Ir al contenido principal

Opinión: Evite las Peleas delante de sus Hijos

Por Neva Milicic, psicóloga

Aun cuando exista un gran amor, los conflictos en la relaciones de pareja son inevitables.

Pero aunque los desacuerdos y las diferencias sean legítimas, es necesario ser extremadamente cuidadoso(a) en la forma que se utiliza para resolverlas, ya que las relaciones de pareja tienen un peso decisivo en la salud mental de los niños.

Una buena interacción de pareja es decisiva también para toda la familia.

Cuando hay conflictos, aunque ellos no sean evidentes para los hijos, la insatisfacción con la relación produce una gran tensión que es captada por los hijos.

Ver a sus padres pelear en forma reiterada, oírlos recriminarse en forma mutua, sin necesariamente caer en episodios de violencia intrafamiliar, asusta enormemente a los niños a cualquier edad.

Vivir en un clima de hostilidad entre los padres no sólo disminuye la felicidad, sino que las investigaciones dan cuenta de que habría una asociación con problemas de conducta, reacciones ansiosas y cuadros depresivos.

Los trastornos del sueño y los cuadros psicosomáticos también suelen aparecer con frecuencia en los hijos de padres que pelean frecuentemente delante de ellos.

Con mayor razón, las discusiones violentas en presencia de los niños deben evitarse cuando los padres están separados, porque la única ventaja que reconocen los niños es no tener que presenciar las peleas y la violencia en la familia.

El clima emocional de la familia, si es positivo, ayuda al niño en la autorregulación de sus emociones.

Si es negativo, hay mayor riesgo de que presente dificultades para regular sus afectos, y como consecuencia de ello, tenga dificultades de conducta, presentando un desarrollo insuficiente de las competencias socio-emocionales.

La pareja parental es un modelo sobre el cual se basa el aprendizaje de la intimidad emocional, el respeto en las relaciones, la consideración por las emociones y necesidades del otro.

En un ambiente ofensivo, el niño(a) interiorizará por aprendizaje implícito, que es legítimo tratar mal a las personas, o bien aprenderá que puede dejarse maltratar.

Claudia, de 35 años, explica con dolor que aún recuerda las violentas peleas de sus padres. A pesar de ello, le resulta casi imposible controlarse cuando tiene desacuerdos con su marido.

Si a pesar de todas las buenas intenciones no puede evitar las peleas delante de los niños, quizás es necesario buscar ayuda para mejorar las relaciones de pareja.

Si su pareja no quiere asistir, acuda solo(a), ya que una mirada guiada desde fuera para evaluar lo que está pasando con la relación es siempre positiva.

Puede ser bueno para la pareja, pero sin duda constituye para los niños un derecho el poder vivir un clima familiar armónico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Deportes: Vive un Fin de Semana de Entretención y Recreación en el Instituto

La Asociación de Padres te invita a vivir un fin de semana deportivo y recreativo con entretenidas actividades que hemos organizado en el Instituto.
Hoy viernes 3 de agosto, reanudamos el Campeonato Baby Fútbol Papás en el gimnasio Institutano con el desarrollo de la Sexta Fecha del Torneo.
Vuelven a las canchas los equipos del Pre Kínder B, 4º Básico B, 2° básico A+4° básico A+5° básico A, Kínder B, 2° básico B, 3° básico B, 8° básico A-B y 5° básico B.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.

Buenas Ideas en Familia

Por Revista Hagamos Contacto

Las actividades en familia son indispensables y muy importantes para lograr un acercamiento, unión y comunicación entre sus miembros. Es estos tiempos en donde la convivencia entre padres e hijos se está limitando cada vez más, debemos hacer un pausa.

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer, ya sea al aire libre o en casa, gratis o de bajo costo. Aquí algunas sugerencias:

Deportes: planear actividades físicas donde toda la familia participe, además de ser muy saludable, propicia un acercamiento y comunicación más directo con ellos. Haga una lista de actividades que se pueden hacer bajo techo, por ejemplo, ejercicios de estiramiento y aeróbicos, trotar y andar en bicicleta. Otra forma de hacer ejercicios de manera divertida es por medio del baile y la música.

Jugar: jugar a encontrar el tesoro: se trata de esconder objetos por toda la casa y dar pistas para encontrar los objetos escondidos. Incluso para que sea más emocionante, las pistas pueden estar en algú…