Ir al contenido principal

Opinión: Por qué ir más Lento en un Mundo que pide lo Contrario

"El no darse tiempo para estar tranquila y serenamente con los niños tiene como efecto no contactarse profundamente con lo que piensan".   

Por Neva Milicic, Psícologa

Una gran parte de los errores que los niños, los adolescentes y los adultos cometen, proviene de la aceleración con que se ejecutan las cosas, por no darse el suficiente tiempo para reflexionar y tomar las decisiones apropiadas.

La paternidad no es una excepción. El no darse el tiempo para estar tranquila y serenamente con los niños tiene como efecto no contactarse profundamente con lo que piensan y sienten los niños, pasando por alto situaciones que puedan estar afectando a los hijos.

El libro "Fed up with frency: Slow parenting in a fast moving", que ha sido traducido como "Hijos del frenesí: la crianza lenta en un mundo rápido", de la autora americana Susan Sachs Lipman, reivindica la necesidad de desacelerarse como una forma de educar con sabiduría los niños, de modo que sea posible disfrutar la relación con los hijos.

Las buenas intenciones que puede haber tras las presiones familiares y escolares para que los niños compitan compulsivamente por el éxito, pueden, paradójicamente, terminar siendo dañinas, no sólo para el bienestar socioemocional, sino que también para las relaciones sociales.

Cuando el otro se percibe más como un competidor que como un amigo posible, las relaciones sociales dejan de ser nutritivas para convertirse en una amenaza.

El no dejar tiempo para el ocio creativo -donde se desarrolla la imaginación y la capacidad de reflexión-, bloquea la capacidad de observación, de mirar detalladamente la realidad, y así sacar conclusiones adecuadas, lo que afecta el contacto consigo mismo, que es tan básico para conocerse y lograr una autoevaluación precisa.

Este libro, que se inscribe dentro del movimiento slow (ir despacio), busca recuperar el gusto por vivir tranquilamente, y no olvidar cuáles son las verdaderas prioridades.

La autora, que es experta en temas de familia y educación infantil, reivindica a la familia como la prioridad número uno.

Tiene razón al afirmar que, para conectarse emocionalmente con los niños, hay que darse tiempo para escucharlos, hacerles las preguntas adecuadas y, sobre todo, tener tiempo para jugar, porque en el juego los niños se relajan, bajan los mecanismos de defensa y tiende a facilitarse la comunicación verbal.

En los niños que incorporan en forma no consciente el acelerado y competitivo modelo social y a veces familiar, la rapidez excesiva no sólo los perjudica por el estrés que implica vivir apurados, sino porque la asimilación y retención de la información se hace superficial.

Un niño que se sobreacelera tiene más riesgos de realizar conductas impulsivas que pueden acarrearle consecuencias negativas a él y a otros.

Antonio, un niño de ocho años, me decía a propósito de la lectura del libro "Vamos a ir más lento", que publiqué hace algún tiempo.

"Yo siempre había creído que hacerlo rápido era lo mejor, así le ganaba a los otros y terminaba primero. Mi papá y mi profesora siempre me andan apurando. Mi mamá es la única que me pide que haga las cosas más lento para que me queden bien. Ahora me queda claro que apurarme hace que me equivoque más".

Susan Sachs plantea que los niños actuales tienen la mitad del tiempo libre que hace 30 años, y es el tiempo libre el que les permite descubrir quiénes son y lo que les gusta hacer.

Para no acelerarse tanto, aconseja centrarse más en los procesos que en los resultados.

Recuerde que ir más lento, es más seguro.

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos. El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos. El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas. Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron. Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto

40% de descuento para textos escolares SM

El Directorio de la Asociación de Padres, por segundo año consecutivo, ha gestionado la aplicación de un 40% de descuento en los textos escolares vinculados con la Editorial SM (nivel 1° a 6° básico). La compra de los textos debe ser online a través del sitio de SM, el que actualmente está en proceso de actualización. A diferencia del año pasado, no es necesario retirar un cupón de descuento. Todo es de forma online.     ¿Cómo aplica el descuento para los libros SM? El/la apoderado/a deberá registrarse en la página de SM  www.tiendasm.cl  . Debe señalar el nombre del Instituto e indicar el nombre del estudiante.  VER INSTRUCTIVO   Más informaciones sobre textos, libros y útiles escolares, se encuentra en el comunicado emitido por el Instituto:  http://luiscampino.cl/2020/ 12/29/comunicado-criterios- sobre-textos-escolares-lista- de-utiles-y-aula-virtual-2021/

Diferencias en la Enseñanza de Ayer y de Hoy: "Así No lo Hacemos en el Colegio, Mamá"

Ayudar en las tareas de matemáticas a los hijos puede ser un problema para los padres, porque la terminología cambió. Por Rob Eastaway, The Times. Una niña de 10 años pide que le ayuden a hacer una tarea de matemáticas. ¿Usted podría explicarle algunos conceptos? La mayoría de los adultos ingleses no pasaría esta prueba. Esto, porque los métodos y el lenguaje que se emplean para enseñar matemáticas en la enseñanza básica han cambiado. Y la terminología que se usa hoy para la mayoría de los padres es puro blablá. Este desconocimiento ha producido una barrera comunicacional entre padres e hijos a la que se le ha dado poquísima atención en todo el debate sobre la educación de las matemáticas. Es probable que el nuevo gobierno aborde varios problemas clave en relación con esta asignatura, pero yo sugeriría uno que no se ha tomado en cuenta y que es cada vez más común: las pataletas. Las que se desatan cuando el niño, después de pedir ayuda a un padre, grita: "¡Pero no lo hace