Destacamos

Reinauguración Campo en Batuco | Directorio de la Asociación

Reinauguración Campo Recreativo de la Asociación de Padres de Familia del Instituto de Huma nidades Luis Campino en Batuco | 14 de octub...

martes, 28 de agosto de 2012

Opinión: Aprender Idiomas

Cuando un niño llega a otro país con los rudimentos del idioma, su actitud es más segura; se facilitará el aprendizaje y su inserción social.   

Por Neva Milicic, psicóloga

"Ya sabe entablar una conversación sencilla con sus compañeros de curso", contaba orgullosa una mamá sobre su hija Catalina de cinco años, a los quince días de haberse ido la familia a Italia por el trabajo del marido.

Y agregaba: "Mientras que a mí, que algo sabía de italiano, me cuesta". Es realmente maravillosa la velocidad con que el cerebro de un niño aprende un nuevo idioma al estar inmerso a tiempo global en otra lengua.

En un mundo globalizado, saber otro idioma es una ventaja. En un mundo en que hay familias cuyos padres tienen lenguas nativas diferentes, en que las familias son trasladadas por razones de trabajo a países en que se habla otra lengua, ya no es inusual que los niños a veces se enfrenten a la necesidad de comunicarse en tres idiomas: su lengua nativa, la del país en que van a vivir y el inglés, como idioma que suele ser de alta exigencia en los colegios.

Al bilingüismo se le ha atribuido una serie de ventajas que al parecer también son válidas para el trilingüismo. Se estima que el aprendizaje de otro idioma previene o retarda los procesos de deterioro. Pero no todo son buenas noticias.

En el trilingüismo la estabilidad en el aprendizaje de los idiomas es menor. Por otra parte, es muy importante para el desarrollo de la afectividad y para los vínculos familiares que el idioma nativo tenga preponderancia en la comunicación familiar.

La lengua del país en que van a vivir será básica para el aprendizaje de las otras asignaturas. La neuroplasticidad de sus jóvenes cerebros facilita este proceso de aprendizaje.

Cuando un niño llega a otro país con los rudimentos del idioma, su actitud es más segura, lo que le facilitará el aprendizaje de la lengua y la inserción social con sus nuevos compañeros.

Realizar el proceso de enseñanza en forma de juego y entretenida predispondrá al niño a tener una actitud optimista acerca de sus posibilidades de aprender.

Aprender otro idioma es una ventaja, pero hay que cuidar que este aprendizaje sea un proceso placentero. Que abra las puertas a que el lenguaje sea un proceso de comunicación y no una exigencia.

No hay comentarios: