Ir al contenido principal

Actualidad: Los Padres sienten que su Labor es más Difícil pero creen que lo hacen Mejor que sus Papás

La crianza hoy. Comparten las actividades diarias y piensan que su presencia es fundamental para la felicidad del hijo, según un nuevo estudio.

Por Amalia Torres, El Mercurio.

No es lo mismo ser papá hoy que haber tenido un hijo hace 40 años. Actualmente, por ejemplo, nueve de cada diez padres que viven con sus hijos (de entre 5 y 18 años) reconocen que, casi a diario, comen o hablan con ellos sobre su quehacer.

El 63% de ellos, además, admite ayudar al niño con sus tareas varias veces a la semana, y el 54% dice que lleva o va a recoger frecuentemente a su hijo a las actividades que realiza.

Y si en el año 1965 un papá promedio admitía pasar 2,6 horas semanales jugando, estudiando o cuidando a su hijo, en 2000 esta cifra se elevó a 6,5 horas.

También en Chile

Los datos son de una investigación del Pew Research Center, que utilizó información del Estudio Nacional de Crecimiento Familiar de Estados Unidos, además de información de una encuesta realizada por sus investigadores a 1.344 hombres y mujeres.

La investigación agrega que el 63% de los padres actuales cree que su trabajo en la crianza es más demandante del que tuvieron las generaciones anteriores.

Según la psicóloga y terapeuta familiar y de pareja del Centro Familia Educa, Daniela Becerra, no sólo los padres estadounidenses se sienten más exigidos: los chilenos también.

"Acá incluso pueden estar más complicados con este nuevo rol de papá, porque estamos aún en un proceso de transición, pasando de la antigua parentalidad a la nueva. Culturalmente se nos impone un modelo que implica tener jerarquía, pero ser amigo del hijo; estar presente, pero no encima de él. Finalmente los papás tienen una carga emocional, porque además sienten que tienen que hacerlo todo bien".

Antes, dice, las tareas estaban más normadas: "El papá entregaba la plata y no se cuestionaba el resto. Hoy los papás están más conscientes de esos aspectos y muchas veces sienten que ser papá es un trabajo extra".

Pero a pesar de sentir que "trabajan" más en su rol de padres, los papás actuales también creen que lo hacen mejor.

De hecho, el 47% cree que está haciendo un mejor trabajo del que hizo su propio padre, y sólo el 3% cree que lo está haciendo peor, según datos del Pew Research.

Además, la mayoría de los papás que viven con sus hijos (88%) consideran que están haciendo un trabajo bueno o muy bueno en la crianza.

El estudio también demuestra que, aunque cada vez son más los padres que no viven en la misma casa de sus hijos (en EE.UU. la cifra llega al 27%), éstos siguen creyendo que vivir juntos es clave: el 69% está de acuerdo con la afirmación "un niño necesita a su papá en la casa para crecer feliz".

30% de los padres hispanos en EE.UU. piensan que las personas no pueden ser realmente felices hasta tener hijos. Esta cifra sólo llega al 8% entre los padres blancos y negros.

93% de los papás que viven con sus hijos hablan con ellos de las cosas que les suceden a diario.

89% de quienes viven con sus hijos los bañan o visten frecuentemente.

98% de los papás que viven en la misma casa con sus hijos juegan varias veces a la semana con ellos.

Aprender a Relajarse

"Lo ideal sería que los papás no vean su parentalidad como otra pega", dice la terapeuta familiar Daniela Becerra. Para ello, agrega, es importante no tratar de cumplir en todas las áreas, sino pensar en este rol como un espacio de aprendizaje y desarrollo.

"Los papás tienen que ver sus limitaciones y decir, por ejemplo, que el juego no es su fuerte y que por lo tanto no está obligado a jugar una cantidad de horas al día para ser buen papá. Pero sí debe darse cuenta de que es bueno en otras cosas".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos.

El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos.

El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas.



Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron.



Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto a su hijo Seb…

Urgente: Se Necesita Dadores de Sangre para Alonso, Hijo del Profesor de Música Oscar Pino

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Con urgencia se necesita la mayor cantidad de dadores de sangre para el pequeño Alonso Pino Reyes, hijo del profesor de música Oscar Pino y alumno de Kínder de nuestro colegio, quien lucha por vencer un tumor cancerígeno (neuroblastoma) próximo a su riñón izquierdo.

Alonso de cinco años acaba de iniciar su tratamiento de quimioterapia lo cual le provoca una baja en sus defensas, especialmente en sus plaquetas, por lo que necesita de transfusiones de sangre en cada sesión.

La Asociación de Padres hace un llamado solidario a las familias Institutanas para que se acerquen al Banco de Sangre de la Clínica Indisa.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.