Ir al contenido principal

Opinión: El Derecho a Apropiarse de la Ciudad

Por Neva Milicic, psicóloga.

El lugar que se habita en la infancia queda grabado con fuerza en la memoria emocional. Muchos escritores describen sus lazos con la infancia desde la perspectiva de la ciudad en la que pasaron sus primeros años.

La marca que dejan los lugares y los espacios psicológicos donde se vive, está acuñada en la muy chilena frase "nacido y criado", la que da cuenta de la profunda vinculación con el entorno que tienen los seres humanos.

En la actualidad, con el proceso de urbanización creciente, la mayor parte de los niños crecen y se desarrollan en ciudades, a veces muy extendidas. Por lo tanto, conocer, cuidar y querer la ciudad donde viven debe ser parte de su formación.

En ello, los padres tienen un papel fundamental, guiándolos en este conocimiento progresivo, primero de su barrio, su comuna y su ciudad.

Desde muy pequeños, para los niños es una aventura salir a pasear con sus padres por los alrededores de la casa, a lugares donde puedan correr, hacer caminatas.

En cada una de estas actividades se da la posibilidad de mejorar la relación padres-hijos y entre los hermanos, ya que disfrutando de un entorno agradable se dan mejor las condiciones para tener relaciones familiares más gratas y armoniosas, que se van tejiendo a través de las experiencias, vínculos y recuerdos.

Además, el pasear conociendo y disfrutando del entorno, permite aprender muchas cosas acerca de la sociedad en la que se vive, de las otras personas, de conocer dónde pasan su vida, cómo son sus viviendas, cómo se relacionan entre sí, cómo trabajan, cómo descansan, a dónde van cuando tienen tiempo libre, dónde están las escuelas, consultorios, supermercados, bibliotecas, museos, restaurantes, iglesias.

Dedicar domingos a conocer la ciudad es un excelente panorama.

Otro tema importante es vincular la ciudad con lo que se haya escrito acerca de ella e ir a visitarlos contándoles a los hijos lo que allí sucedió, ya sea en la realidad o en la ficción.

Con los más grandes, se puede usar internet para obtener datos de lugares, enriqueciendo el paseo.

El aprender a conocer en profundidad la propia ciudad también forma la personalidad del futuro viajero, ya que al visitar otra ciudad sabrá cómo enfrentarla para conocerla mejor, y aprenderá a querer, no sólo su propia ciudad, sino todas aquellas que visite y que le dejen recuerdos inolvidables, algo que lo acompañará toda su vida.

El aprender a conocer su propia ciudad y otras ciudades forma parte del acervo cultural más profundo de los seres humanos, que junto con la literatura hacen la vida más libre y llevadera y permitirán a los niños apropiarse de la ciudad como un bien personal entrañable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Deportes: Vive un Fin de Semana de Entretención y Recreación en el Instituto

La Asociación de Padres te invita a vivir un fin de semana deportivo y recreativo con entretenidas actividades que hemos organizado en el Instituto.
Hoy viernes 3 de agosto, reanudamos el Campeonato Baby Fútbol Papás en el gimnasio Institutano con el desarrollo de la Sexta Fecha del Torneo.
Vuelven a las canchas los equipos del Pre Kínder B, 4º Básico B, 2° básico A+4° básico A+5° básico A, Kínder B, 2° básico B, 3° básico B, 8° básico A-B y 5° básico B.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.

Buenas Ideas en Familia

Por Revista Hagamos Contacto

Las actividades en familia son indispensables y muy importantes para lograr un acercamiento, unión y comunicación entre sus miembros. Es estos tiempos en donde la convivencia entre padres e hijos se está limitando cada vez más, debemos hacer un pausa.

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer, ya sea al aire libre o en casa, gratis o de bajo costo. Aquí algunas sugerencias:

Deportes: planear actividades físicas donde toda la familia participe, además de ser muy saludable, propicia un acercamiento y comunicación más directo con ellos. Haga una lista de actividades que se pueden hacer bajo techo, por ejemplo, ejercicios de estiramiento y aeróbicos, trotar y andar en bicicleta. Otra forma de hacer ejercicios de manera divertida es por medio del baile y la música.

Jugar: jugar a encontrar el tesoro: se trata de esconder objetos por toda la casa y dar pistas para encontrar los objetos escondidos. Incluso para que sea más emocionante, las pistas pueden estar en algú…