Ir al contenido principal

Opinión: La Importancia de los Factores Protectores

Por Neva Milicic, psicóloga.

Cada vez que sabemos que un niño ha sido agredido o vulnerado en sus derechos, nos surge la pregunta ¿Cómo podemos proteger de la violencia a nuestros niños?.

Estar protegido de situaciones de abuso de cualquier naturaleza es un derecho en la infancia, con el que deben comprometerse todos los adultos que están a cargo de su cuidado y educación.

El abuso sexual no es la única forma de agravio a la que están expuestos los niños, aunque sin duda es muy grave y difícil de elaborar.

Con mucha frecuencia, si se les da la oportunidad, los niños relatan malos tratos recibidos en sus contextos familiares o escolares.

En el abuso de cualquier naturaleza hay siempre una situación de desigualdad, es por eso que las personas que son víctimas de situaciones abusivas se sienten impotentes para defenderse o protegerse de los abusadores, porque estos se aprovechan del poder que ejercen sobre ellas.

Cuando un niño está siendo abusado puede pasar inadvertido para sus padres, porque habitualmente es conminado a guardar silencio por el abusador y es sujeto de amenazas de diferentes tipos, que son escogidas sabiendo que el niño o la niña es vulnerable a ellas.

Cuando un niño mayor le roba a uno más pequeño su colación y lo amenaza con pegarle a la salida si lo acusa, está haciendo uso del temor que genera su mayor fortaleza física.

Sin embargo si existe una buena conexión entre padres e hijos, los niños darán señales claras de que algo malo está pasando y los padres reaccionarán a ellas.

Es importante que padres y profesores tengan conciencia de cuáles son los factores que pueden actuar como protectores en las distintas formas de abuso, que estén presentes en la socialización de los niños. Algunos de estos factores son:

-La seguridad que el hijo tenga de contar con el afecto y la confianza de sus padres y que ellos le creerán.

-Que el niño mantenga con las personas que lo rodean un nivel de comunicación abierta y eficaz.

-Tener un nivel de desarrollo socioemocional que le permita expresar sus emociones y sentimientos con claridad.

-Vivir en un ambiente en que perciba que sus juicios, opiniones y sentimientos son legitimados, es decir, son tomados en cuenta.

-Tener cercanía afectiva con sus figuras primarias de apego, es decir, sus padres o las personas que lo tienen a cargo.

-Tener cercanía afectiva y confianza con sus figuras de apego secundarias, por ejemplo, sus profesores, abuelos y tíos.

-Haber logrado el desarrollo de una autoestima positiva, que implica una evaluación de sí mismo como alguien valioso y querible.

-Haber desarrollado una capacidad de decir que no y poner límites, especialmente en aquellas situaciones que lo ponen en riesgo.

-Haber vivido en un ambiente familiar y escolar en que es posible hablar de asuntos difíciles como sexualidad u hostigamiento.

Todos estos factores tienen una importancia significativa para la protección de los niños, pero quizás el más decisivo, es que los padres estén atentos y sean conscientes de las necesidades y preocupaciones de sus hijos.

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos. El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos. El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas. Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron. Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto

40% de descuento para textos escolares SM

El Directorio de la Asociación de Padres, por segundo año consecutivo, ha gestionado la aplicación de un 40% de descuento en los textos escolares vinculados con la Editorial SM (nivel 1° a 6° básico). La compra de los textos debe ser online a través del sitio de SM, el que actualmente está en proceso de actualización. A diferencia del año pasado, no es necesario retirar un cupón de descuento. Todo es de forma online.     ¿Cómo aplica el descuento para los libros SM? El/la apoderado/a deberá registrarse en la página de SM  www.tiendasm.cl  . Debe señalar el nombre del Instituto e indicar el nombre del estudiante.  VER INSTRUCTIVO   Más informaciones sobre textos, libros y útiles escolares, se encuentra en el comunicado emitido por el Instituto:  http://luiscampino.cl/2020/ 12/29/comunicado-criterios- sobre-textos-escolares-lista- de-utiles-y-aula-virtual-2021/

Diferencias en la Enseñanza de Ayer y de Hoy: "Así No lo Hacemos en el Colegio, Mamá"

Ayudar en las tareas de matemáticas a los hijos puede ser un problema para los padres, porque la terminología cambió. Por Rob Eastaway, The Times. Una niña de 10 años pide que le ayuden a hacer una tarea de matemáticas. ¿Usted podría explicarle algunos conceptos? La mayoría de los adultos ingleses no pasaría esta prueba. Esto, porque los métodos y el lenguaje que se emplean para enseñar matemáticas en la enseñanza básica han cambiado. Y la terminología que se usa hoy para la mayoría de los padres es puro blablá. Este desconocimiento ha producido una barrera comunicacional entre padres e hijos a la que se le ha dado poquísima atención en todo el debate sobre la educación de las matemáticas. Es probable que el nuevo gobierno aborde varios problemas clave en relación con esta asignatura, pero yo sugeriría uno que no se ha tomado en cuenta y que es cada vez más común: las pataletas. Las que se desatan cuando el niño, después de pedir ayuda a un padre, grita: "¡Pero no lo hace