Ir al contenido principal

Opinión: ¿Será Posible querer al Colegio?

De vuelta a clases.

Por Neva Milicic, psicóloga.

Seguro que es posible querer al colegio. Muchos niños establecen vínculos positivos con el lugar en que se educan y con sus profesores, pero, desafortunadamente, muchas veces sucede lo contrario.

Quizás debería ser un objetivo primordial de padres y profesores lograr que los niños tengan una percepción positiva de su colegio, que en él se sientan acogidos y valorados, ya que después del hogar, es la segunda agencia más importante de socialización.

En algún momento de la infancia, casi todos los niños han fantaseado con algún desastre natural o incendio que acabe con su colegio, para liberarse de una prueba sentida como imposible, o de una clase que les resultaba insoportable, o simplemente para tener tiempo libre, lo que no significa necesariamente que aborrezcan el colegio como un todo.

Esteban Cabezas, en su libro "Julio Cabello, contra la lata tóxica", describe las fantasías del protagonista sobre el colegio, ante una llamada telefónica.

Estas fantasías interpretan lo que muchos niños sienten frente al Colegio, y posiblemente por ello este libro les gusta tanto a los niños, sintiéndose identificados con Julito.

Las fantasías de Julito eran las siguientes:

 "1.- Un ciclón arrasó al colegio. No hay clases.

 2.- Un alud de piedras y lodo cubrió el colegio. No hay clases.

 3.- Un extraño tipo de terremoto, muy localizado, dejó el colegio hecho harina. No hay clases" (página 19). Pero como Julito es buena persona, cuando imagina estas fantasías, se asegura de que no haya nadie en el colegio, para que no le pase nada a sus compañeros y profesores.

Un desafío de padres y profesores es ayudar a los niños a tener una percepción más positiva del colegio, ya que es un lugar donde pasan muchas horas del día, durante al menos doce años, y además hay evidencia de que el aprendizaje es de mejor calidad cuando se da en un clima percibido como positivo.

La asociación del aprendizaje con el agrado estimula a los niños a aprender, en tanto que su asociación con angustia tiende a bloquear la capacidad de atender y concentrarse.

Hacer una alianza entre padres y profesores, orientada a desarrollar experiencias emocionales positivas ligadas al contexto escolar, favorecerá la creación de vínculos que estimularán positivamente a los estudiantes con el colegio, con sus compañeros y con los profesores

Hay niños que perciben el colegio como un espacio en que se sienten acogidos y valorados, en tanto que otros tienen una percepción amenazante de su establecimiento.

Programar experiencias educativas que generen en los alumnos experiencias emocionales positivas, ayudará a que los niños quieran a su colegio y lo vivan en forma positiva.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Deportes: Vive un Fin de Semana de Entretención y Recreación en el Instituto

La Asociación de Padres te invita a vivir un fin de semana deportivo y recreativo con entretenidas actividades que hemos organizado en el Instituto.
Hoy viernes 3 de agosto, reanudamos el Campeonato Baby Fútbol Papás en el gimnasio Institutano con el desarrollo de la Sexta Fecha del Torneo.
Vuelven a las canchas los equipos del Pre Kínder B, 4º Básico B, 2° básico A+4° básico A+5° básico A, Kínder B, 2° básico B, 3° básico B, 8° básico A-B y 5° básico B.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.

Buenas Ideas en Familia

Por Revista Hagamos Contacto

Las actividades en familia son indispensables y muy importantes para lograr un acercamiento, unión y comunicación entre sus miembros. Es estos tiempos en donde la convivencia entre padres e hijos se está limitando cada vez más, debemos hacer un pausa.

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer, ya sea al aire libre o en casa, gratis o de bajo costo. Aquí algunas sugerencias:

Deportes: planear actividades físicas donde toda la familia participe, además de ser muy saludable, propicia un acercamiento y comunicación más directo con ellos. Haga una lista de actividades que se pueden hacer bajo techo, por ejemplo, ejercicios de estiramiento y aeróbicos, trotar y andar en bicicleta. Otra forma de hacer ejercicios de manera divertida es por medio del baile y la música.

Jugar: jugar a encontrar el tesoro: se trata de esconder objetos por toda la casa y dar pistas para encontrar los objetos escondidos. Incluso para que sea más emocionante, las pistas pueden estar en algú…