Ir al contenido principal

Pastoral: Reflexión de nuestra Directora Belén Lancellotti sobre la Inmaculada Concepción

Queridos Pastorales: estamos viviendo la segunda semana de Adviento, y en ella se pone a la Virgen María en el centro de la atención. Mañana celebramos la fiesta de la Inmaculada Concepción y creemos que es una ocasión preciosa para reflexionar en torno a la Madre de Dios.

María, su Inmaculada Concepción y la Navidad. Hago una reflexión muy sencilla y personal. El Señor Jesús, obligado a subirse en una barca por la cantidad de gente que venía a escucharlo, narró la parábola del sembrador. Todos la conocemos. Un puñado de grano cayó a lo largo del camino, otro puñado en terreno pedregoso, otro entre abrojos y el último, en tierra buena y fértil.

Quiero comentarles que desde hace algunos años cada vez que en misa o en mi oración leo esta parábola, pienso en María como esa tierra buena y fértil. Jesús es el grano del cual nacen todos los frutos; la Vid sin la cual ningún sarmiento tiene vida (Jn. 15). Me pregunto: un grano tan perfecto, ¿en qué tierra buena y fértil creció? ¿Podía ser una que conservase pequeñas piedras o una plenamente labrada y preparada por Dios para recibirlo? Nunca me he hecho grandes problemas para adherir mi corazón al misterio de la Inmaculada Concepción.

Dios nos prepara y labra nuestro corazón constantemente para su llegada, ¿no es este el resumen de la historia de Israel y sus patriarcas y sus profetas? ¿no es esta la historia de tu vida y de tu vocación? ¿No lo percibes? Si una madre prepara la habitación de su hijo aún no nacido con un cuidado conmovedor: atenta a cada detalle, limpiando hasta la esquina más escondida, con cuánto mayor cuidado Dios omnipotente, creador de cielo y tierra, prepararía el vientre que daría a luz al Grano de la vida. La Inmaculada Concepción no es otra cosa sino Adviento de Dios. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos. El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos. El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas. Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron. Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto

Urgente: Se Necesita Dadores de Sangre para Alonso, Hijo del Profesor de Música Oscar Pino

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. Con urgencia se necesita la mayor cantidad de dadores de sangre para el pequeño Alonso Pino Reyes, hijo del profesor de música Oscar Pino y alumno de Kínder de nuestro colegio, quien lucha por vencer un tumor cancerígeno (neuroblastoma) próximo a su riñón izquierdo. Alonso de cinco años acaba de iniciar su tratamiento de quimioterapia lo cual le provoca una baja en sus defensas, especialmente en sus plaquetas, por lo que necesita de transfusiones de sangre en cada sesión. La Asociación de Padres hace un llamado solidario a las familias Institutanas para que se acerquen al Banco de Sangre de la Clínica Indisa.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga. Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas. En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría. Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.