Ir al contenido principal

Pastoral: Reflexión de nuestra Directora Belén Lancellotti sobre el Mes de la Solidaridad

Queridos Pastorales: ya estamos viviendo el Mes de la Solidaridad, el que estará lleno de actividades, pero quisiéramos detenernos en esta palabra tan utilizada, tan difícil de pronunciar, pero es también una realidad difícil de vivir.

La palabra “solidaridad” proviene de la palabra latina solidus, que designaba una moneda de oro sólida, no variable sino bien consolidada. De ahí se derivaron en castellano los términos soldada, consolidar, solidez y más recientemente, solidario y solidaridad.

Así pues, el concepto de solidaridad se refiere a una realidad firme, valiosa, lograda mediante el ensamblaje (soldadura) de seres diversos. Este ensamblaje forma una estructura sólida que, en la vida social, se consigue mediante la vinculación solidaria de cada persona con las demás.

Solidaridad es una preocupación por el otro que se traduce concretamente en un hacerse cargo de él, hacerse responsable del hermano. La solidaridad es más que acciones o gestos solidarios, es una necesidad social construida desde la empatía.

La solidaridad... “no es un sentimiento superficial por los males de tantas personas, cercanas o lejanas. Al contrario, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, para que todos seamos verdaderamente responsables de todos” (Juan Pablo II, Sollicitudo Rei Socialis, nº 38).

Queridos Pastorales, en este mes de la solidaridad, queremos invitar a reflexionar sobre el valor de lo comunitario, y que a través de las obras de misericordia podemos descubrir una forma distinta de vivir, poniendo al centro el amor de Dios revelado, descubriendo el camino permanente de servicio y entrega, ayudándonos a profundizar en la justicia, el amor y la solidaridad, al modo de San Alberto Hurtado quien fue capaz de amar con grandeza y generosidad a Dios y a su patria, dejando una marca profunda de la cual somos testigos y herederos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Es Tan Malo Recompensar?

Por Neva Milicic, sicóloga.

La pregunta acerca de los riesgos y los beneficios de utilizar los premios como mecanismo educativo encierra una duda legítima, que muchos padres que están realmente preocupados por educar bien a sus hijos se han hecho en más de una ocasión.

¿Por qué debiera premiar a un niño por hacer algo que le corresponde hacer?

La respuesta es compleja y depende de las características del niño, pero un premio ocasionalmente no pareciera ser una actitud negativa.

No se trata de dar un gran premio por levantarse en la mañana y todas las mañanas, pero si cuando hace un esfuerzo mayor que lo habitual, reconocerlo a través de un estímulo puede hacer sentir al niño que lo que hace es valorado por sus padres.

Cuando usted prepara el desayuno, no espera un gran reconocimiento, pero sí al menos un gracias, o un comentario amable, como “rico te quedó”, que sea una señal que los demás se han dado cuenta del esfuerzo que ha puesto en prepararlo, sobre todo si se esmeró especialmente y…

Asociación de Padres: Invitamos a las Mamás a una Grata Sorpresa en víspera del Día de la Madre

La Asociación de Padres invita a todas las mamás del Instituto a vivir una grata y entretenida sorpresa este viernes, en víspera a la celebración del Día de la Madre, en el hall de entrada al colegio.  
La actividad se realizará en los horarios de ingreso y salida de los alumnos, es decir, desde las 7:30 horas en la mañana y alrededor de las 14:30 horas por la tarde. 
Las estaremos esperando para poder festejarlas como se merecen.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.