Destacamos

Reinauguración Campo en Batuco | Directorio de la Asociación

Reinauguración Campo Recreativo de la Asociación de Padres de Familia del Instituto de Huma nidades Luis Campino en Batuco | 14 de octub...

domingo, 10 de junio de 2012

Actualidad: La Habilidad de Hacer Buenas Preguntas se puede Aprender

En EE.UU., el método se les enseña a los escolares. Preguntar todo lo que se le venga a la cabeza es el primer paso para mejorar el razonamiento y lograr una ciudadanía más activa, dice la codirectora de The Right Question Institute. 

Por Amalia Torres, El Mercurio.

Fue una mala respuesta a una buena pregunta la que dio origen a The Right Question Institute (en español, Instituto de la Pregunta Correcta).

El instituto se creó en 1991, cuando expertos en educación trabajaban con papás en un programa para evitar la deserción escolar.

"Los padres nos decían muy a menudo que no iban a la escuela de sus hijos porque no sabían qué preguntar. Y nosotros cometimos un error al escuchar su inquietud, porque les dimos una lista de las preguntas que pensamos que ellos debían hacer. Como resultado, creamos dependencia, y cada vez que necesitaban preguntas volvían a nosotros", explica a "El Mercurio" Luz Santana, codirectora del instituto que funciona en Cambridge (EE.UU.), pero cuyo método se ha replicado en diversos estados del país.

Este primer error les demostró lo esencial: "Los padres necesitaban desarrollar la habilidad de formular sus propias preguntas para comunicarse, para conseguir la información que necesitaban en todo tipo de situaciones", dice Santana.

Hoy, 21 años después de ese error, The Right Question Institute busca desarrollar las habilidades de pensar y resolver problemas a través de una buena pregunta, y para ello trabajan con escolares de diversos colegios.

"Nuestro enfoque inicial no está en la calidad de las preguntas, sino más bien en hacer todo tipo de preguntas, darse licencia para preguntar. Una vez que los estudiantes se sienten cómodos preguntando, el maestro puede enfocarse en las 'buenas' preguntas".

La idea del instituto es cambiar, por ejemplo, la dinámica en una sala de clases y lograr que sean los alumnos quienes hagan las preguntas. No el profesor.

Y todo, por la importancia de aprender a preguntar. "El poder plantear preguntas es una habilidad muy necesaria en la vida diaria. En muchas profesiones, el tener esta habilidad hace una gran diferencia, porque el preguntar es necesario para comunicarse, obtener información, resolver problemas, etc. Usualmente la persona que no pregunta no es eficaz en su vida diaria ni en su participación ciudadana", dice Santana.

El aprender a plantear preguntas -asegura- es una estrategia que transforma a la gente: "Cambia cómo se ven a sí mismos y cómo pueden ser más efectivos al lidiar con los distintos sistemas sociales".

El primer paso -dice Luz Santana- es no avergonzarse de las preguntas.

Para simplificar la tarea, en The Right Question Institute crearon cuatro reglas para fomentarlas.

La primera es "Haga tantas preguntas como pueda". Le siguen "No se detenga a analizar, juzgar o a contestar las preguntas"; "Escriba cada pregunta exactamente en la forma en que la piense" y "Cambie cualquier comentario a pregunta".

Luego de cinco minutos se les pide a los participantes que dividan sus preguntas en cerradas (las que pueden contestarse con sí, no o en una palabra) o abiertas (necesitan una respuesta más elaborada).

El siguiente paso del taller es transformar las preguntas cerradas en abiertas. "En este paso los estudiantes aprenden cómo cambiar sus preguntas cuando éstas no son efectivas", dice Santana. Finalmente, se decide cuáles son las más importantes. La técnica, que han aprendido más de cinco mil profesores en EE.UU., ya está siendo aplicada en Australia, Corea, España, Reino Unido y Singapur.

"Se llega a las preguntas buenas a través de formular todo tipo de preguntas, lo que permite considerar una variedad de alternativas". Luz Santana Codirectora De The Right Question Institute