Ir al contenido principal

¿Es Tan Malo Recompensar?

Por Neva Milicic, sicóloga.

La pregunta acerca de los riesgos y los beneficios de utilizar los premios como mecanismo educativo encierra una duda legítima, que muchos padres que están realmente preocupados por educar bien a sus hijos se han hecho en más de una ocasión.

¿Por qué debiera premiar a un niño por hacer algo que le corresponde hacer?

La respuesta es compleja y depende de las características del niño, pero un premio ocasionalmente no pareciera ser una actitud negativa.

No se trata de dar un gran premio por levantarse en la mañana y todas las mañanas, pero si cuando hace un esfuerzo mayor que lo habitual, reconocerlo a través de un estímulo puede hacer sentir al niño que lo que hace es valorado por sus padres.

Cuando usted prepara el desayuno, no espera un gran reconocimiento, pero sí al menos un gracias, o un comentario amable, como “rico te quedó”, que sea una señal que los demás se han dado cuenta del esfuerzo que ha puesto en prepararlo, sobre todo si se esmeró especialmente y agregó un jugo de naranja recién exprimido.

Así como les enseñamos a los niños el valor de las palabras mágicas por favor y gracias, los padres debemos acostumbrarlos a reconocer los esfuerzos y los logros de los niños.

Basta quizás con decir, “eso te ha quedado muy bien, debe haberte costado mucho esfuerzo hacerlo” o “esta pieza así de ordenada sí que merece un premio”.

Siempre se ha sostenido y es de sentido común, que las personas deben aprender por sus consecuencias, pero ello no tendría por qué limitarse a situaciones en que niños se han equivocado o han hecho mal.

Si llegó con una anotación negativa, parece razonable que pueda ser sancionado sin ver televisión.

¿Por qué tendría que ser negativo el opuesto? Si llega con una excelente nota en lectura, ¿por qué no regalarle un libro como premio?

Los niños necesitan de la atención y el cuidado de sus padres. Desafortunadamente, de manera no consciente suele dárseles más atención a los hijos cuando se han equivocado y lo han hecho mal que cuando se han esforzado y lo han hecho bien.

Con frecuencia, algunos niños presentan conductas disruptivas, como una forma inconsciente de atraer la atención de sus padres, aunque sea en forma negativa.

Si somos más generosos, reconocemos y eventualmente premiamos sus logros, es probable que los niños les aumenten la motivación y con ello encuentren formas positivas para conseguir que sus padres les atiendan y visibilicen.

Es distinto dar un premio que ofrecer un premio. Darlo significa que se es capaz de reconocer lo que el otro ha hecho por conseguir algo bien, por organizarse y a lo mejor por aplazar o renunciar a algo que hubiera sido placentero hacer, por cumplir con un deber.

No se trata de ofrecer un viaje para pasar de curso, pero si ha aprendido a leer, no sería nada malo que el abuelo le regalara esa caja de lápices con que el nieto o la nieta soñaban.

Tenga cuidado de no pertenecer a esa categoría de padres cuyos hijos se quejan “Nunca me encuentra nada bueno, sólo se fija en lo que he hecho mal”.

No es que estos padres quieran ser malos padres, sino que simplemente tienen la creencia errónea que educar es corregir, y no que es enseñar.

Todas las personas necesitan ser reconocidos y visibilizados en sus aspectos positivos por las personas que les son significativas.

Sea generoso. Un reconocimiento o un premio de vez en cuando les facilitan a los niños el cumplimiento de sus obligaciones, les fortalece una autoestima positiva y por supuesto mejora el vínculo afectivo con usted.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos.

El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos.

El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas.



Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron.



Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto a su hijo Seb…

Urgente: Se Necesita Dadores de Sangre para Alonso, Hijo del Profesor de Música Oscar Pino

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Con urgencia se necesita la mayor cantidad de dadores de sangre para el pequeño Alonso Pino Reyes, hijo del profesor de música Oscar Pino y alumno de Kínder de nuestro colegio, quien lucha por vencer un tumor cancerígeno (neuroblastoma) próximo a su riñón izquierdo.

Alonso de cinco años acaba de iniciar su tratamiento de quimioterapia lo cual le provoca una baja en sus defensas, especialmente en sus plaquetas, por lo que necesita de transfusiones de sangre en cada sesión.

La Asociación de Padres hace un llamado solidario a las familias Institutanas para que se acerquen al Banco de Sangre de la Clínica Indisa.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.