Destacamos

¡A remachar!: Nuevo taller de #volleyball

Fuente imagen: Supercoloring.com ¡Tenemos un nuevo taller deportivo abierto a la comunidad campina! Sí, este segundo semestre ofrecere...

jueves, 13 de septiembre de 2012

Actualidad: Incentivar el Consumo de Agua favorece otros Hábitos Saludables

Nutrición balanceada. Varios estudios muestran que promover la ingesta de líquidos ayuda al buen funcionamiento del organismo y previene problemas como la obesidad o los dolores de cabeza. 

Por Cristián González, El Mercurio.

Hidrata la piel, mejora la concentración, alivia dolores de cabeza, ayuda a reducir de peso... El agua es vital para el organismo y, sin embargo, recién en los últimos años la investigación científica asociada a una buena hidratación está creciendo en importancia.

Una investigación francesa realizada en cuatro ciudades y 266 personas mostró que incentivar el consumo de agua pura no sólo favorece la homeostasis -el equilibrio y buen funcionamiento del organismo-, sino que también propicia la adquisición de otros hábitos saludables, como una dieta más balanceada.

"El agua es fundamental para la vida; nuestro cuerpo está compuesto en más del 60% de agua, que beneficia a todos los sistemas. Por ejemplo, forma parte de la sangre y ayuda a transportar nutrientes y eliminar toxinas", explica la doctora Marjorie Sandoval, nutrióloga del Hospital Clínico U. de Chile.

Si bien parte de lo requerido por el organismo se adquiere de los alimentos, es importante sumar más líquido mediante su consumo diario.

La recomendación habitual es de 1,5 a dos litros de agua al día, aunque la cantidad siempre va a depender del cuerpo de cada persona, su salud, actividad física y las condiciones ambientales.

"Una hidratación saludable es necesaria porque el cuerpo pierde líquidos en forma constante, ya sea por el sudor o la orina, y es necesario reponerlos. En ambientes calurosos o al hacer mucho deporte, se va a necesitar más líquido".

La mejor forma de controlar el consumo es mediante la sed, agrega la especialista. "Pero en adultos mayores esta sensación está disminuida, por lo que deben consumir agua aún sin estar sedientos".

Los beneficios de este consumo son variados: por ejemplo, puede ayudar a prevenir el sobrepeso y la obesidad.

Como se vio en el estudio francés, tomar agua pura -evitando bebidas azucaradas- no aporta calorías y además genera saciedad (en especial si se toma antes de las comidas), evitando comer de más.

En Estados Unidos, una investigación en la que participaron 4.755 personas mostró que los que beben 1,5 litros de agua a diario y, además, tienen una alimentación saludable (que incluye frutas, vegetales y lácteos descremados) poseen un gasto energético 9% mayor que una persona que ingiere menos líquido.

A nivel de la piel, el agua favorece su humectación y flexibilidad, haciéndola lucir más saludable y lozana, según explica la doctora Cecilia Orlandi, dermatóloga de la Clínica Orlandi.

"Esto es necesario sobre todo en ambientes más secos y a mayor edad, porque con los años disminuye la capacidad de retener el agua en la piel", precisa.

El exceso No es Bueno

A nivel cerebral, una persona bien hidratada permite que sus neuronas funcionen adecuadamente.

"En casos extremos, con la deshidratación hay compromiso de conciencia, pero a nivel general la poca ingesta de agua influye en una menor concentración y raciocinio, al igual que a nivel muscular genera calambres o fatiga", comenta el doctor Nelson Barrientos, neurólogo de Integramédica.

Asimismo, tomar líquido ayuda a prevenir dolores de cabeza. De lo contrario, los neurotransmisores que provocan la migraña se concentran y producen un efecto mayor sobre las arterias cerebrales.

"Tomar agua produce una limpieza interna del organismo -precisa Barrientos-, pero una hidratación excesiva y en corto tiempo también puede ser dañina", en especial si se tienen problemas renales.

En 2007, una mujer estadounidense de 28 años murió a causa de una "intoxicación" por agua: en un concurso logró beber más de dos litros en menos de dos horas.

La autopsia reveló que se produjo un desbalance de electrolitos en su cuerpo que causó una hinchazón cerebral y alteró diversas funciones, como la respiración.

Los médicos precisan que no hay límite de consumo para una persona sana, siempre que orine con frecuencia y no retenga líquidos.

No hay comentarios: