Destacamos

¡A remachar!: Nuevo taller de #volleyball

Fuente imagen: Supercoloring.com ¡Tenemos un nuevo taller deportivo abierto a la comunidad campina! Sí, este segundo semestre ofrecere...

martes, 4 de mayo de 2010

Opinión: La Importancia del Autocuidado

Por Neva Milicic, psicóloga.

El vínculo más significativo para un desarrollo infantil sano es el que las madres establecen con sus hijos.

Sin desmerecer cuánto favorecen a sus hijos los cuidados del padre, es ciertamente la interacción con la madre la que marca la forma en que el niño o la niña se relacionará en el futuro con las demás personas y consigo mismo(a).

La mayor parte de las madres, sean biológicas o adoptivas, hacen del cuidado de sus hijos la función más importante de sus vidas, y ello es esencial ya que de todas las especies, los seres humanos son los que nacen más desvalidos y requieren, por esta característica, adultos competentes que puedan hacerse cargo de su cuidado y protección.

La naturaleza proveyó a las mujeres de la ocitocina, que es llamada la hormona del cuidado, para cumplir esta importante misión.

Es necesario que a partir de esta extrema dependencia, el niño pueda convertirse en un adulto autónomo, interesado por el mundo que lo rodea y con un buen concepto de sí mismo.

Todo ello supone madres atentas y conectadas con las necesidades de sus hijos.

Para los niños pequeños el vínculo afectivo que los hace sentirse más protegidos y los ayuda a crecer es la relación con su madre.

Cuando ella está presente se sienten seguros y quieren explorar; en cambio, cuando la mamá desaparece el niño se paraliza y pierde el interés por lo que sucede a su alrededor.

Cuántas veces hemos sido testigos del grito de "¡mamá!" desesperado de un preescolar tendiendo sus manitos cuando tiene que separarse de ella.

Ser mamá, no cabe duda, es una de las experiencias más maravillosas en la vida de una mujer.

Sin embargo, por maravillosa que sea la experiencia de la maternidad, es necesario reconocer que también es extraordinariamente demandante y puede resultar en ocasiones abrumadora.

Es necesario estar ahí disponible y atenta a las necesidades físicas y afectivas de los hijos, y protegerlos de los riesgos, sobre todo a los que por su falta de conciencia del peligro se encuentran expuestos.

Las exigencias que incluye el rol materno se hacen más fáciles cuando se cuenta con un padre que apoya a la madre y comparte con ella el cuidado de los hijos.

Desafortunadamente muchos padres son bastantes ausentes y periféricos en relación con la educación de sus hijos.

Por lo cual las madres pueden estar muy sobreexigidas y con mucho miedo a no hacerlo bien.

Para conservar el optimismo, a veces las madres necesitan ayuda, porque en el afán de hacerlo todo perfecto, no se dan tiempo para sí mismas ni para descansar.

Para ser una buena mamá es necesario estar bien, autocuidarse, aprender a descansar, pedir ayuda y delegar algunas funciones, de manera de asegurar que el tiempo que se está con los hijos sea de buena calidad.

No hay comentarios: