Ir al contenido principal

Actualidad: Consejos para Cuando los Hijos van de Vacaciones con otra Familia

Paternidad de verano. Aunque puede ser una gran experiencia, es clave que el niño tenga madurez suficiente, es decir no antes de los nueve años. Y, por obvio que suene, hay que conocer a los adultos a cargo.

Por Gabriela Bade, El Mercurio.

"¿Mamá, mamá, puedo quedarme en la casa de Mateo?". Así empiezan los pedidos de los hijos cuando su socialización parte, de la mano de su vida escolar. Y con el paso de los años, los requerimientos -dicen los que ya tienen la experiencia- van sólo en aumento.

¿Qué hacer? ¿Cuándo es el momento de decir que sí y bajo qué condiciones?


"Entre los siete u ocho años es bueno que los niños interactúen. Es bueno que se visiten, que se queden hasta tarde. Incluso se pueden quedar a dormir una noche. Pero que un niño a esa edad se vaya un fin de semana, o cuatro o cinco días, puede ser angustiante", dice Juan Pablo Westphal, psicólogo de la Clínica Santa María.

Por eso, la edad en que los niños deberían iniciarse en las salidas por varios días es, según Westphal, no antes de los nueve años.

Antonia Raies, psicóloga del Instituto Chileno de Terapia Familiar, cree que deben ser aún mayores: desde los doce.

"Cuando tienen menos, me parece que no corresponde, porque son muy vulnerables. Cómo se defienden si hay un imprevisto. Me asusta que estén expuestos a una situación afectiva que los perturbe. Que se sientan desamparados o agredidos", dice.

Una vez resuelto el tema del mínimo de madurez necesaria para emprender el viaje, es clave conocer a la familia con la que sale.

"Aunque parezca muy obvio, tienes que conocer a la otra familia. No necesariamente ser amigos, pero conocer sus rutinas, su forma de ver la vida, valores y hábitos, y tienes que saber cómo tu hijo se va a insertar en ese contexto. Y no sólo por la seguridad de él, también porque él les puede dejar la escoba", sigue Westphal.

Para ambos terapeutas la situación es diferente si las vacaciones son con familiares como tíos o abuelos. "Seguramente han compartido mucho antes. Los códigos son más parecidos", dice Antonia Raies.

Aún así, hay que tener en cuenta que cada clan tiene integrantes de distintas edades. Que están los hermanos y los primos, y que es necesario entender, si hay diferencias de edad, que están en etapas distintas del desarrollo y deberían tener actividades distintas.

"No es bueno tratarlos a todos por igual. Cada hijo tiene su propia individualidad. El hermano mayor tiene atribuciones que se ha ido ganando. Por eso hay que ir constantemente marcando límites", agrega Westphal.

Frente a todos los posibles escenarios y las dudas legítimas que cualquier padre o madre podrían tener, la sugerencia profesional es "transparentar". "Prefiero ser un poco de desatinado que, por evitar 'pisar callos', exponer a mi hijo a una situación de cuidado", sigue el psicólogo.

En ese caso es muy importante tener un diálogo franco y abierto con los adultos que se harán cargo del cuidado del niño en los próximos días. Y ojalá que también se preocupen de contenerlos emocionalmente.

"Porque durante el día, mientras juegan, no pasa nada, pero cuando llega la oscuridad, empiezan a echar de menos y están lejos de la casa. En ese momento ojalá que lo contengan con cariño", explica Raies.

No obstante los temores, aprensiones y demases, la experiencia de salir con otra familia puede ser muy buena.

"Se enriquecen mucho experiencialmente. Es una aventura. Si tienen hábitos distintos, no pasa nada, porque es por poco tiempo. Lo importante es el contexto. Si está entretenido va a comer cualquier cosa, va a ayudar, en fin. Uno tiene que confiar en que los ha educado lo más consistentemente posible, para que se cuiden", termina Raies.

Conocimiento

El psicólogo Juan Pablo Westphal plantea que es esencial sumergirse en el mundo de los hijos. "Es bueno ir conociendo a los papás de los amigos. Ir a los paseos de curso. Participar e interactuar, porque es lo más seguro".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos.

El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos.

El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas.



Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron.



Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto a su hijo Seb…

Urgente: Se Necesita Dadores de Sangre para Alonso, Hijo del Profesor de Música Oscar Pino

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Con urgencia se necesita la mayor cantidad de dadores de sangre para el pequeño Alonso Pino Reyes, hijo del profesor de música Oscar Pino y alumno de Kínder de nuestro colegio, quien lucha por vencer un tumor cancerígeno (neuroblastoma) próximo a su riñón izquierdo.

Alonso de cinco años acaba de iniciar su tratamiento de quimioterapia lo cual le provoca una baja en sus defensas, especialmente en sus plaquetas, por lo que necesita de transfusiones de sangre en cada sesión.

La Asociación de Padres hace un llamado solidario a las familias Institutanas para que se acerquen al Banco de Sangre de la Clínica Indisa.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.