Ir al contenido principal

Opinión: El Derecho a Ser Incentivado por los Padres

"Alentar el comportamiento positivo implica tener confianza en que el niño podría responder positivamente"

Por Neva Milicic, psicóloga

El desarrollo socioemocional y moral de los hijos siempre ha sido un tema de gran preocupación para los padres.

Desafortunadamente, por la forma en que hemos sido educados, tendemos a reproducir un modelo que se centra más en suprimir las conductas negativas que en incentivar los comportamientos positivos.

John Dacey y Alex Packer, en su libro "The Nurturing Parent", proponen lo que llaman un estilo parental nutritivo.

Estudiaron familias de niños que en sus contextos escolares eran los que tenían mayores aptitudes creativas.

Observaron que los padres de los niños creativos tienden a alentar cada día el desarrollo de sus hijos.

Alentar el comportamiento positivo implica tener confianza en que el niño podría responder afirmativamente.

Los ejemplos siguientes pueden clarificar cómo este concepto se refleja en las acciones de los padres:

-Es preferible alentarlo a responder con la verdad que recurrir al clásico "no me mientas", cuando un niño ha sido pillado en falta.

-Estimularlo a ser cooperador más que estigmatizarlo con frases como "no seas egoísta".

-Incentivarlo a ordenar y poner cada cosa en su lugar es más eficiente que describir lo desordenado que es.

Tener una actitud de estímulo es también mejor para la calidad del vínculo padre-hijo.

Además que le entrega al niño un modelo de interacción basado en el respeto y cuidado de la relación, y no solo en la fuerza y la coerción.

Para que este estilo parental nutritivo resulte, es necesario que las exigencias que se les hagan a los hijos sean adecuadas a sus capacidades y se vayan poniendo paulatinamente.

Cuando las demandas que se les hacen a los hijos son explicadas con afecto, son mejor incorporadas por los niños, porque no les provoca rebeldía.

La participación de los hijos en la búsqueda de los porqués y de las razones para hacer o dejar de hacer algo es además una poderosa estrategia para ayudar al desarrollo del juicio moral.

Especialmente cuando un niño no lo ha hecho bien, es recomendable inducirlo a reflexionar por unos minutos: ¿por qué no estuvo bien? y ¿cómo podríamos hacer para que vuelva a suceder?

Aprender a pensar en las consecuencias de las acciones en forma autónoma es más productivo que simplemente castigar.

La mayoría de los padres busca que sus hijos tengan buenas relaciones sociales, que sean productivos y creativos y que además de ser felices tengan un sistema de valores que les permita convertirse en buenas personas, y para ello es necesario incentivar en la vida cotidiana los comportamientos positivos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Es Tan Malo Recompensar?

Por Neva Milicic, sicóloga.

La pregunta acerca de los riesgos y los beneficios de utilizar los premios como mecanismo educativo encierra una duda legítima, que muchos padres que están realmente preocupados por educar bien a sus hijos se han hecho en más de una ocasión.

¿Por qué debiera premiar a un niño por hacer algo que le corresponde hacer?

La respuesta es compleja y depende de las características del niño, pero un premio ocasionalmente no pareciera ser una actitud negativa.

No se trata de dar un gran premio por levantarse en la mañana y todas las mañanas, pero si cuando hace un esfuerzo mayor que lo habitual, reconocerlo a través de un estímulo puede hacer sentir al niño que lo que hace es valorado por sus padres.

Cuando usted prepara el desayuno, no espera un gran reconocimiento, pero sí al menos un gracias, o un comentario amable, como “rico te quedó”, que sea una señal que los demás se han dado cuenta del esfuerzo que ha puesto en prepararlo, sobre todo si se esmeró especialmente y…

Asociación de Padres: Invitamos a las Mamás a una Grata Sorpresa en víspera del Día de la Madre

La Asociación de Padres invita a todas las mamás del Instituto a vivir una grata y entretenida sorpresa este viernes, en víspera a la celebración del Día de la Madre, en el hall de entrada al colegio.  
La actividad se realizará en los horarios de ingreso y salida de los alumnos, es decir, desde las 7:30 horas en la mañana y alrededor de las 14:30 horas por la tarde. 
Las estaremos esperando para poder festejarlas como se merecen.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.