Ir al contenido principal

Opinión: Aprender a Preguntar, Parte I

Estimula el pensamiento y la solución de problemas.

Por Neva Milicic, psicóloga.

Los niños hacen preguntas insistentemente, como una manera de conocer, aprender y relacionarse con los demás. Comienzan por el ¿cómo se llama? en su segundo año de vida y continúan con la etapa de los ¿por qué?

Preguntar y preguntarse es esencial para el desarrollo del pensamiento y la creatividad. Además es clave para tener acceso a la información.

Hacerse la pregunta correcta en el momento oportuno puede hacer la diferencia entre una mala o una buena decisión.

Pero algo parece suceder con la crianza infantil, donde la curiosidad que los niños manifiestan al preguntar va decreciendo con el tiempo. Al revés, el medio les exige responder antes que preguntar.

En 1991 se fundó en EE.UU. "The Right Question Institute", institución que incentiva familias y colegios para que estimulen a los niños a formular preguntas. Habitualmente los profesores hacen las preguntas y los niños responden.

En las familias, los padres preguntan y los hijos responden. Cambiar la dinámica para que los niños se sientan libres y estimulados a preguntar favorece el desarrollo cognitivo y emocional.

Preguntar estimula el pensamiento, orienta hacia la búsqueda del conocimiento y la solución de los problemas. Desde el punto de vista emocional, el interés por preguntar aumenta el aprendizaje socioemocional.

Un niño que se pregunta acerca de lo que puede sentir su compañero, está desarrollando la empatía y tomando perspectiva de lo que sucede a su alrededor.

Quien se pregunta por qué un compañero está en un determinado estado de ánimo se adentra en el complejo mundo de la causalidad emocional.

Premiar no sólo las respuesta correctas, sino también las preguntas que los niños son capaces de formular, es un cambio de mirada acerca del cómo aprender.

The Right Question Institute plantea que aprender a preguntar cambia la percepción que las personas tienen de sí mismas.

Las preguntas pueden ser de diversos tipos y clases. Se puede jugar a hacer preguntas abiertas en relación con un tema específico. Por ejemplo, de los viajes espaciales o el budismo.

Para atreverse a preguntar, los niños necesitan sentir que todos sus cuestionamientos son válidos y que serán acogidos, aun cuando el adulto no tenga una respuesta.

 En este caso, es bueno decir "muy interesante tu pregunta, aunque no conozco la respuesta. Si quieres la averiguamos juntos".

Un buen método para desarrollar la habilidad de preguntar, y también un método de estudio, es leer un texto y formular preguntas que terminen en la construcción de una prueba.

Quien sabe interrogar un texto comprende mejor lo que lee, y quien se hace las preguntas precisas sobre la realidad en la que habita, tendrá una mejor conexión con su medio y con los demás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Deportes: Vive un Fin de Semana de Entretención y Recreación en el Instituto

La Asociación de Padres te invita a vivir un fin de semana deportivo y recreativo con entretenidas actividades que hemos organizado en el Instituto.
Hoy viernes 3 de agosto, reanudamos el Campeonato Baby Fútbol Papás en el gimnasio Institutano con el desarrollo de la Sexta Fecha del Torneo.
Vuelven a las canchas los equipos del Pre Kínder B, 4º Básico B, 2° básico A+4° básico A+5° básico A, Kínder B, 2° básico B, 3° básico B, 8° básico A-B y 5° básico B.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.

Buenas Ideas en Familia

Por Revista Hagamos Contacto

Las actividades en familia son indispensables y muy importantes para lograr un acercamiento, unión y comunicación entre sus miembros. Es estos tiempos en donde la convivencia entre padres e hijos se está limitando cada vez más, debemos hacer un pausa.

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer, ya sea al aire libre o en casa, gratis o de bajo costo. Aquí algunas sugerencias:

Deportes: planear actividades físicas donde toda la familia participe, además de ser muy saludable, propicia un acercamiento y comunicación más directo con ellos. Haga una lista de actividades que se pueden hacer bajo techo, por ejemplo, ejercicios de estiramiento y aeróbicos, trotar y andar en bicicleta. Otra forma de hacer ejercicios de manera divertida es por medio del baile y la música.

Jugar: jugar a encontrar el tesoro: se trata de esconder objetos por toda la casa y dar pistas para encontrar los objetos escondidos. Incluso para que sea más emocionante, las pistas pueden estar en algú…