Destacamos

Finalizan elecciones de la Asociación de Padres 2018

Este miércoles finalizó el proceso de elecciones de los nuevos miembros de la Asociación de Padres, tras el conteo realizado en la Aula Magn...

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Pastoral: Reflexión de nuestra Directora Belén Lancellotti sobre la Inmaculada Concepción

Queridos Pastorales: estamos viviendo la segunda semana de Adviento, y en ella se pone a la Virgen María en el centro de la atención. Mañana celebramos la fiesta de la Inmaculada Concepción y creemos que es una ocasión preciosa para reflexionar en torno a la Madre de Dios.

María, su Inmaculada Concepción y la Navidad. Hago una reflexión muy sencilla y personal. El Señor Jesús, obligado a subirse en una barca por la cantidad de gente que venía a escucharlo, narró la parábola del sembrador. Todos la conocemos. Un puñado de grano cayó a lo largo del camino, otro puñado en terreno pedregoso, otro entre abrojos y el último, en tierra buena y fértil.

Quiero comentarles que desde hace algunos años cada vez que en misa o en mi oración leo esta parábola, pienso en María como esa tierra buena y fértil. Jesús es el grano del cual nacen todos los frutos; la Vid sin la cual ningún sarmiento tiene vida (Jn. 15). Me pregunto: un grano tan perfecto, ¿en qué tierra buena y fértil creció? ¿Podía ser una que conservase pequeñas piedras o una plenamente labrada y preparada por Dios para recibirlo? Nunca me he hecho grandes problemas para adherir mi corazón al misterio de la Inmaculada Concepción.

Dios nos prepara y labra nuestro corazón constantemente para su llegada, ¿no es este el resumen de la historia de Israel y sus patriarcas y sus profetas? ¿no es esta la historia de tu vida y de tu vocación? ¿No lo percibes? Si una madre prepara la habitación de su hijo aún no nacido con un cuidado conmovedor: atenta a cada detalle, limpiando hasta la esquina más escondida, con cuánto mayor cuidado Dios omnipotente, creador de cielo y tierra, prepararía el vientre que daría a luz al Grano de la vida. La Inmaculada Concepción no es otra cosa sino Adviento de Dios. 

No hay comentarios: