Ir al contenido principal

Opinión: Leer la Mente

Por Neva Milicic, psicóloga.

Cuando le preguntamos a alguien que anda con una mirada de ensoñación: ¿En qué estás pensando?, lo hacemos, porque tenemos al menos una hipótesis de que lo que está pensando es algo significativo.

Y esto es especialmente cierto con los hijos, con quienes la intensidad y cotidianidad de los vínculos hace a los padres verdaderos expertos de lo que ellos están sintiendo.

No se trata de brujería sino que de observaciones continuas, las cuales sumadas a los recuerdos almacenados y a la resonancia emocional que se tiene, hacen que se pueda intuir lo que la otra persona está vivenciando.

Si a todo ello se le agrega reflexión y razonamiento, no es de extrañar que sea posible una lectura de la mente del otro, aunque no haya intercambio verbal.

El psiquiatra norteamericano Daniel Siegel llama "visión de la mente", "mindsight", a la habilidad que permite que el cerebro de una persona se haga un mapa mental del estado interno de otra persona.

Una buena lectura mental es la base de la cercanía afectiva, porque permite ajustar y afinar muchos comportamientos al estado emocional del otro.

Sin duda, es un elemento que se encuentra en la base de la inteligencia emocional y social.

Por supuesto que esta lectura no es exacta, porque hay mucho del otro que se nos escapa, pero sí da una apreciación global para lograr una sintonía emocional con el otro.

La lectura mental también se aplica desde nosotros mismos. En la medida en que nos percibimos con mayor claridad nos resultará más fácil comprender a los otros.

Los niños, desde muy pequeños, reaccionan ante las diferentes expresiones del rostro humano.

Basta ver cómo responden a la risa de sus padres o cómo lloran sin consuelo frente a un ceño fruncido o de enojo.

También el discurso verbal facilita la lectura de la mente, tanto a través de las palabras como del tono emocional.

Según la teoría de la mente, a los cinco años los niños desarrollan fuertemente esta capacidad de entender lo que piensa el otro.

En esta edad se comprende que el otro tiene una mente diferente a la propia, y que, por lo tanto, puede pensar distinto y tener una imagen nuestra.

Si bien tener una buena lectura mental es una capacidad que puede desarrollarse y será útil para ayudar a otros, hay que ser cuidadosos y discretos en su expresión.

Siempre es bueno ajustar el comportamiento a lo que le pasa al otro, pero muchas veces es mejor ser discretos y no "jugar al adivino".

Recuerde que las confidencias son un regalo y no algo que se obtiene a la fuerza para hacernos sentir más "inteligentes emocionalmente".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Deportes: Vive un Fin de Semana de Entretención y Recreación en el Instituto

La Asociación de Padres te invita a vivir un fin de semana deportivo y recreativo con entretenidas actividades que hemos organizado en el Instituto.
Hoy viernes 3 de agosto, reanudamos el Campeonato Baby Fútbol Papás en el gimnasio Institutano con el desarrollo de la Sexta Fecha del Torneo.
Vuelven a las canchas los equipos del Pre Kínder B, 4º Básico B, 2° básico A+4° básico A+5° básico A, Kínder B, 2° básico B, 3° básico B, 8° básico A-B y 5° básico B.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.

Buenas Ideas en Familia

Por Revista Hagamos Contacto

Las actividades en familia son indispensables y muy importantes para lograr un acercamiento, unión y comunicación entre sus miembros. Es estos tiempos en donde la convivencia entre padres e hijos se está limitando cada vez más, debemos hacer un pausa.

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer, ya sea al aire libre o en casa, gratis o de bajo costo. Aquí algunas sugerencias:

Deportes: planear actividades físicas donde toda la familia participe, además de ser muy saludable, propicia un acercamiento y comunicación más directo con ellos. Haga una lista de actividades que se pueden hacer bajo techo, por ejemplo, ejercicios de estiramiento y aeróbicos, trotar y andar en bicicleta. Otra forma de hacer ejercicios de manera divertida es por medio del baile y la música.

Jugar: jugar a encontrar el tesoro: se trata de esconder objetos por toda la casa y dar pistas para encontrar los objetos escondidos. Incluso para que sea más emocionante, las pistas pueden estar en algú…