Ir al contenido principal

Opinión: Criticar tiene sus Riesgos. Parte I

Cuando es inapropiada, amenaza los vínculos emocionales con los hijos.

Por Neva Milicic, psicóloga 

Uno de los efectos más perniciosos de la crítica, especialmente si es agresiva o en un momento o lugar poco propicio, es el generar una enorme distancia entre la persona que critica y el criticado y en ese sentido, amenaza los vínculos emocionales, lo que puede ser peligroso en las relaciones padres-hijos.

Josefina, de 13 años, se queja de las destructivas críticas de su mamá. "Me encuentra todo malo. Lo peor es cuando me critica delante de todos. En ese momento, siento que la odio y me dan más ganas de portarme mal".

Los adultos tienden a sobrevalorar los efectos positivos que, imaginan, tendrán sus críticas sobre el comportamiento de los niños y a subvalorar los efectos negativos que tiene sobre los vínculos afectivos y sobre el autoconcepto del hijo.

A todas las personas, el sentirse criticadas -por justas y verdaderas que las observaciones negativas sean- les produce un profundo malestar, mucha rabia y ganas de alejarse de quien critica.

Muchas veces la sensación que tienen los niños al ser criticados es de sentirse muy desvalorizados; no perciben el afán educativo o constructivo de los mensajes, sino que se sienten intimidados y humillados y con poca disposición a cambiar.

Tener en cuenta el estado emocional del niño cuando se lo critica, buscando que esté más receptivo, hace más probable que pueda procesar un mensaje que es difícil de aceptar porque implica reconocer que se ha cometido un error.

Si un niño está especialmente ofuscado por una mala nota, no sería el momento de utilizar el clásico: "Yo te lo había dicho; si no estudiaste, cómo pretendías que te fuera bien". Es más sabio esperar que el niño recupere la calma conectándose con su estado de ánimo a través de una respuesta empática, como por ejemplo, "tienes mucha rabia, porque no te fue como esperabas". Y preguntarle después: "¿qué crees que podrías hacer?". Lo que el niño descubra que es bueno para mejorar, será más eficiente que una larga filípica sobre lo que debería hacer.

Es muy importante tener claridad en lo que se quiere decir. A veces, los adultos, al criticar, están tan inundados por las emociones que vuelcan sobre los niños mensajes extremadamente negativos, dichos con una intensidad tal que pierden toda moderación.

En algunas ocasiones es prudente postergar la conversación sobre temas difíciles, hasta que ambos -el adulto y el niño- estén calmados.

Los mensajes desde la serenidad son más eficaces, porque son más claros y más adecuados a la capacidad de comprensión de los niños. Así también cuando el niño está tranquilo estará más predispuesto a pensar cómo mejorar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Deportes: Vive un Fin de Semana de Entretención y Recreación en el Instituto

La Asociación de Padres te invita a vivir un fin de semana deportivo y recreativo con entretenidas actividades que hemos organizado en el Instituto.
Hoy viernes 3 de agosto, reanudamos el Campeonato Baby Fútbol Papás en el gimnasio Institutano con el desarrollo de la Sexta Fecha del Torneo.
Vuelven a las canchas los equipos del Pre Kínder B, 4º Básico B, 2° básico A+4° básico A+5° básico A, Kínder B, 2° básico B, 3° básico B, 8° básico A-B y 5° básico B.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.

Buenas Ideas en Familia

Por Revista Hagamos Contacto

Las actividades en familia son indispensables y muy importantes para lograr un acercamiento, unión y comunicación entre sus miembros. Es estos tiempos en donde la convivencia entre padres e hijos se está limitando cada vez más, debemos hacer un pausa.

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer, ya sea al aire libre o en casa, gratis o de bajo costo. Aquí algunas sugerencias:

Deportes: planear actividades físicas donde toda la familia participe, además de ser muy saludable, propicia un acercamiento y comunicación más directo con ellos. Haga una lista de actividades que se pueden hacer bajo techo, por ejemplo, ejercicios de estiramiento y aeróbicos, trotar y andar en bicicleta. Otra forma de hacer ejercicios de manera divertida es por medio del baile y la música.

Jugar: jugar a encontrar el tesoro: se trata de esconder objetos por toda la casa y dar pistas para encontrar los objetos escondidos. Incluso para que sea más emocionante, las pistas pueden estar en algú…