Ir al contenido principal

Las Emociones, Motor del Aprendizaje

Por Neva Milicic, sicóloga.

Que la emociones influyen en el cómo aprenden los niños parece de perogrullo, sin embargo no parece tomarse suficientemente en cuenta al momento de enseñar.

Más aún, a veces los adultos, al perder la paciencia, actúan justamente en oposición a lo que la evidencia científica estaría demostrando.

A la luz de las investigaciones parece claro que cuando el niño se siente acorralado por el temor a no aprender y por las amenazas de castigo, se le altera el funcionamiento del hipocampo, con lo que se disminuyen las capacidades de aprender.

Las emociones están descritas como el motor del actuar de las personas. La decisión de hacer o dejar de hacer algo está fuertemente influida por lo que las personas sienten.

Aquello que despierta en los niños emociones positivas es altamente valorado y a su vez las emociones están determinadas por la experiencia.

El niño que es reconocido por sus habilidades para pintar tendrá una actitud positiva cada vez que se le solicita dibujar.

El que juega al fútbol y es seleccionado y reconocido, tendrá por cierto una actitud favorable a todo lo que se relacione con el deporte.

Si por el contrario, sus experiencias no son exitosas irá adquiriendo un sentimiento de falta de autoeficacia, lo que le producirá desánimo acerca de su posibilidad de aprender y, por lo tanto, el niño enfrentará las experiencias educativas con una disposición negativa.

Lo significativo es que estas experiencias no sólo marcan al niño psicológicamente ya que tienen repercusiones emocionales, sino que impactan el funcionamiento a nivel cerebral.

Las emociones negativas asociadas al aprendizaje tienen un tremendo impacto negativo, no sólo en la posibilidad de aprender en el momento en que está estudiando, sino que a futuro.

Por ejemplo, si usted grita a un niño porque no se concentra, el niño tendrá miedo porque se sentirá amenazado, y las amenazas producen además de miedo, rabia.

La conducta que gatilla los gritos y las amenazas es el temor, la tendencia a paralizarse y una actitud de aversión ante lo que debería aprender.

Las experiencias de fracaso están marcadas por una fuerte sensación de no querer estar ahí. La capacidad de aprendizaje se verá así interferida, y si la experiencia se repite, quedará instalada una memoria emocional negativa en relación con el aprendizaje.

Los efectos de la memoria emocional negativa es que cada vez que el niño enfrenta una situación de aprendizaje, ella se activa y el niño enfrenta la nueva situación, como una mochila de angustia que perturba y disminuye las posibilidades de aprender.

Cuando las situaciones difíciles en relación al aprendizaje se hacen crónicas, o bien, son extraordinariamente traumáticas, como el maltrato físico o psicológico, está demostrado que dañan las competencias para aprender.

Por el contrario, cuando la situación de aprendizaje es de bienestar y se produce en una atmósfera nutritiva, la experiencia dejará una memoria emocional positiva, producto de la sensación de bienestar.

Cuando un niño se siente bien, cuando está aprendiendo, se activa la zona de las emociones positivas que está en el hemisferio izquierdo.

Por lo tanto, esa experiencia será no sólo positiva en el “aquí y el ahora” del aprender, sino que se harán más sinapsis en esa zona.

A la inversa, cuando se siente incompetente en la situación de aprendizaje, la corteza prefrontal derecha es la que se activa, que es el centro de las emociones negativas.

Recuerde que cuando crea emociones positivas en relación con el aprendizaje no sólo facilita al niño en su aprendizaje académico, sino que favorece el desarrollo de competencias emocionales que influirán positivamente en su sensación de bienestar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos.

El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos.

El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas.



Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron.



Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto a su hijo Seb…

Urgente: Se Necesita Dadores de Sangre para Alonso, Hijo del Profesor de Música Oscar Pino

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Con urgencia se necesita la mayor cantidad de dadores de sangre para el pequeño Alonso Pino Reyes, hijo del profesor de música Oscar Pino y alumno de Kínder de nuestro colegio, quien lucha por vencer un tumor cancerígeno (neuroblastoma) próximo a su riñón izquierdo.

Alonso de cinco años acaba de iniciar su tratamiento de quimioterapia lo cual le provoca una baja en sus defensas, especialmente en sus plaquetas, por lo que necesita de transfusiones de sangre en cada sesión.

La Asociación de Padres hace un llamado solidario a las familias Institutanas para que se acerquen al Banco de Sangre de la Clínica Indisa.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.