Ir al contenido principal

Opinión: Derecho a una Alimentación Sana y Gratificante

Por Neva Milicic, psicóloga.

La comida y la alimentación siempre han tenido una profunda significación emocional, desde la lactancia por el estrecho vínculo madre-hijo que se genera.

Posteriormente, durante toda la infancia, los ritos y costumbres en relación con la alimentación se hacen parte de la cultura familiar. ¿Cómo olvidar los aperitivos, las empanadas del domingo o el plato preferido que se podía elegir para el cumpleaños?.

Las experiencias emocionales en relación con la comida quedan grabadas entre los recuerdos más entrañables.

Cada vez está más clara la relación entre tener una alimentación saludable y una buena calidad de vida, sin problemas de salud ni enfermedades que podrían prevenirse desde la niñez.

Es por ello que uno de los derechos del niño es tener acceso a una alimentación sana, la que debe formarse desde los primeros años de vida. En la creación de hábitos saludables en niños y niñas, la familia cumple un rol insustituible.

Una publicación reciente del Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición señala que los niños y niñas deben comer a lo menos cuatro veces al día en forma ordenada y en familia, dando especial importancia a esto último, que por las urgencias de la vida moderna se ha ido perdiendo.

Los momentos para alimentarse deben aprovecharse como un tiempo especialmente grato para compartir en familia, lo que facilitará la formación de hábitos saludables que van a persistir de por vida.

Por ejemplo, juntarse al desayuno, antes de iniciar la jornada de estudio o trabajo, para comer y conversar lo que se va a hacer en el día, es una excelente instancia para compartir.

Junto con lograr ese objetivo, además, se releva la importancia de alimentarse sanamente en el momento más importante del día, después de un largo período de ayuno.

En días de semana, el almuerzo se hace fuera del hogar, siendo una excelente oportunidad para compartir con los compañeros de colegio.

En la tarde, al regresar a la casa, la gran mayoría de las familias, toman "once o té", la mayor parte de las veces en forma rápida y aislada, en la medida que van llegando a la casa. Esta comida consiste, en general, en pan con agregados muy poco saludables.

Pero ese momento no debe ser un impedimento para juntarse al final del día a conversar acerca de lo sucedido alrededor de un plato de comida saludable.

Es por ello que hay que insistir en comer en familia con los hijos, como recomiendan los especialistas de todo el mundo, y evitar tocar temas conflictivos, manteniendo la comida como un espacio de encuentro nutritivo y gratificante que favorezca los vínculos familiares.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Deportes: Vive un Fin de Semana de Entretención y Recreación en el Instituto

La Asociación de Padres te invita a vivir un fin de semana deportivo y recreativo con entretenidas actividades que hemos organizado en el Instituto.
Hoy viernes 3 de agosto, reanudamos el Campeonato Baby Fútbol Papás en el gimnasio Institutano con el desarrollo de la Sexta Fecha del Torneo.
Vuelven a las canchas los equipos del Pre Kínder B, 4º Básico B, 2° básico A+4° básico A+5° básico A, Kínder B, 2° básico B, 3° básico B, 8° básico A-B y 5° básico B.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.

Buenas Ideas en Familia

Por Revista Hagamos Contacto

Las actividades en familia son indispensables y muy importantes para lograr un acercamiento, unión y comunicación entre sus miembros. Es estos tiempos en donde la convivencia entre padres e hijos se está limitando cada vez más, debemos hacer un pausa.

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer, ya sea al aire libre o en casa, gratis o de bajo costo. Aquí algunas sugerencias:

Deportes: planear actividades físicas donde toda la familia participe, además de ser muy saludable, propicia un acercamiento y comunicación más directo con ellos. Haga una lista de actividades que se pueden hacer bajo techo, por ejemplo, ejercicios de estiramiento y aeróbicos, trotar y andar en bicicleta. Otra forma de hacer ejercicios de manera divertida es por medio del baile y la música.

Jugar: jugar a encontrar el tesoro: se trata de esconder objetos por toda la casa y dar pistas para encontrar los objetos escondidos. Incluso para que sea más emocionante, las pistas pueden estar en algú…