Destacamos

Finalizan elecciones de la Asociación de Padres 2018

Este miércoles finalizó el proceso de elecciones de los nuevos miembros de la Asociación de Padres, tras el conteo realizado en la Aula Magn...

martes, 5 de junio de 2012

Opinión: Cómo Surgen los Traumas Infantiles

Por Neva Milicic, psicóloga

Probablemente, ningún padre ni tampoco ningún profesor quisiera conscientemente traumatizar a los niños.

No obstante, es increíble la cantidad de personas que sufrió en su etapa escolar situaciones que han tenido como resultado efectos traumáticos, afectando su desarrollo emocional o cognitivo.

La infancia es un período en que los niños son especialmente vulnerables a las experiencias emocionales difíciles. Sobre todo si son recurrentes, se graban profundamente en la memoria emocional.

Algunos de estos recuerdos permanecen en la conciencia, en tanto otros quedan bloqueados y por eso mismo afectan el funcionamiento psicológico hasta la vida adulta.

Percibir el impacto que las experiencias negativas tienen sobre los hijos supone padres empáticos y sensibles a las necesidades emocionales.

Cuando los eventos dolorosos pueden ser procesados y encuentran un continente emocional, sus consecuencias son menos dañinas que cuando son reprimidas.

Las experiencias dolorosas muchas veces afectan la imagen personal y las creencias que las personas se hacen de sí mismas.

Una gran cantidad de adultos opera con creencias negativas acerca de sí mismos originadas en la infancia: "Soy malo para...", "Soy incompetente".

Raquel, una universitaria de 25 años, buscando el origen de su bloqueo cuando tenía que dar su examen de grado, llegó en su análisis retrospectivo a una experiencia con su profesora de segundo básico.

Ella le mandó una comunicación a sus padres donde decía que era "la peor del curso en matemáticas y con una nula capacidad de atención".

Esta descripción, que puso a sus padres de pésimo humor comparándola con sus brillantes hermanos, significó que la dejaran castigada sin salir a jugar y sin televisión, hecho que recuerda como muy humillante.

Esta situación, que quizás sus padres y su profesora ni siquiera recuerdan como un evento importante, fue almacenada en forma de un trauma en la mente infantil y afecta hasta hoy la percepción de Raquel sobre sí misma.

Afortunadamente, ella tiene la posibilidad de recibir ayuda terapéutica y superar de alguna manera el daño y los bloqueos que se produjeron cuando era una niña, permitiéndole tener nuevas creencias positivas sobre sí misma.

Si los adultos pudiéramos vivenciar el impacto de nuestros gestos o palabras en los niños, seríamos más cuidadosos en nuestra forma de tratarlos.

Un adulto pesa dos o tres veces más que un niño y casi duplica su estatura; además está en una situación de poder respecto de los niños, quienes son altamente vulnerables y están en una situación de indefensión.

Un tono de voz muy fuerte, un comentario negativo en público, un fracaso en una competencia deportiva, el castigo físico y muchos otros eventos contienen potencialmente la posibilidad de bloquearlos emocionalmente, ya que son vividos como una situación traumática.