Destacamos

Reinauguración Campo en Batuco | Directorio de la Asociación

Reinauguración Campo Recreativo de la Asociación de Padres de Familia del Instituto de Huma nidades Luis Campino en Batuco | 14 de octub...

jueves, 6 de diciembre de 2012

Actualidad: Con Atrapanieblas los Escolares Nortinos quieren Combatir la Desertificación

Concurso "Un alto en el desierto" creado por el Centro del Desierto de Atacama UC. Ciento veinte niños de la IV Región trabajaron durante seis meses en iniciativas que ayudan a aprovechar la poca agua que hay en sus localidades. Los ganadores fueron los seis únicos alumnos de la escuela de Peña Blanca. 

Por Amalia Torres

En el pueblo de Peña Blanca, comuna de Ovalle, el agua es un tesoro. Las lluvias nunca han sido frecuentes, pero la sequía ha empeorado la situación.

"Para nosotros el agua es un tema importante. Antes, en el pueblo éramos pequeños agricultores, pero con el agua que tenemos ahora apenitas nos está alcanzando, así que nos estamos dedicando a la ganadería", dice Mario Alucema, presidente del Centro de Padres de la única escuela del sector, donde seis niños de entre primero y cuarto básico comparten sala.

Por eso él, junto a otros vecinos, estuvo feliz de ayudar a los alumnos a crear atrapanieblas para participar en "Un alto en el desierto", concurso que busca que los niños desarrollen ideas para combatir el cambio climático y frenar la desertificación, organizado por el Centro del Desierto de Atacama UC y la multinacional GDF SUEZ.

Este año fueron 120 los niños de ocho escuelas de la IV Región quienes participaron de la iniciativa. El próximo año se espera ampliar el número de participantes.

"En los seis meses que estuvimos trabajando, en la escuela sacamos casi cinco litros de agua, pero en otro sector que también pusimos atrapanieblas recolectamos 47 litros. Además, los niños le explicaron al resto de la comunidad cómo de la niebla se puede sacar agua, algo que muchos no entendían", dice la profesora Macarena Marín.

"El agua que recolectábamos se la echamos a las plantitas de la escuela que a veces estaban medias secas", agrega Macarena Alucema, alumna de siete años y una de las encargadas de exponer el proyecto, con el que la escuela ganó el primer lugar.

"El foco de este proyecto es potenciar que las escuelas compitan y muestren sus trabajos, para que vean cómo otros niños también hacen estudios científicos sobre estos temas", explica Nicolás Schneider, director de "Un alto en el desierto".

Calentamiento Global

Con él coincide Pablo Villarino, gerente de asuntos públicos de GDF SUEZ Chile. "Nos pareció interesante educar en temas medioambientales en una región donde avanza la desertificación".

El segundo lugar del concurso lo obtuvo la Escuela Villaseca gracias a un proyecto que consistía en reciclar las botellas plásticas encontradas en la orilla del río y los alrededores de la escuela.

Los desechos eran utilizados para confeccionar maceteros, lámparas y separadores de ambientes.

La localidad de El Llanito, en Punitaqui, con 63 habitantes, se quedó con el tercer lugar. Tras veinte años trabajando en la zona y hoy única profesora de la escuela, Marlén Rodríguez explica: "El sector acá es muy seco. No hay agua para bebida en verano, entonces lo que quisimos ver fue cómo se abastecían de agua las familias de los niños y cuánta gastaban. Y vimos que en promedio usan 170 litros de agua semanal para una familia de entre tres y seis personas. Esto es muy por debajo de lo que se usa en las zonas urbanas".

En El Llanito el camión aljibe de la Municipalidad pasa una vez por semana y sólo por algunas casas.

El resto debe utilizar norias, cada vez más secas, o "cavar pozos en lugares altos y traer el agua con mangueras hasta el pueblo. El problema es que las mangueras se rompen en el camino y esta semana, por ejemplo, nos quedamos sin agua en la escuela", dice Rodríguez.

Otro proyecto fue el que hizo la Escuela Manuel Espinoza, de Ovalle, donde los alumnos tomaron cada día y durante seis meses la temperatura de la zona y la compararon con la de años anteriores.

"Al final vimos que la temperatura había variado en un poco más de un grado en cuatro años, algo asociado al calentamiento global. Y la gracia es que los niños acá habían escuchado hablar del calentamiento, pero en la Antártica, por ejemplo, o en zonas alejadas, pero no en su localidad", dice Marco Barraza, profesor de séptimo básico.

No hay comentarios: