Destacamos

Campo de Batuco continúa cerrado por remodelación

Estimadas familias: la remodelación de nuestro campo en Batuco continúa, razón por la cual debemos mantenerlo cerrado por todavía alguna...

martes, 25 de septiembre de 2012

Opinión: Las Peleas por el Orden

Permita ciertos márgenes de libertad.

Por Neva Milicic, psicóloga

Uno de los grandes conflictos familiares es el orden. Incluso aquellos padres que no habrían logrado conseguir una medalla por su capacidad de ordenar durante su infancia o adolescencia, suelen transformarse en fanáticos del tema.

Es verdad que ser ordenado es una virtud y que no encontrar a tiempo lo que se necesita por el desorden existente, es exasperante y hace perder tiempo.

Esto hace que la gente se desregule y caiga en estados de ofuscación, lo que por cierto no facilita encontrar el objeto perdido en medio del desorden, alterando la paz familiar.

Cuando algo se pierde, hay una marcada tendencia a culpabilizar a los niños o a los otros, que la mayor parte de las veces son inocentes, lo que genera tensión.

Un lugar ordenado provoca una sensación de armonía y belleza, facilitando la productividad. Pero no hay que exagerar, porque a veces esto puede ser muy limitante.

Cuando los niños juegan, es absolutamente normal que desordenen, y por lo tanto prohibirles jugar para mantener la casa ordenada es un absurdo.

En algunas familias, afortunadamente las menos, los espacios parecen construirse para contemplarlos y ordenarlos, más que para vivirlos.

Según Torrance, experto reconocido en el tema de la creatividad, uno de los rasgos característicos de las personalidades creativas es el desorden. Para crear algo nuevo es necesario romper el orden previo.

Cuando uno cambia algo, aunque sea la decoración del living de la casa, introduce desorden mientras introduce el nuevo orden. Es quizás por eso que las personas muy ordenadas son alérgicas al cambio.

Sin embargo, un ambiente caótico tampoco es bueno para el desarrollo infantil y es aconsejable que los niños tengan espacios y tiempos estructurados.

El orden es producto de una organización mental, y lo primero que hay que hacer es aprender a clasificar y a entender el sentido del orden.

Por ejemplo, es conveniente explicarles a los más pequeños que hay que dejar la ropa sucia en el canasto, para que se vea más ordenado, y para acordarse de lavarla.

Permita ciertos márgenes de libertad, especialmente en la adolescencia. Cree tiempos y espacios para ordenar, busque construir las reglas en forma conjunta y supervise que se respeten sin transformarse en una figura persecutoria.

No hay comentarios: