Ir al contenido principal

Opinión: El Derecho a ser Escuchado

"Cuando un niño aprende que es escuchado, habla más, desarrolla una actitud positiva hacia la participación y comunicación con otros".

Por Neva Milicic, psicóloga.

Ser escuchado para cualquier persona es sentirse visibilizado, respetado, comprendido en sus necesidades y sentir que su opinión es tomada en cuenta y que es valorada.

Cuando un niño percibe que sus padres prestan atención a lo que siente, se fortalece el vínculo con sus padres, va comprendiendo que comunicarse vale la pena y que allí encontrarán eco y acogida sus preocupaciones, temores y experiencias positivas.

Por el contrario, cuando un niño siente que no es escuchado, habitualmente comienza a guardar sus preocupaciones y a encerrarse en sí mismo o muchas veces a compartirlas con otras personas que a lo mejor no serán las mejores guías para ir progresando en su desarrollo emocional y en la comprensión del mundo que lo rodea.

Para escuchar, es necesario darse tiempo para estar con la atención focalizada en lo que el niño quiere decir o hacer.

A veces, se tratará de cosas poco trascendentes a los ojos de los adultos, pero que son centrales en las vivencias de los niños y las niñas.

Cuando Carolina no es elegida para trabajar en un grupo significa para ella una sensación de marginación y exclusión, que requiere de contención emocional de sus padres.

Si recibe por respuesta una minimización del problema ("cosas que pasan"), o lo que es más grave, una eventual disconfirmación de sus eventuales comportamientos ("algo habrás hecho tú para que esto pase"), Carolina aprenderá que no vale la pena comunicarles sus dificultades a sus padres, con lo que se afecta negativamente el vínculo.

Cuando los hijos se dan cuenta de que los padres están disponibles y son comprensivos en sus dificultades estarán más abiertos a comunicarse y a contar sus experiencias.

Pero escuchar realmente significa estar dispuesto a que haya que hacer ciertos cambios a partir de las demandas de los niños y tomar decisiones compartidas o justificadas.

Cuando un niño aprende que es escuchado, habla más, desarrolla una actitud positiva hacia la participación y comunicación con otros, porque percibe que comunicarse es efectivo.

El niño que no se siente escuchado ni siquiera por sus padres aprenderá que no vale la pena comunicarse.

Lo que es más lamentable es que probablemente no culpará necesariamente a quien no tiene la paciencia de conectarse con sus necesidades, sino que lo atribuirá a su falta de competencia para comunicarse.

Revertir estas situaciones es muy costoso, por ello es necesario desarrollar dentro de las competencias parentales la capacidad de escuchar empáticamente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Deportes: Vive un Fin de Semana de Entretención y Recreación en el Instituto

La Asociación de Padres te invita a vivir un fin de semana deportivo y recreativo con entretenidas actividades que hemos organizado en el Instituto.
Hoy viernes 3 de agosto, reanudamos el Campeonato Baby Fútbol Papás en el gimnasio Institutano con el desarrollo de la Sexta Fecha del Torneo.
Vuelven a las canchas los equipos del Pre Kínder B, 4º Básico B, 2° básico A+4° básico A+5° básico A, Kínder B, 2° básico B, 3° básico B, 8° básico A-B y 5° básico B.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.

Buenas Ideas en Familia

Por Revista Hagamos Contacto

Las actividades en familia son indispensables y muy importantes para lograr un acercamiento, unión y comunicación entre sus miembros. Es estos tiempos en donde la convivencia entre padres e hijos se está limitando cada vez más, debemos hacer un pausa.

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer, ya sea al aire libre o en casa, gratis o de bajo costo. Aquí algunas sugerencias:

Deportes: planear actividades físicas donde toda la familia participe, además de ser muy saludable, propicia un acercamiento y comunicación más directo con ellos. Haga una lista de actividades que se pueden hacer bajo techo, por ejemplo, ejercicios de estiramiento y aeróbicos, trotar y andar en bicicleta. Otra forma de hacer ejercicios de manera divertida es por medio del baile y la música.

Jugar: jugar a encontrar el tesoro: se trata de esconder objetos por toda la casa y dar pistas para encontrar los objetos escondidos. Incluso para que sea más emocionante, las pistas pueden estar en algú…