mal de ellos. Les debemos toda nuestra gratitud, admiración y respeto.

Junto con dar publicidad a la conferencia de prensa en la cual el Presidente de nuestra Conferencia Episcopal, Mons. Alejandro Goic, dio a conocer el mensaje conclusivo de la Asamblea, un diario matutino divulgó la siguiente noticia: “Revelaron que se abrió una investigación eclesiástica contra el ex párroco de la Iglesia de El Bosque, Fernando Karadima (80), acusado de abusar de un ex colaborador desde que era menor de edad.”

Esa misma mañana, al término de una celebración litúrgica en la Catedral, fui consultado por los medios de comunicación acerca de esta información.

Respondí que efectivamente está en curso la investigación mencionada. Eso no significa que la persona sea considerada culpable.

Significa, simplemente, que la Iglesia está decidida a investigar todas las denuncias. Al día siguiente la causa fue llevada a la justicia civil.

Don Fernando Karadima es un sacerdote que ha trabajado fecunda y generosamente casi toda su vida en la Parroquia del Sagrado Corazón de El Bosque, cultivando en los feligreses la vida de oración, el amor a la Sma. Virgen y a la Santa Misa, como también la preocupación por los pobres.

A su persona están unidos en gratitud muchos laicos, como asimismo numerosos sacerdotes y religiosas, por haberlos guiado espiritualmente durante largos años.

De él, Dios se ha valido para despertar numerosas vocaciones al sacerdocio, al episcopado y a la vida consagrada.

Una acusación contra su persona tenía que remecer a la Iglesia, no sólo en Santiago.

Las primeras denuncias formales, firmadas por ellos mismos, de tres personas que aseguraban haber sido víctimas del sacerdote, llegaron paulatinamente a partir de mayo de 2005.

Las entregamos, como lo piden las normas de la Conferencia Episcopal, al Promotor de Justicia de ese entonces.

Sobre los presuntos hechos echaba su sombra la prescripción que establece el derecho canónico. Por otra parte, existían innumerables y contundentes testimonios a favor del P. Fernando Karadima.

Después de una primera investigación, y de encauzar las cosas de manera adecuada, dejé en suspenso la causa, esperando nuevos antecedentes, profundizando los ya obtenidos y haciendo nuevas consultas a peritos en materia jurídica canónica.

Dos expertos en derecho canónico me pidieron que abriera un proceso judicial. Casos de esta naturaleza son tan excepcionales, que consideramos necesario consultar a peritos de la Santa Sede en este campo.

El procedimiento en marcha se ha llevado adelante, con rigor y responsabilidad, en consulta con ellos y acorde con la normativa canónica vigente.

Por eso, ante las denuncias presentadas, ahora sin considerar la prescripción de los presuntos hechos, y conforme al procedimiento eclesiástico establecidos por la Conferencia Episcopal de Chile, entregamos las denuncias a un nuevo Promotor de Justicia, nombrado en 2009, para que investigara a fondo los hechos, examinara la veracidad de las denuncias, ofreciera la posibilidad de defenderse al sacerdote acusado, y propusiera, si fuese el caso, la declaración de inocencia o las medidas pertinentes.

Este procedimiento, que aún no ha concluido, ocurre con total reserva, para proteger la libertad de quienes denuncian, defienden y dan testimonios, y preservar el buen nombre de todos ellos. Se encuentra bastante avanzado.

Los hechos mismos y la publicidad que se está dando a esta situación causa profundas heridas a personas que reclaman respeto, caridad y apoyo.

Provocan ciertamente un gran sufrimiento en quienes denuncian, en la persona denunciada y en quienes creen en su inocencia, ya que no pueden compatibilizar los hechos denunciados con quien sólo recuerdan con admiración y gratitud.

Ante consultas periodísticas, he hecho un llamado a tener confianza en el proceso que el Arzobispado de Santiago lleva adelante, con espíritu de justicia y caridad, respecto de las denuncias recibidas.

Esta confianza se basa en la gracia que recibe el Obispo para ser fiel a su vocación de asemejarse al Buen Pastor que acoge a todas las ovejas, especialmente a las que son más débiles, están solas, heridas o enfermas, o han sufrido por causa de otras.

Lo que más deseamos es que todos puedan contar con nosotros, sus obispos; también cuando su conciencia les pida denunciar a alguien por actos deshonestos, que dañan y ofenden, y que opacan el amor de Dios.

Ante todo, invito a las personas afectadas por esta dolorosa situación, a esperar confiadas en su Iglesia el término de esta investigación.

Al mismo tiempo, pido a todos una especial prudencia en las reacciones y en el tratamiento de este tema, por respeto a quienes se ven involucrados.

También los invito a orar por quienes sufren debido a esta triste situación, y por quienes deben llevar adelante y colaborar en la investigación, de manera que se llegue a la verdad en la caridad.

Las pasiones, el desconcierto y la desconfianza son un terreno propicio para que el Príncipe de la desunión, la aversión y la mentira siembre sospechas, juicios temerarios y animadversiones, y obtenga una abundante cosecha.

Mantengamos la serenidad y la paz interior, sabiendo que todas las cosas redundan en bien de los que aman a Dios y son amados por Él (ver Rom 8, 28).

En un clima de oración, implorando la intercesión de la Sma. Virgen, confiemos en la acción del Santo Espíritu que guía, purifica, y da esperanza y santidad a su Iglesia.

Santiago, día de san Jorge, 23 de abril de 2010.

+ Francisco Javier Errázuriz Ossa
Cardenal Arzobispo de Santiago

Actualidad: Cuando Su Hijo es el "Matón de la Clase"

La mayoría de los padres se resiste a creerlo. "Es cosa de niños", dicen tratando de justificar a sus hijos. Ahí radica, según los especialistas, buena parte del problema. Porque para que el matonaje salga de las aulas, no basta que actúen las víctimas y el colegio.

Por Noelia Zunino, Suplemento Tendencias, La Tercera.

"Este niño está sufriendo porque su hijo y otros lo están molestando", les dijo la orientadora. Hacía ya varios meses que la conducta de Juan (11 años) preocupaba a los profesores de sexto básico, en un colegio de Ñuñoa.

Por alguna razón se había ensañado con un compañero de curso. Le arrojaba pelotazos directo al cuerpo cuando el niño menos lo esperaba, lo insultaba hasta dejarlo llorando, lo llamaba "cuico-flaite", lo amenazaba para que no lo delatara.

Pero la cara de incredulidad y disgusto de los padres de Juan iba creciendo a medida que avanzaba el relato de la profesora.

Hasta que la interrumpieron con su respuesta: "Quizás qué problema tenga ese niño en su casa, porque nuestro hijo no es así". Eso fue todo. Se levantaron y se retiraron de la reunión.
Con el tiempo, la conducta del menor mejoró, gracias a una intervención directa de profesionales del colegio.

Porque los padres de Juan se negaron a volver a tocar el tema y los profesores ni siquiera supieron si ellos habían hablado con el niño.

"En los casos de bullying, los padres de los victimarios suelen ponerse a la defensiva. Son muy pocos los que reaccionan adecuadamente", comenta la orientadora del colegio.

Un estudio que realiza el Ministerio de Educación muestra que el 30% de los alumnos de quinto básico es víctima de bullying y que, entre séptimo y octavo básicos, estas situaciones alcanzan las cifras máximas.

Las mismas autoridades dieron a conocer esta semana el número de denuncias que recibe su línea 600: los casos de agresiones aumentaron 77% entre 2008 y 2009.

El fenómeno ya está instalado en las aulas y cada cierto tiempo, vuelve a acaparar la atención pública con casos de violencia inusitada, como el ocurrido hace poco más de una semana en un establecimiento de La Florida, donde un pequeño de siete años fue empujado por otros niños hacia un ventanal. Resultó con heridas de gravedad en ambos brazos.

Los especialistas concuerdan en que los colegios deben adoptar una actitud más enérgica y decidida frente al tema, estar vigilantes y contar con programas de prevención.

Pero también tienen claro que la forma en que actúan los padres de los agresores es fundamental.

"La negación en la que acostumbran caer es un factor relevante para que el bullying siga creciendo. Este ciclo continuará mientras no lo acepten. Tendremos cientos de víctimas más y creo que podemos culpar, con justicia, a los padres de los agresores por no colaborar en frenar esto", dice a La Tercera Michele Elliott, sicóloga inglesa y autora del libro Intimidación, uno de los textos más completos sobre el tema.

COSA DE NIÑOS

Un recorrido por varios colegios de diferentes sectores de Santiago deja en evidencia la situación: en la mayoría reconocieron haber experimentado casos de bullying en el último tiempo, pero también relataron cómo los padres de los agresores se resisten a creerlo y surgen las justificaciones que sólo dificultan solucionar el problema.

Frases como "son cosas de niños", "sí, ya sé que es un poco agresivo, pero un poco", "mi hijo me asegura que no fue tan así" o "¡no es para tanto!", abundan en la boca de estos papás.

Después de algunas reuniones, algunos terminan por aceptarlo, otros se mantienen incrédulos.

Fue el caso de los padres de Andrés. Eran citados cada dos o tres meses por la dirección del colegio, un establecimiento particular en Las Condes.

El niño había comenzado con patadas e insultos hacia otros menores en séptimo básico.

Durante la primera reunión, reconocieron que su hijo era "algo agresivo" y se comprometieron a hablar con él, pero insistieron en que sólo eran "cosas de preadolescentes, que pronto pasarían".

No fue así. Andrés continuó con sus malos tratos hacia algunos de sus compañeros, con sus amenazas de "te espero a la salida", mientras su hoja de vida se llenaba con anotaciones negativas.

Según recuerda el orientador del colegio, después de un tiempo la madre aceptó la situación, pero el padre se resistía, lo que hacía que el niño se sintiera respaldado en su comportamiento.

El episodio más grave se registró a finales de octavo básico. Un día, Andrés engañó a una de sus víctimas habituales para que fuera solo al estacionamiento del colegio.

Ahí, se lanzó sobre él con golpes de patadas y puños. Sus padres fueron citados nuevamente, pero esta vez era para comunicarles que el muchacho sería expulsado.

Recién en ese momento, el padre de Andrés reconoció -aunque a regañadientes- que el niño tenía problemas.

¿QUÉ HE HECHO MAL?

Aceptar que un hijo puede ser el responsable del sufrimiento de otro niño no es fácil para ningún padre.

"El dolor tiende a evitarse siempre", dicen los especialistas, y estos casos no son la excepción.

Lo primero que cualquier padre debe asumir es que su hijo jamás se comportará igual en la casa que en el colegio. Por lo que todo es posible.

"Los niños despliegan diferentes conductas en distintos momentos, porque las conductas son funcionales. Por ejemplo, la agresión en los colegios tiene mucho que ver con el estatus social y con ocupar cierta posición de poder, lo cual en la casa no tiene ningún sentido", dice el sicólogo de la U. Alberto Hurtado, Christian Berger.

De hecho, los victimarios no evidencian cambios conductuales que llamen la atención, como sí ocurre con las víctimas.

Luego, dicen los expertos, es incluso más fácil para los padres asumir que sus hijos son víctimas que victimarios.

"Culturalmente, es mucho más sencillo asumir el rol de víctimas. Es doloroso para un padre que su hijo sea agredido, pero lo acepta con mayor facilidad porque somos un país de victimizados", dice María Isabel Toledo, antropóloga de la U. Diego Portales.

Es decir, siempre es mejor sentir que la culpa es de otro. Y negar la agresividad en un hijo es una forma de sentirse "menos culpables".

Porque, según explica Berger, los padres de los agresores suelen ser estigmatizados. Pero lo segundo que nunca deben olvidar es que, muchas veces, ellos no han hecho las cosas mal.

"Normalmente, se le echa la culpa a la familia, y en algunos casos puede ser muy determinante, pero en la violencia escolar son muchas más las variables involucradas", dice Berger.

Eso sí, una cosa es segura: si los padres de los agresores aceptan colaborar con el colegio, es muy probable que la situación se solucione.

Como en el caso de Paula. Cuando supo que su hija agredió a una compañera, luego del llamado de la otra mamá, actuó de inmediato: la castigó por un mes y la llevó a la casa de la víctima para que se disculpara. Eso fue suficiente.

Si usted tiene la sospecha de que su hijo puede ser el "matón de la clase", estas son algunas recomendaciones: pregúntele a su hijo si usa apodos para referirse a otros compañeros (el tenor de ellos le dará una idea), que le cuente el tipo de juegos que tiene, verifique si llega a la casa con artículos o juguetes que no son suyos y, sobre todo, converse con otros padres del curso.

EL TESTIMONIO DE UNA MADRE

"Es cómodo creer que los agresores siempre son alguien más, niños de familias disfuncionales o con muchas cosas en contra.

La verdad es que muchos niños tienen el potencial para ser el matón, incluso mi querido hijo. Y para un padre, ese puede ser un descubrimiento bastante devastador.

Me tomó por sorpresa. Mi hijo nunca fue muy dado a compartir sus vivencias en el colegio. Así que cuando recibí una llamada telefónica de un padre que me dijo: '¡Esta conducta tiene que parar!', me sentí consternada.

¿Mi hijo? Seguramente era un error. Era un niño brillante, que tenía una familia feliz con sus dos padres y muchos amigos.

¿Cómo podría lidiar con la situación? No podía estar en la escuela cuando ocurrían los incidentes y sin importar cuánto hablara con mi hijo o cuánto razonara con él o incluso le rogara, a él no parecía importarle lo que estaba ocurriendo.

Desde una perspectiva adulta, puedo ver que sus incentivos eran pocos. Si eres víctima, necesitas desesperadamente cambiar las cosas.

Pero si eres el matón, tienes el poder y para un niño de nueve años eso puede sentirse muy bien.

La víctima lloraba todas las mañanas y pedía no ir a la escuela, mientras mi hijo asistía con total alegría.

Nada de lo que intenté parecía funcionar. Pregunté: '¿Al otro niño le gustaría venir a almorzar?', creyendo que ayudaría. No quiso. ¿Quién en su sano juicio lo haría? Todo el episodio duró casi nueve largos meses.

Al final, la paciencia y la comprensión rindieron frutos. Se necesitó de una sociedad tripartita entre la escuela, los otros padres y yo.

En un esfuerzo supremo de autocontrol, mi esposo y yo nunca le gritamos a nuestro hijo ni lo culpamos. Sólo tratamos de hacerle ver el efecto que estaba teniendo su conducta.

Durante todo este período, visitaba el colegio convencida de que los otros padres me odiaban, que pensaban que nuestro hogar ocultaba vergonzosos secretos, que era una madre atroz.

Creo que he aprendido de la experiencia. La lección más importante es admitir y aceptar responsabilidad. Mis hijos son queridos, pero no son perfectos.

Escuché a unos amigos que discutían sobre el difícil momento que pasaba su hijo en el colegio porque lo estaban molestando.

'En realidad', me confió alguien, 'es su hijo el que está haciendo bullying. Pero intenta convencerlos de lo contrario'.

Entiendo su renuencia a creerlo. Pero enfrentémoslo; no son sólo las víctimas las que tienen que hablar sobre el tema.

La única forma de erradicar el bullying es que los culpables y sus padres levanten la mano".

viernes, 23 de abril de 2010

Conmemoración: Niños de Básica Celebran a Papás Carabineros en 83° Aniversario

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Con un llamativo y dedicado acto, los alumnos y alumnas del ciclo menor quisieron celebrar esta mañana el octogésimo tercer aniversario de Carabineros de Chile.

Un grupo de oficiales y funcionarios retirados de la Institución que tienen a sus hijos en el colegio, junto a carabineros de la 19ª Comisaría de Providencia, llegaron desde muy temprano al salón Eduardo Frei Montalva.

Los niñitos y niñitas de los primeros, segundos, terceros y cuartos básicos sorprendieron a los asistentes con coloridas y atractivas presentaciones artísticas.

En representación de las familias institutanas, participaron integrantes del Directorio de la Asociación de Padres.

Pilar Mendoza, María Teresa Pesce, Juan Manuel Mella, Viviana Gutiérrez y el recién nombrado director de Pastoral, Freddy Chávez presenciaron la ceremonia.

video

video

video

video

VER FOTOGRAFÍAS

jueves, 22 de abril de 2010

Asociación de Padres Informa: Freddy Chávez Es el Nuevo Director de Pastoral

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

El Directorio de la Asociación junto al padre rector José Agustín Tapia dieron a conocer esta tarde el nombre del nuevo director de Pastoral.

Se trata del apoderado del 3° básico D y el 5° básico B, Freddy Chávez Moya, quien en 2007 se integró junto a su familia a nuestro Instituto.

Hace 11 años que está casado con Loreto Ríos. Ambos tienen tres hijos: Juan Pablo de 10 años, Joaquín de 9 y Rosario de 3.

Desde que llegó al colegio, que Freddy se ofreció inmediatamente para ser delegado de Pastoral. Puesto que ha ejercido con sobresaliente compromiso y dedicación.

La presidenta de la Asociación de Padres, Pilar Mendoza, fue la encargada de informar el nuevo nombre a los integrantes del Directorio, en la tradicional reunión quincenal.

video

Dos años estuvo en el cargo la apoderada María Eugenia Prieto, quien presentó voluntariamente su renuncia en marzo pasado.

El Directorio agradece infinitamente su incondicional trabajo, realizado durante todo este tiempo.

video

El traspaso oficial del cargo se realizará el próximo viernes 7 de mayo a las 19:30 horas, luego de una Eucaristía con los delegados de Pastoral de Padres.

Aumentan Consultas por Alteraciones de Sueño y Miedos Excesivos de Niños

Según datos del fono gratuito de Integra, un 40% de las llamadas atendidas tras el terremoto tienen relación con el impacto que generó en los menores. Los especialistas llaman a mejorar la comunicación con los hijos.

Por latercera.com.

Los llamados recibidos a la fecha revelan que los niños están presentando los síntomas esperables tras una tragedia de tal magnitud.

En la mayoría de las consultas aparecen síntomas como la manifestación de miedos excesivos (6 de cada 10 llamadas relacionadas al tema).

Otros cambios detectados tienen que ver con alteraciones en el sueño como pesadillas, terrores nocturnos o dificultades para quedarse dormido (3 de cada 10 llamadas) y excesivo apego con los padres (2 de cada 10 llamadas).

“La principal preocupación de Fundación Integra hoy, es apoyar a las familias y ayudar a los niños y niñas a salir adelante. Estamos trabajando al 100% de nuestra capacidad para reconstruir y reparar nuestros jardines y brindando apoyo sicológico a través de nuestro Fononfancia”, destacó el Director Ejecutivo de Integra, Sergio Domínguez.

A través de esta línea gratuita, las familias pueden acceder a la atención profesional de los sicólogos de la Fundación, quienes orientan en torno a temas como la contención y seguridad de los niños.

Entre las recomendaciones para apoyar a hijos e hijas a superar este momento, los especialistas señalan que es muy importante que los adultos acepten estas reacciones como totalmente normales ante una situación anormal como lo fue el sismo y como los son las imágenes relacionadas que cotidianamente vemos en los medios de comunicación.

“Abordar el tema con los hijos es muy importante, conversar acerca de sus sentimientos, preocupaciones y miedos. Escuchar atentamente lo que ellos comunican y permitirles hacer todas las consultas que quieran”, señala Valeska Vera, sicóloga coordinadora de este servicio.

Fonoinfancia atiende consultas de lunes a viernes desde las 9:00 a las 18:00 horas a través del número gratuito 800 200 818.

El servicio tiene cobertura nacional, es confidencial y las consultas son atendidas por sicólogos especializado en temas de infancia y familia.

Evitar sobreexponer a los niños a imágenes del terremoto, procurar que puedan volver a rutinas normales como asistir al jardín lo antes posible, hacerlos sentir cómodos y abrazarlos y acariciarlos constantemente son otros concejos que entregan los profesionales.

“En la mayoría de los casos, los síntomas irán desapareciendo de a poco. Si existen dudas es importante que los papás consulten, por ejemplo a este número gratuito. Y si estas conductas persisten o se agudizan, acudir a un especialista”, recomienda Valeska Vera.

miércoles, 21 de abril de 2010

Campeonato Baby Fútbol: Hasta el 17 de mayo Se Inscriben Equipos de Padres

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

¡¡A organizarse!! porque ya comenzaron los preparativos para el Campeonato de Baby Fútbol Papás 2010, organizado por la dirección de Deportes de la Asociación de Padres.

Esta tarde se realizó en el colegio la primera reunión informativa, donde participaron 13 delegados de deportes de cada curso, a los cuales se les entregó las bases del torneo.

Los equipos están conformados por 5 jugadores, incluido el arquero, no habrá límite de cambios y el juego se divide en dos tiempos de 20 minutos, con 5 minutos de descanso.

video

El director de Deportes de la Asociación, Juan Manuel Mella, comunicó a los asistentes los importantes cambios que presentan este año las bases del Campeonato.

video

Juan Manuel Mella, además, informó que la fecha tope para inscribir a los equipos vencerá impostergablemente el 17 de mayo.

Las listas con el nombre de los jugadores se deberán entregar en la oficina, que la Asociación de Padres mantiene en el colegio.

video

La primera fecha del Campeonato de Baby Fútbol para Padres se realizará el viernes 28 de mayo desde las 19:45 horas en el gimnasio del colegio.

VER FOTOGRAFÍAS

*************************************************************************************

CAMPEONATO “ASOCIACION DE PADRES - LUIS CAMPINO 2010”

BASES DEL CAMPEONATO DE BABY FÚTBOL PARA PADRES DEL INSTITUTO DE HUMANIDADES LUIS CAMPINO

I. DE LA ESTRUCTURA

1.1 Participan en este campeonato todos los Padres de los alumnos de los diferentes cursos del Instituto, los que representarán a su curso o bien formarán en combinación con otro curso que no cuente con la cantidad de jugadores para poder participar en la competencia, un equipo que llevará el nombre de ambos cursos.

Este año no habrá jugador invitado que no sea Padre de alumno del colegio; no se aceptarán parejas, convivientes o pololos de madres del colegio, tampoco hermanos mayores de alumnos. Sólo padres de los Alumnos del colegio.

1.2 El Campeonato se dividirá en tres etapas:

1ra. Etapa de Clasificación
2da. Etapa de Semifinales
3ra. Etapa de Finales.

1.3 La calendarización y fixture del campeonato, se determinará una vez que se establezca la cantidad de equipos participantes, informándose a cada representante de equipo vía correo electrónico y en página de la Asociación de Padres.

1.4 El campeonato se jugará por grupos o todos contra todos dependiendo esto de la cantidad de equipos inscritos, se realizará la subdivisión al azar en sorteo que se realizará en nueva reunión de Delegados. La primera fecha comenzará el día 28 de MAYO del presente, se comunicará a los distintos delegados el horario y calendario de partidos para esta primera fecha.

1.5 La fecha tope para inscribir equipos será el Lunes 17 de MAYO, ya que la reunión para realizar el sorteo de grupos se realizará el miércoles 19 de Mayo. Una vez conformados los grupos participantes determinaremos cuántos equipos pasan a las siguientes rondas de semifinales.

1.6 Los puntos en juego son:

- Partido ganado : 3 (tres) puntos

- Partido empatado : 1 (un) punto

- Partido perdido : 0 (cero) punto

1.7 La No Presentación significará la pérdida de los puntos en juego y la pérdida del encuentro por 3 (Tres) goles. Estos goles sólo servirán para diferencia de goles y no para acumulación para el goleador del equipo. El equipo que no se presente a dos partidos será descalificado del campeonato y los partidos restantes serán asignados los tres puntos correspondientes a los equipos que aún no jugaban con el equipos descalificado.

II. DE LA CLASIFICACION

2.1 La primera instancia para clasificar se considerarán los puntos. De existir igualdad entre dos o más equipos las diferencias de goles. De persistir esta igualdad se considerarán los goles a favor. Si aún persiste el empate habrá un encuentro definitorio.

2.2 De existir empate al término del partido en las etapas de semifinales y finales ,se definirá al ganador a través de la ejecución de 5 (cinco) penales alternados por equipo, siendo el equipo ganador el que ejecute el mayor número de ellos, si aún persiste un empate se definirá penal a penal, considerándose perdedor el equipo que pierda la ejecución del penal.

III. DE LOS PREMIOS

Se premiará a los equipos que obtenga él:

- 1er. lugar : $ 50.000.= Copa única y medallas

- 2do. Lugar : $ 30.000.= Diploma y medallas

- 3er. lugar : $ 20.000.= Diploma y medallas

- 4to. Lugar : Diploma y medallas

- Goleador del campeonato: Diploma y Camiseta

- Fair Play : Galvano

3.1 La Copa en juego tendrá el carácter de Copa única para todos los torneos futuros que organice la asociación de Padres de Familia del Instituto de Humanidades Luis Campino.

3.2 El equipo ganador del torneo mantendrá esta Copa única en su poder durante un mes para efectos de mostrarla en su respectivo curso. Tiempo en que se hará responsable del cuidado de la misma.

3.3 Una vez devuelta la Copa a la Asociación de Padres de Familia del Instituto de Humanidades Luis Campino, la ubicara en un lugar visible haciendo mención del equipo ganador.

3.4 El equipo que obtenga el 1er. Lugar en cada campeonato tendrá un placa recordatoria en la base de esta copa única de torneos.

VI. DEL DESARROLLO

4.1 Por el hecho de ser éste un Campeonato que agrupa a una gran parte de la Comunidad Institutana no debemos olvidar que el RESPETO , CABALLEROSIDAD y LEALTAD deben primar en quienes participamos de este evento como ejemplo deportivo para nuestros hijos, hijas y esposas que asisten a ver los encuentros. Por lo que no se aceptarán Insultos ni acciones antideportivas. Los apoderados que fueron sancionados por conducta antideportiva en el Campeonato del año anterior (2007 , 2008 y 2009) y que este año siguen participando serán evaluados de distinta manera si persisten con estas conductas antideportivas serán sancionadas con la expulsión perpetua del Campeonato. Como ya ocurrió en campeonato de años pasados.

4.2 Quienes resulten expulsados no podrán jugar el siguiente encuentro. Dependiendo de la falta cometida podrá aumentar el castigo, hasta llegar a la expulsión del campeonato. Si la falta requiere que la Comisión de disciplina se reúna, la sanción quedara sujeta a lo que esta resuelva. De acuerdo al último inciso del punto 4.1 las sanciones serán drásticas para los expulsados por reiteradas conductas antideportivas. Las tarjetas Amarillas serán sancionadas con 5 minutos de expulsión del juego volviendo a retornar el jugador a la cancha la segunda tarjeta amarilla amerita la expulsión del jugador de la cancha sin derecho a retorno.

4.3 La hora fijada para cada encuentro es inamovible. Se deben respetar los horarios, los equipos deben estar equipados y en la cancha a la hora fijada para el encuentro. La hora de inicio de los partidos son a las 19:45 hrs. Y a las 20:45 hrs..

4.4 El Árbitro está facultado para adjudicar el encuentro a los equipos que cumplan los horarios establecidos.

4.5 El tiempo máximo de espera para el inicio de un partido será de 15 (Quince) minutos.

4.6 El juego se divide en dos tiempos de 20 minutos cada uno, con un descanso de 5 minutos.

4.7 Los equipos están formados por 5 (cinco) jugadores, incluido el Arquero.

4.8 No habrá límite de cambios.

4.9 Se podrá jugar con un mínimo de hasta 4 (Cuatro) jugadores por lado, incluido el Arquero. Quedando con un mínimo de tres jugadores en caso de lesiones y expulsiones.

4.10 Cada equipo deberá ser representado por un delegado titular o en su efecto por uno suplente, como también deberá inscribir un Director de Turno y uno suplente, para el control de los partidos.

4.11 Los encuentros serán controlados por Mesas de turno compuestas por alumnos del Centro de Alumnos o apoderados de los equipos que estén participando. Se deberá llenar una planilla con toda la información requerida en ella.

4.12 Cada curso es responsable de tener un representante en la Mesa de Turno

4.13 Los jugadores deberán presentar en la Mesa de Turno su Cédula de Identidad para ser registrados en las correspondientes planillas.

4.14 La comisión de Disciplina estará formada por algunos de los 04 Delegados de Deportes de curso participantes. Quienes se reunirán solo si las circunstancias lo amerita. Estos serán elegidos en la primera reunión de Delegados.

4.15 Este campeonato estará regido por las reglas A.N.F.A. de campeonatos de Baby Fútbol nacionales, las que se encuentran a disposición en las oficinas del centro de padres.

4.16 El jugador que se encuentre inscrito en dos equipos distintos y que por coincidencia en un mismo día y misma hora le toque participar por ambos equipos, solo se deberá inscribir en uno a su elección.

4.17 Para efectos del cómputo de los goles marcados por aquel jugador que participe en 2 o más equipos se considerarán individualmente en cada uno de ellos, en ningún caso la sumatoria de todos.

4.18 No se permitirá la participación de Alumnos y personas que no sean apoderados de alumnos del colegio.

4.19 En hoja anexa firman los representantes de cada curso participante, aceptando estas bases.

IMPORTANTE: El objetivo de organizar este campeonato, es con el propósito de recrearse y mantener una sana convivencia entre los apoderados del instituto, respetando las reglas de juego, con un espíritu sano y aprovechando un desarrollo físico – orgánico con la actividad deportiva.

Juan Manuel Mella Pavez
Director de Deportes

martes, 20 de abril de 2010

Opinión: La Pasividad es un Riesgo

Por Neva Milicic, psicóloga

Ciertamente, los niños pasivos dan menos problemas de conducta y son "más fáciles" de educar porque son mas obedientes, pero eso puede traerles problemas personales importantes.

Los papás de Martín estaban muy contentos porque él era un niño tranquilo, que obedecía y hacía todo lo que le pedían.

Por ello quedaron muy extrañados cuando la profesora de tercero básico los llamó para decirles que le preocupaba su pasividad.

Nunca habíamos tenido ninguna queja del colegio, argumentaron los padres, pero sí les llamaba la atención que nunca se opusiera a lo que le pedían.

Los niños y adolescentes pasivos suelen ser tímidos y dejan que sus compañeros sean los que tomen las iniciativas en juegos y programas, no manifestando su opinión.

Detrás de la actitud pasiva de los niños puede existir un temor a fracasar.

Si bien algunas veces detrás de su actitud hay factores de temperamento, padres y educadores deben estar alertas a incentivarlos a una actitud más activa.

Los niños pasivos tienen el riesgo de ser invisibilizados por los adultos a cargo y por sus compañeros.

Es necesario estar atentos a incentivar, sin presionarlos, a que se involucren en las actividades.

Si ve que está sentado(a) mirando el techo, pregúntele ¿qué te gustaría hacer? No se desanime si recibe un "no sé" por respuesta.

Propóngale dos actividades diferentes, por ejemplo: ¿Te parece que vayamos a andar en bicicleta? o ¿prefieres que armemos un rompecabezas? Ello tiene el sentido que el niño decida por alguna actividad y que no se limite sólo a obedecer instrucciones.

Durante la ejecución intente que se involucre: ¿Qué rompecabezas prefieres armar? o ¿Adónde te gustaría ir?

Los niños pasivos, en general, suelen hablar poco, con un tono de voz bajo, y sus opiniones aparecen ante los otros como sin fuerza.

Por ello es importante darse el tiempo para conversar en una relación uno a uno. Otra forma es invitarle a un amigo(a) que lo estimule a jugar y a conversar.

Habitualmente en sus espacios familiares se sienten más seguros.

No caiga en la tentación de calificarlo de pasivo, ya que las etiquetas no ayudan al niño(a); por el contrario, los estigmatizan.

En el caso de Martín, los padres se propusieron ayudarlo a tener una actitud más activa, Martín fue segurizándose y atreviéndose a tomar iniciativas.

domingo, 18 de abril de 2010

Estudios: Largos Viajes y Subdesarrollo Impiden Entregarle Más Horas a la Familia

Mientras los estadounidenses han aumentado considerablemente el tiempo que dedican a sus hijos, los chilenos parecen ir en el sentido contrario.

Por Pamela Elgueda, El Mercurio.

Los padres estadounidenses pasan más tiempo del que ellos creen junto a su familia. Así lo comprobó un estudio realizado por el matrimonio de economistas de Garey Ramey y Valerie A. Ramey, de la U. de California en San Diego.

Ellos analizaron una docena de encuestas hechas entre 1965 y 2007, donde los padres de ese país detallaban el uso de su tiempo.

Para su sorpresa, encontraron que desde 1995 a 2007, el tiempo que dedican a sus familias -sobre todo los con enseñanza universitaria- subió "considerablemente".

Avances probados en la conciliación de trabajo y familia que, sin embargo, Chile parece lejos de conseguir, según los especialistas.

Entre otros motivos, porque nuestro país aún está muy centrado en la producción y en la necesidad de sustentar el consumo, lo que nos aleja de las jornadas de trabajo más cortas que viven los países desarrollados.

¿Cuánto Falta?

El estudio de los Rameys muestra que las madres aumentaron de 12 horas semanales con sus hijos, en 1995, a 21,2, en 2007, en el caso de las madres con educación superior y a 15,9, entre las que presentaron menor instrucción.

Los padres también anotaron logros, según otro análisis hecho por Betsey Stevenson y Dan Sacks, economistas de la Escuela Wharton de la Universidad de Pennsylvania.

En el mismo período, los que tenían enseñanza universitaria subieron de 4,5 a 9,6 horas y los con menos escolaridad aumentaron de 3,7 a 6,8 horas semanales.

¿Qué dicen los números en Chile? Un estudio exploratorio del Uso del Tiempo en el Gran Santiago, realizado por el Instituto Nacional de Estadísticas en 2008, muestra que las madres dedican 17,3 horas semanales al cuidado de otras personas en la casa (dato asimilable a la atención de los hijos) y 27,7 lo emplean en las labores domésticas.

En el caso de los padres, estos dijeron dedicar 10,8 horas semanales al cuidado de otros y 20,9 a las tareas de la casa.

Cifras altas, estas últimas, que vale la pena leer bajo el prisma de los datos entregados por la Encuesta Bicentenario UC de 2008, donde se ve que los hombres sienten que realizan más quehaceres domésticos que los que evidencian sus parejas.

"Estamos muy lejos de la igualación de roles, y aunque es cierto que los hombres comienzan a incorporarse a esas tareas, todavía hay distancia entre lo que se dice y lo que se hace, tal como lo muestra la Encuesta Bicentenario", opina Emilio Torres, sociólogo experto en tendencias y movimientos sociales de la Universidad Central.

Es más, para este académico Chile va en el sentido contrario de Estados Unidos. "Al igual que en el resto de Latinoamérica, el tiempo con la familia va en disminución, porque estamos en una fase de desarrollo laboriosa, asimilable a lo que vivió Estados Unidos en la década de los '50".

Él siente que deben pasar "muchas cosas", antes de que los chilenos comiencen a vivir la evolución que comenzó en 1995 en Estados Unidos.

"Aún nos falta sumar más horas laborales antes de empezar a disminuir la jornada, como en Europa, y también cambios sociales como una mayor liberalización de la sociedad, para llegar a la tendencia neoconservadora que viven ahora los países desarrollados".

Para Gonzalo Tapia, sociólogo y académico de la Universidad Diego Portales, los chilenos están más cerca de ese cambio favorable al tiempo con la familia.

"Los segmentos medios altos y altos están en el paso previo a eso, no tienen prejuicios con hacer labores domésticas y salir a jugar con los niños al parque. También están por disminuir sus horas de trabajo", resume.

Ésta, dice, es una microtendencia. La macro aún no se ve, "entre otras cosas porque aún hay una indefinición respecto de la ciudad que queremos. Mientras no se definan los microcentros, las personas seguirán viajando tres horas diarias para ir del trabajo a la casa y viceversa. Eso no permite pensar en más tiempo para la familia".

¿Qué Quieren los Niños?

Ellen Galinsky, presidenta de Families and Work Institute en Nueva York, centro que se dedica al estudio de la fuerza laboral, afirma que aunque los padres que trabajan suelen sentirse culpables por no pasar más tiempo en casa, los niños a menudo tienen una reacción distinta.

En el estudio "Ask the children" (Pregunten a los niños), publicado en 2000, se les preguntó a más de mil niños sobre su "único deseo" respecto de sus padres.

El resultado: más que pasar mucho tiempo junto, "querían que sus padres estuvieran menos cansados y menos estresados", aseguró la doctora Galinsky.

viernes, 16 de abril de 2010

Clases de Yoga: Ni el Frío Ni la Lluvia Impiden Inicio de Exitoso Taller para Padres


Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Una tarde fría pero no menos concurrida, dio inicio a la primera clase del exitoso curso de yoga para apoderados, que organiza la dirección de Cultura de la Asociación de Padres.

Muy temprano y animadamente comenzaron a llegar los papás al salón Eduardo Frei Montalva de nuestro colegio.

Ropa cómoda, una frazada de polar y unas calcetas gruesas eran los requisitos básicos para participar de esta actividad gratuita.

jueves, 15 de abril de 2010

El Cambio de Colegio Disminuye Hasta en 25% el Rendimiento

Un estudio encontró que basta cambiarse una sola vez para bajar el desempeño escolar durante un año. La razón: los alumnos pierden habilidades grupales, como el preguntar en clases, y la red de contactos. En Chile, 27% de los escolares de cuarto básico se ha trasladado, alguna vez, de establecimiento, de los cuales un 41% se va a uno de peor Simce.

Por E. Simonsen y B. Michell, La Tercera.

Un cambio de casa, la separación de los padres o la disconformidad con el colegio, pueden ser gatillantes para que los apoderados tomen la decisión de cambiar a los niños a otro establecimiento.

Cualquiera sea la causa, el traslado tiene un efecto importante, muchas veces no dimensionado por los padres y que afecta no sólo el ánimo de los niños, sino también su rendimiento académico.

Un estudio de la U. de Chicago, que analizó a más de 1.300 escolares de esa ciudad, encontró que los alumnos que se movieron de colegio experimentaron una baja de hasta un 11% en matemáticas respecto de sus compañeros de origen.

La brecha se observó inmediatamente después del cambio y llegó a 25%, un año después, pero se recuperó en los años siguientes.

Sin embargo, cuando los traslados eran frecuentes, los escolares, después de seis años, tenían un nivel de rendimiento cercano a los alumnos más vulnerables que al de los estudiantes de su nivel socioeconómico.

LA INCERTIDUMBRE

En Chile, la tasa de movilidad escolar llega al 11,5% en enseñanza básica, el doble de países desarrollados, como Bélgica e Inglaterra, donde alcanza al 6%.

En cuarto básico, el 27% de los niños chilenos se ha trasladado, según encontró un estudio del académico del Departamento de Teoría y Políticas Educativas de la UC, Guillermo Zamora, en base a los datos del Simce.

Y la mayoría lo ha hecho a colegios de peor Simce, lo que empeora el problema.

Los estudiantes trasladados no sólo tienen que aprender nuevas rutinas y estilos escolares, también pierden habilidades grupales o de clase (como el preguntar) y el capital social.

Esto es, la red de relaciones entre padres, amigos y demás miembros de la comunidad, la participación en actividades extracurriculares y los contactos con los otros apoderados.

Todos estos factores son determinantes en el rendimiento escolar. Un estudio de la U. de Wester Washington, por ejemplo, encontró que, a mayor cantidad de traslados, más baja es la participación en clases.

"Los cambios de escuela son cambios de escenario totales. Los lazos anteriores se rompen para generar nuevos y las rutinas son diferentes, por lo que los niños deben invertir tiempo en acostumbrarse", dice Lorena Medina, doctora en Sicología del Aprendizaje de la Facultad de Educación de la UC.

De allí que la atención del alumno, que antes se volcaba a aprender, esté puesta en adaptarse al nuevo escenario.

El cuándo se produce el traslado también importa. Un estudio inglés demostró que el efecto es mayor en la secundaria que en primaria.

Esto ya que en la adolescencia la pertenencia a un grupo es crucial para el desarrollo de la identidad y los grupos son más cerrados.

Otras etapas difíciles son el paso de cuarto a quinto básico, que es cuando los menores están consolidando sus relaciones sociales; y de kínder a primero básico, cuando los niños tienen que enfrentar el paso de las rutinas lúdicas a las calificaciones.

Pero el traslado también afecta a los nuevos compañeros.

Según el estudio de la U. de Chicago, las escuelas con altos índices de movilidad tenían, en quinto año, un nivel de énfasis en los contenidos equivalente a uno de cuarto grado, en comparación con los colegios estables.

La razón: los profesores deben invertir tiempo en nivelar a los nuevos alumnos y se afecta la planificación a largo plazo.

CÓMO REDUCIR LOS PROBLEMAS

El tiempo que demore un niño en adaptarse puede ser disminuido por los padres. "Si no, los problemas de rendimiento se pueden convertir en conductuales", explica Verónica Garcés, directora de psicopedagogía de la U. Andrés Bello.

1. Explicar las causas del traslado

Independiente de la edad del niño, los papás tienen que conversar con él sobre las causas del cambio. De lo contrario, se puede generar más incertidumbre en el niño.

2. Los padres deben ser participativos

Ir a todas las reuniones de apoderados, paseos y, ojalá, asumir una responsabilidad en la directiva del curso. Esto favorece la inserción del niño en el colegio.

3. Aceptar las invitaciones

Si al niño lo invitan a la casa de un compañero o a un cumpleaños, hay que llevarlo. Los papás también deben motivar a sus hijos para que inviten amigos.

4. Apoyo académico

Los profesores del colegio debieran brindar especial apoyo a los alumnos nuevos. Su inserción dependerá, en gran medida, del apoyo de los profesores y nuevos compañeros.

martes, 13 de abril de 2010

Opinión: El Poder de Transformación

"Quien acompaña a los hijos en sus etapas de cambio tiene un rol decisivo para que sus nuevas experiencias tengan un poder transformador positivo".

Por: Neva Milicic, Psicóloga.

Los acontecimientos importantes que suceden en la vida de las personas poseen un efecto transformador, pero a veces no se logra reflexionar suficiente de lo que han significado y de cómo han transformado el curso de la vida.

Algunos de estos sucesos están entre los mejores recuerdos, como el nacimiento de los hijos, y otros son experiencias tristes.

En toda vida hay puntos importantes de transformación y de cambio, que de alguna manera varían la perspectiva de la vida y obligan a reinventarse.

Los acontecimientos significativos que ocurren en la vida de un niño y de una persona marcarán su historia personal, pero no será sólo lo que le ocurre, sino cómo lo vive, lo que explicará cómo se desenvolverá en las situaciones críticas y cuál será el efecto que esas experiencias tengan sobre él.

Quizás una parte importante de la forma en que se viven estas experiencias significativas está explicada por los vínculos y las personas que estaban al lado de los protagonistas.

Porque quienes acompañan a los niños en sus eventos vitales no sólo están cercanos, sino que les ayudan a darle una significación a lo ocurrido.

En cada rito de transición es importante que los diferentes miembros de la familia le vayan entregando al otro una significación, es decir, un sentido de lo que sucede.

Cuando comienza una etapa nueva -como, por ejemplo, el paso a la educación superior- y el reconocer el esfuerzo realizado puede ayudarlo a enfrentar con éxito las nuevas exigencias.

Si lo vivido anteriormente no ha sido tan exitoso, el cambio de etapa deberá ser planteado como una experiencia nueva con un alto potencial de transformación.

Quien está acompañando a los niños y adolescentes en sus experiencias vitales y en sus etapas de cambio tiene un rol decisivo en el fortalecimiento de los niños, para que sus nuevas experiencias tengan un poder transformador positivo.

Su hijo(a) no sólo responde a lo que le sucede a él, sino que aprende vicariamente de la forma en que usted va afrontando sus experiencias y crisis vitales.

De su actitud esperanzada o desesperanzada. Enséñeles con su forma de actuar que de cada experiencia, por difícil que sea, hay algo que aprender, y que es posible que ella constituya una oportunidad y una posibilidad de transformación.

domingo, 11 de abril de 2010

Crece en México el Preocupante Fenómeno de los Ninis: Jóvenes que Ni Trabajan Ni Estudian

Son el 30% de la juventud del país, están profundamente desmotivados con la educación y no sienten que trabajar valga la pena. Analistas culpan al gobierno de la poca atención hacia este grupo.

Por Makarena Kröger, El Mercurio.

Partieron como una tímida tendencia, pero desde hace cinco años han ganado fuerza y hoy ya son siete millones.

Son los "ninis", jóvenes mexicanos que "ni estudian ni trabajan" y que equivalen al 30% de la población juvenil.

Ubicados entre los 15 y 24 años, son jóvenes que no tienen expectativas, porque están desmotivados con todas las opciones que se les ofrecen.

No le encuentran sentido a estudiar ni a trabajar, porque no creen que vaya a mejorar su nivel de vida.

"Los 'ninis' responden a una minoría de la clase media o alta, quienes, al amparo de los padres, no ven necesario trabajar", pues sus familias pueden mantenerlos, dice a este diario el sociólogo mexicano Gustavo Garabito Ballesteros.

De acuerdo con analistas, en México existe gran desigualdad y falta de oportunidades de educación, así como una ausencia de garantías laborales, y muchos jóvenes profesionales no encuentran trabajo.

Carlos González tiene 24 años y egresó de Periodismo en 2007, pero todavía no encuentra empleo. "Ya no sabes ni para qué estudiaste", dice.

"No solamente es la falta de empleo o ingresos para estudiar en la universidad, sino que ya no encuentran en la educación una expectativa laboral segura", dice a este diario Eduardo Aguilar, subdirector de Evaluación y Control del Instituto Mexicano de la Juventud.

Así, los jóvenes que no logran ingresar al sistema de educación superior optan por quedarse en sus casas, pues creen que no van a encontrar trabajo, y si lo encuentran, va a ser mal pagado.

"Este es un problema que se gesta en un país con recurrentes crisis económicas, donde la educación perdió su capacidad como mecanismo de ascenso social. Antes un título te aseguraba un trabajo formal", dice el sociólogo mexicano Héctor Berthier.

Más Hombres

Entre los datos que se manejan, llama la atención que este fenómeno es mucho más frecuente entre los varones, que representan el 66% de este grupo.

Además, gran parte de las mujeres que caen en esta categoría son madres solteras, dedicadas a su familia y su casa.

El caso de los hombres es más grave porque son ellos los que caen en el ocio y la inactividad propia de los 'ninis'.

Además, son quienes "normalmente tienen expectativas migratorias, porque al no tener alternativas en su país, las buscan en otros", dice Aguilar Serra.

El crecimiento de este fenómeno ha llevado al gobierno a tomar cartas en el asunto.

El Instituto Mexicano de la Juventud junto con el Ministerio de Desarrollo Social se han enfocado en tres frentes: en primer lugar, el rescate de espacios públicos, inyectando recursos en lugares para el deporte y la cultura.

En segundo lugar, promover el emprendimiento: el Instituto da créditos de entre US$ 2 mil y US$ 4 mil para que los jóvenes empiecen su propio negocio e incluso les prestan asesoría legal.

Por último, imparten cursos para capacitar a los jóvenes de manera que encuentren un buen empleo.

Además, el gobierno del Distrito Federal puso en marcha en febrero un plan para capacitar a 110 mil jóvenes a través de cursos de informática e implementó un bachillerato a distancia.

Aguilar Serra destaca que "no hay que atender el fenómeno sólo con creación de empleos, sino también con la creación de espacios culturales y deportivos, porque cuando no tienes una actividad, pero encuentras los espacios, usas tu tiempo en eso".

Contra la Deserción

Los colegios, en tanto, han centrado los esfuerzos en fomentar el interés, incorporando orientadores que detecten tempranamente "el desinterés en los jóvenes y busquen estrategias para que sigan estudiando", comenta a "El Mercurio" Erika Durán, psicóloga del Ministerio de Educación mexicano.

Sin embargo, para Garabito Ballesteros, a pesar de estos esfuerzos, el Estado ha fallado en fortalecer las instituciones y los mecanismos para el desarrollo integral de la juventud.

"La visión y políticas del Estado hacia la juventud son mediocres y superficiales. Para decirlo de manera llana, la juventud, para el Estado, simplemente no existe", dice el sociólogo.

"Las instituciones a cargo de los jóvenes o están desarticuladas o son inexistentes", añade Berthier, quien destaca que desde hace varios años los jóvenes están fuera de la agenda pública.

Lo cierto es que los "ninis", si bien existían hace ya unos años, han logrado captar el interés de los medios en este último tiempo. Pero el reto sigue siendo captar el de ellos.

De Mal en Peor

Desocupados y desmotivados, estos jóvenes son muchas veces presa fácil de los carteles del narcotráfico.

Dada la falta de oportunidades, el crimen organizado se presenta como una salida fácil y una forma rápida de conseguir dinero.

La falta de sentido que ven en lo tradicional hace que estas alternativas al margen de la ley se conviertan en opciones reales.

También hay otros que se vuelven adictos, ya que para ellos "la droga es una oportunidad de llenar el ocio", comenta Eduardo Aguilar Serra, del Instituto Mexicano de la Juventud.

En general, existe un incremento importante de la participación juvenil en actividades ilícitas, como el comercio sexual, lo que se debe a "la exclusión permanente de los jóvenes, y al clima de impunidad generalizado que se vive en este país", dice el sociólogo Garabito Ballesteros.

En el Mundo

Si bien el crecimiento de los "ninis" ha impactado en los últimos años, éste no es un fenómeno exclusivo de México.

