Ir al contenido principal

Opinión: Ser Padres Preguntables

Por Neva Milicic, psicóloga

Pese a los cambios culturales, aún no es una tarea fácil para los padres hablar de sexo con los niños ni responder a sus preguntas. Es comprensible que así sea, porque existen muchos tabúes asociados a la sexualidad.

Sin embargo, es un tema que no se puede obviar, porque se corre el riesgo de que los niños sean acosados o abusados, y que no se atrevan a contárselo a sus padres.

Otro riesgo no menor es que obtengan información errónea, que puede ser muy dañina para su desarrollo psicosexual.

Al no hablar y tener una actitud reprimida, se está entregando un mensaje que puede llevar a los niños a tener una visión distorsionada de la sexualidad.

Al no hablar sobre el tema, el mensaje implícito es que el sexo es un tabú, algo sobre lo cual no se debe preguntar.

El silencio y la falta de comunicación con los padres sobre temas sexuales dejan al niño o a la niña indefensos, en una situación de desprotección en relación a situaciones de abuso.

Siempre va a ser más difícil para un abusador engañar a niños que están acostumbrados a conversar sobre el tema y que tienen un puente de fácil acceso para hablar de situaciones complejas en su familia.

Cuando Rocío fue capaz de decirle a la persona que la cuidaba, "no me gusta que me toques mis partes privadas", y le contó a su madre de las aproximaciones que esta persona intentaba hacer, quedó meridianamente claro que lo conversado y leído con sus padres sobre sexualidad había tenido un rol protector, que es el efecto que una información clara y directa tiene sobre las situaciones de abuso.

No parece que en la actualidad existan más situaciones de abuso que antiguamente, sino que por la mayor apertura de los padres frente al tema, se descubren más tempranamente.

Dar educación sexual no es sólo explicar las diferencias entre hombres y mujeres y de cómo se hacen los niños, sino que consiste en transmitir una actitud de apertura, es conectarse con sus preguntas, con su curiosidad por saber y entregar el mensaje de que la sexualidad está relacionada con el amor y con el significado de la vida.

El título de esta columna me surgió al leer el libro "Sexo ¿Y ahora qué digo?", de Alessandra Rampolla.

Resulta paradójico que mientras los niños son bombardeados por imágenes y contenidos altamente erotizados desde los medios, las familias insistan en tener una actitud de evitación frente a un tema de tanta relevancia.

Los libros son de una gran ayuda en la alfabetización sexual de los niños y de las niñas, ya que en la medida que han sido diseñados por expertos en el tema, nos prestan palabras para conversar de manera precisa, y con sus imágenes permite que los niños satisfagan su curiosidad sexual.

La literatura constituye un excelente abrepuertas para transformarnos en adultos preguntables.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Deportes: Vive un Fin de Semana de Entretención y Recreación en el Instituto

La Asociación de Padres te invita a vivir un fin de semana deportivo y recreativo con entretenidas actividades que hemos organizado en el Instituto.
Hoy viernes 3 de agosto, reanudamos el Campeonato Baby Fútbol Papás en el gimnasio Institutano con el desarrollo de la Sexta Fecha del Torneo.
Vuelven a las canchas los equipos del Pre Kínder B, 4º Básico B, 2° básico A+4° básico A+5° básico A, Kínder B, 2° básico B, 3° básico B, 8° básico A-B y 5° básico B.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.

Buenas Ideas en Familia

Por Revista Hagamos Contacto

Las actividades en familia son indispensables y muy importantes para lograr un acercamiento, unión y comunicación entre sus miembros. Es estos tiempos en donde la convivencia entre padres e hijos se está limitando cada vez más, debemos hacer un pausa.

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer, ya sea al aire libre o en casa, gratis o de bajo costo. Aquí algunas sugerencias:

Deportes: planear actividades físicas donde toda la familia participe, además de ser muy saludable, propicia un acercamiento y comunicación más directo con ellos. Haga una lista de actividades que se pueden hacer bajo techo, por ejemplo, ejercicios de estiramiento y aeróbicos, trotar y andar en bicicleta. Otra forma de hacer ejercicios de manera divertida es por medio del baile y la música.

Jugar: jugar a encontrar el tesoro: se trata de esconder objetos por toda la casa y dar pistas para encontrar los objetos escondidos. Incluso para que sea más emocionante, las pistas pueden estar en algú…