Ir al contenido principal

A esta altura de nuestra historia no podemos conformarnos con menos

Palabras de nuestro Presidente en la inauguración del Año Escolar 2017

Nos parece increíble que ya hubieran pasado las vacaciones, pero el paso del tiempo es ineludible y aquí nos encontramos nuevamente iniciando el año escolar.


Saludamos este día y con mucho afecto a nuestra Rectora, Señora Eliana Guzmán, a los estimados miembros de la dirección, profesoras, profesores, paradocentes, administrativos, tías y tíos auxiliares, alumnas, alumnos, ex alumnas y ex alumnos.  Con especial afecto saludamos a los cuartos medios de la generación 2017, en el último año de su vida escolar y a las alumnas, alumnos y familias, que se integran por primera vez a nuestra comunidad, de manera muy particular a los pequeñitos de prebásica. También a los nuevos docentes y trabajadores del colegio y a quienes inician este 2017 un nuevo desafío en su carrera profesional dentro del Instituto. Para ustedes nuestro especial deseo de éxito y realización profesional.


Cada inicio de año escolar renueva la invitación a nuevos desafíos, desafíos que solo se logran con entusiasmo y amor: entusiasmo y amor en la tarea de enseñar y en la tarea de aprender, entusiasmo y amor en el estudio, en la responsabilidad, en el compromiso con los demás y entusiasmo y amor en el trabajo para dar forma y sentido a nuestra obra particular y colectiva.

Los actuales tiempos no dejan espacio a la mediocridad. Muy por el contrario, nos señalan que el mejor camino para la realización y alcance de las metas es el estudio y no las alternativas fáciles que aparecen en todos lados.

Hoy más que nunca nuestra impronta debe ser formar buenos estudiantes, buenas personas y ciudadanos comprometidos. “Líderes”… Cristianos, Honestos, Leales, Esforzados, Responsables y Comprometidos con la Vida y el Ser Humano. Ese es el tipo de hombres y mujeres  que necesitamos surjan de nuestro Instituto, para que luego incorporados a la sociedad, ya sea desde la Academia, la Política, el Empresariado, la Iglesia y todo el ámbito de Desarrollo Profesional, sean ellos, imbuidos de estos valores, los que lideren -y Dios permita sea más temprano que tarde- nuestro país y por qué no decirlo, el mundo.

Sentimos el deber como Centro de Padres de alentar a cada uno de los integrantes de nuestra comunidad a redoblar los esfuerzos para mejorar en el estudio, la capacitación, el desarrollo de la inteligencia y por sobre todo la capacidad de discernimiento.                                                                                                                    
Invitamos a las familias, a acompañar y apoyar a sus hijos. A ayudarlos a descubrir en el seno del amor los dones que les fueron regalados y a guiarlos en el aprendizaje de la manera en que esos dones deben ser explotados y luego puestos al servicio de los demás.

Invitamos a los educadores a poner lo mejor de ustedes para trabajar por y con estos niños y jóvenes que el Señor puso en sus manos para su educación y formación. A trabajar con amor y firmeza para lograr en ellos los mejores frutos. A enseñarles a desplegar sus alas para volar en Libertad, una y otra vez, tantas veces como el vuelo se interrumpa.

A los alumnos los invitamos a estudiar, estudiar y aprobar. Ese es el único camino que los llevará a lograr las metas que se propongan. Pero también los invitamos a animarse, a ser participativos, creativos y críticos. A defender sus ideas con fundamentos firmes, que puedan elegir sus mejores opciones para lograr su bienestar y el bien común. 

…A esta altura de nuestra historia no podemos conformarnos con menos…

Que el Buen Dios nos acompañe este nuevo año Escolar y permanezca, como siempre, en medio de nuestra comunidad. 

Álvaro Orrego Valdebenito
Director Presidente
Asociación de Padres de Familia del Instituto de Humanidades Luis Campino
2 de marzo de 2017 | Acto de inauguración del Año Escolar 2017

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos. El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos. El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas. Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron. Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto

Urgente: Se Necesita Dadores de Sangre para Alonso, Hijo del Profesor de Música Oscar Pino

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. Con urgencia se necesita la mayor cantidad de dadores de sangre para el pequeño Alonso Pino Reyes, hijo del profesor de música Oscar Pino y alumno de Kínder de nuestro colegio, quien lucha por vencer un tumor cancerígeno (neuroblastoma) próximo a su riñón izquierdo. Alonso de cinco años acaba de iniciar su tratamiento de quimioterapia lo cual le provoca una baja en sus defensas, especialmente en sus plaquetas, por lo que necesita de transfusiones de sangre en cada sesión. La Asociación de Padres hace un llamado solidario a las familias Institutanas para que se acerquen al Banco de Sangre de la Clínica Indisa.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga. Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas. En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría. Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.