Europa también vio expandirse la tendencia, que ha llegado tan lejos que la RAE planea incorporarlo en su diccionario.

jueves, 8 de abril de 2010

Las Historias de Escolares que Formaron su Empresa Antes de Salir del Colegio

El emprendimiento tiene más beneficios que el mero enriquecimiento personal. Permite a los jóvenes buscar soluciones distintas, aceptar a los otros, tomar riesgos y hacerse responsables. Por ello, varios colegios lo han incorporado como talleres o, incluso, como ramo obligatorio. Tres de esos escolares ya vieron los primeros frutos y formaron exitosos negocios.

Por Daniela Arce, La Tercera.

Una innata facilidad para crear proyectos descubrió que tenía Valerie Milla (18) en diciembre pasado.

Mientras cursaba el cuarto medio en el Liceo Alto del Carmen, en la provincia del Valle del Huasco, fue elegida como la mejor emprendedora de la zona.

Todo gracias al proyecto Generación Aventura, una empresa diseñada por ella para atraer turistas al sector y que contemplaba la realización de trekking y rappel.

Valerie, quien cursaba la especialización de servicio de turismo en su liceo, un establecimiento técnico-profesional, vio una necesidad: en la región no existe ninguna empresa de turismo aventura de ese tipo.

La idea fue presentada a un concurso de Corfo y el gobierno regional, entre otros, que buscaba capacitar a 40 escolares.

Diez alumnos del liceo participaron, para lo cual el establecimiento les ofreció un taller.

Al mes de trabajo, el grupo de la estudiante se disolvió y ella tuvo que terminar el proyecto sola. Finalmente, su idea se llevó sólo halagos y dinero para su financiamiento.

"Todo requiere preparación", explica la joven. Por ello, este año ingresó a Administración de Empresas en la U. de Atacama, para así poder desarrollar el negocio desde el próximo verano.

Además, el colegio decidió incorporar, en forma obligatoria en cuarto año medio, la asignatura de liderazgo.

María José Gómez y su Firma de Productos Decorativos

"Yo quiero estudiar Medicina, pero también quiero seguir haciendo cosas y venderlas, porque me gustó mucho. No importa si estuve dos horas haciendo un trabajo, lo importante es que yo lo hice", dice María José Gómez (16), quien cursa tercero medio en el colegio Aconcagua, de Quilpué.

Junto a otros compañeros, vende productos decorativos, como atrapasueños y pulseras de macramé, con la marca Decoideas.

El colegio posee un ramo obligatorio de emprendimiento, desde primero básico hasta cuarto medio.

María José se dedica a vender los fines de semana, cuando visita amigos o familiares y les hace ver su blog o la tarjeta de presentación que le enseñaron a hacer en el colegio.

Sin embargo, pese a lo esporádico de las ventas, al mes percibe unos ocho mil pesos, que guarda religiosamente con un fin: destinarlos a la compra de útiles o al pago de la locomoción cuando llegue a la universidad.

Un Medio de Comunicación con Personal Contratado y Auspiciadores

Como un verdadero empresario suena Joaquín Castro (17) al teléfono. El escolar explica que, desde este año, su labor al mando de la página web "Deportivo Escolar" tendrá que pasar a segundo plano, porque debe prepararse para la PSU.

La empresa ha crecido desde que se fundó, hace tres años: cubre las actividades deportivas de 90 escuelas, cuenta con tres periodistas -quienes se encargan de administrar el contenido que se publica en el sitio- y tiene alrededor de 100 corresponsales -adolescentes, apoderados y árbitros-.

La empresa comenzó casi como un juego cuando este alumno del colegio San Ignacio El Bosque creó una plataforma web, a través de un blog, para difundir los resultados que obtenían los equipos de fútbol en los torneos interescolares.

Con el tiempo se agregaron otras cuatro disciplinas -rugby, vóleibol, básquetbol y atletismo- y se sumaron auspiciadores.

Aunque en su colegio no se imparten clases de emprendimiento propiamente tal, en el taller de Tecnología y Robótica es donde desarrolló su habilidad.

martes, 6 de abril de 2010

Opinión: Ayudar a Reconstruir

Por Neva Milicic, psicóloga.

Sin duda que los niños participen en la reconstrucción del país, intentando disminuir los daños ocasionados por el terremoto del 27 de febrero, es una oportunidad para desarrollar en ellos valores como el altruismo, la generosidad y la cooperación.

También puede ser un aprendizaje de cómo ser efectivos al momento de ayudar.

Muchas veces existe la tentación frente a los problemas y a las adversidades de dar vuelta la página lo más pronto posible y tratar de olvidar lo sucedido, como si nada hubiera pasado.

Una catástrofe de la envergadura de lo sucedido, no permite una solución tan fácil y sería muy dañino intentarlo siquiera, ya que incentivaría la superficialidad, la disociación y la falta de compromiso.

¿Qué se puede hacer entonces, para que los niños —y por qué no los adultos— puedan recuperarse, ir superando progresivamente las secuelas y salir de esta dolorosa experiencia convertidos en mejores personas?

Hemos oído en forma reiterada que el terremoto mostró lo mejor y lo peor de los chilenos.

Hemos visto a niños pequeños abrir sus alcancías, jóvenes retirar escombros, familias acudir en la ayuda de otros y a muchísimas personas participar codo a codo en la reconstrucción con las personas damnificadas.

Por otra parte, con horror hemos mirado en la televisión a personas que no lo necesitaban saqueando, a otros aprovechándose de la situación subiendo los precios de artículos indispensables para la reconstrucción.

Si bien se sabe que esto ocurre en estas situaciones, cabe preguntarse: ¿En qué lugar queremos que se sitúen nuestros hijos? ¿Del lado de quienes solidarizan, apoyan y participan en la reconstrucción o de aquellos que se aprovechan de la situación?

Una lección importante de esta tragedia es que la formación en valores y el desarrollo de las virtudes es un tema esencial, para las familias y para el Estado.

Reflexionar sobre cómo podemos ayudar y cuál puede ser nuestro aporte, pondrá en la conciencia de los niños que, ante el dolor y el sufrimiento de las personas, no se puede ser un espectador pasivo.

Incentivarlos a la acción será una oportunidad para enseñarles en la medida de sus fuerzas a ser solidarios, a organizarse y a pensar ¿Cómo podré ayudar? La acción en beneficio de otro es un fuerte factor de formación personal.

La ética no es sólo una cuestión de principios, sino que constituye una práctica de vida.

Es necesario revisar nuestras acciones y las de otros, mirando los valores que subyacen a ellos.

Comentar, por ejemplo, las actitudes heroicas de niños y adultos, mostrando las virtudes que ellos representan, ayuda a sembrar valores.

Estas anécdotas actúan como modelos en la formación de la conciencia de los niños, estimulando a imitarlos.

Esta es una gran oportunidad para que los colegios organicen a los niños, y a las niñas y a toda la comunidad educativa en campañas solidarias con metas significativas.

Una comunidad educativa al ayudar cura a los niños de su egocentrismo y los hace proactivos en la solidaridad.

Las secuelas de los sismos y maremotos, estarán presente por mucho tiempo y está muy lejos de ser una crisis terminada.

Dar vuelta la página sin haber encontrado un sentido a los sucedido y sin haber ayudado lo suficiente, facilitará el desarrollo de una actitud pasiva y quizás hasta frívola frente a la adversidad.

Quien ayuda muchas veces —especialmente si es un niño— resulta más beneficiado que el que recibe la ayuda. Reflexionar y pasar de las palabras a la acción hará de nuestros niños y niñas mejores personas.