Ir al contenido principal

Pastoral: Reflexión de nuestra Directora Belén Lancellotti sobre el Año Nuevo

Queridos Pastorales: un año nuevo puede ser enfocado de muchos modos. Puede ser "un año más". Puede ser, también, un año "nuevo", una posibilidad abierta, una página por escribir, una ventana abierta al futuro o a lo imprevisto.

Para los cristianos, los años y los días no están en manos de un oscuro azar ni de un implacable destino. Para los cristianos, Jesucristo es el Señor del tiempo. Él ha entrado, por la Encarnación, en el tiempo y el tiempo es, desde entonces, "tiempo del Señor". Así lo leemos en las diversas inscripciones: "Año del Señor". El año que empieza no será una excepción. Pase lo que pase en el discurrir de sus días será un "año del Señor", un año que no escapa, como ninguno de ellos lo hace, al cómputo de Dios.

Más allá de los minutos de nuestra vida, importa la calidad de nuestra vivencia del tiempo. "El tiempo es oro", se oye decir, pero, si hablamos con más propiedad, "el tiempo es gloria". Es decir, si vivimos cara a Dios, que es como hay que vivir, el tiempo es ocasión de crecer en amistad con Él. Nuestros días no son meramente etapas de un calendario, sino momentos de gracia, espacios que hemos de aprovechar para apurarlos cumplidamente, sabiendo que, al final de la jornada, lo que cuenta, lo que vale de verdad, es lo que hayamos hecho de cara a Dios.

Si para nosotros Jesucristo es el Señor del tiempo, nuestra mirada hacia el futuro ha de ser, necesariamente, una mirada de esperanza. La esperanza no consiste en creer, acaso ingenuamente, que todo saldrá bien. La esperanza es la confianza en Dios; es la certeza de que, suceda lo que suceda, estamos en manos de Dios.

Un cristiano jamás ha de contemplar con incertidumbre el futuro. Cada año que pasa es una ocasión nueva, una posibilidad nueva. Si sabemos aprovecharlo, cada año representa un nuevo regalo; una posibilidad abierta por la gracia. ¡Qué el Señor nos conceda vivir con esta certeza, y con esta esperanza, el año que comienza!

Pastoral 2016

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos. El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos. El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas. Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron. Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto

Urgente: Se Necesita Dadores de Sangre para Alonso, Hijo del Profesor de Música Oscar Pino

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. Con urgencia se necesita la mayor cantidad de dadores de sangre para el pequeño Alonso Pino Reyes, hijo del profesor de música Oscar Pino y alumno de Kínder de nuestro colegio, quien lucha por vencer un tumor cancerígeno (neuroblastoma) próximo a su riñón izquierdo. Alonso de cinco años acaba de iniciar su tratamiento de quimioterapia lo cual le provoca una baja en sus defensas, especialmente en sus plaquetas, por lo que necesita de transfusiones de sangre en cada sesión. La Asociación de Padres hace un llamado solidario a las familias Institutanas para que se acerquen al Banco de Sangre de la Clínica Indisa.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga. Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas. En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría. Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.