Ir al contenido principal

Actualidad: La Habilidad de Hacer Buenas Preguntas se puede Aprender

En EE.UU., el método se les enseña a los escolares. Preguntar todo lo que se le venga a la cabeza es el primer paso para mejorar el razonamiento y lograr una ciudadanía más activa, dice la codirectora de The Right Question Institute. 

Por Amalia Torres, El Mercurio.

Fue una mala respuesta a una buena pregunta la que dio origen a The Right Question Institute (en español, Instituto de la Pregunta Correcta).

El instituto se creó en 1991, cuando expertos en educación trabajaban con papás en un programa para evitar la deserción escolar.

"Los padres nos decían muy a menudo que no iban a la escuela de sus hijos porque no sabían qué preguntar. Y nosotros cometimos un error al escuchar su inquietud, porque les dimos una lista de las preguntas que pensamos que ellos debían hacer. Como resultado, creamos dependencia, y cada vez que necesitaban preguntas volvían a nosotros", explica a "El Mercurio" Luz Santana, codirectora del instituto que funciona en Cambridge (EE.UU.), pero cuyo método se ha replicado en diversos estados del país.

Este primer error les demostró lo esencial: "Los padres necesitaban desarrollar la habilidad de formular sus propias preguntas para comunicarse, para conseguir la información que necesitaban en todo tipo de situaciones", dice Santana.

Hoy, 21 años después de ese error, The Right Question Institute busca desarrollar las habilidades de pensar y resolver problemas a través de una buena pregunta, y para ello trabajan con escolares de diversos colegios.

"Nuestro enfoque inicial no está en la calidad de las preguntas, sino más bien en hacer todo tipo de preguntas, darse licencia para preguntar. Una vez que los estudiantes se sienten cómodos preguntando, el maestro puede enfocarse en las 'buenas' preguntas".

La idea del instituto es cambiar, por ejemplo, la dinámica en una sala de clases y lograr que sean los alumnos quienes hagan las preguntas. No el profesor.

Y todo, por la importancia de aprender a preguntar. "El poder plantear preguntas es una habilidad muy necesaria en la vida diaria. En muchas profesiones, el tener esta habilidad hace una gran diferencia, porque el preguntar es necesario para comunicarse, obtener información, resolver problemas, etc. Usualmente la persona que no pregunta no es eficaz en su vida diaria ni en su participación ciudadana", dice Santana.

El aprender a plantear preguntas -asegura- es una estrategia que transforma a la gente: "Cambia cómo se ven a sí mismos y cómo pueden ser más efectivos al lidiar con los distintos sistemas sociales".

El primer paso -dice Luz Santana- es no avergonzarse de las preguntas.

Para simplificar la tarea, en The Right Question Institute crearon cuatro reglas para fomentarlas.

La primera es "Haga tantas preguntas como pueda". Le siguen "No se detenga a analizar, juzgar o a contestar las preguntas"; "Escriba cada pregunta exactamente en la forma en que la piense" y "Cambie cualquier comentario a pregunta".

Luego de cinco minutos se les pide a los participantes que dividan sus preguntas en cerradas (las que pueden contestarse con sí, no o en una palabra) o abiertas (necesitan una respuesta más elaborada).

El siguiente paso del taller es transformar las preguntas cerradas en abiertas. "En este paso los estudiantes aprenden cómo cambiar sus preguntas cuando éstas no son efectivas", dice Santana. Finalmente, se decide cuáles son las más importantes. La técnica, que han aprendido más de cinco mil profesores en EE.UU., ya está siendo aplicada en Australia, Corea, España, Reino Unido y Singapur.

"Se llega a las preguntas buenas a través de formular todo tipo de preguntas, lo que permite considerar una variedad de alternativas". Luz Santana Codirectora De The Right Question Institute

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos. El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos. El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas. Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron. Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto

Urgente: Se Necesita Dadores de Sangre para Alonso, Hijo del Profesor de Música Oscar Pino

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. Con urgencia se necesita la mayor cantidad de dadores de sangre para el pequeño Alonso Pino Reyes, hijo del profesor de música Oscar Pino y alumno de Kínder de nuestro colegio, quien lucha por vencer un tumor cancerígeno (neuroblastoma) próximo a su riñón izquierdo. Alonso de cinco años acaba de iniciar su tratamiento de quimioterapia lo cual le provoca una baja en sus defensas, especialmente en sus plaquetas, por lo que necesita de transfusiones de sangre en cada sesión. La Asociación de Padres hace un llamado solidario a las familias Institutanas para que se acerquen al Banco de Sangre de la Clínica Indisa.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga. Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas. En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría. Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.