Destacamos

Reinauguración Campo en Batuco | Directorio de la Asociación

Reinauguración Campo Recreativo de la Asociación de Padres de Familia del Instituto de Huma nidades Luis Campino en Batuco | 14 de octub...

domingo, 12 de julio de 2009

Padre Felipe Berríos: "No Quiero ir a Hacer un Show Social a África, Quiero ir a Trabajar"

Causó sorpresa la noticia de su partida a Burundí. Aquí entrega más antecedentes: no es seguro que se vaya el próximo año y asegura que continuará escribiendo sus columnas (para seguir hablando de temas polémicos como la "cota mil").

También opina, frontalmente, como siempre: "Hay menos pluralismo político en los movimientos religiosos del que hay en Un Techo para Chile"
.

Por Eduardo Sepúlveda, El Mercurio.

"El 10 de marzo pasado me llamó una amiga por teléfono para felicitarme porque cumplía 20 años de sacerdocio. Hasta ese momento ése había sido un día común y corriente para mí.

Pero llegué a mi casa, me acosté y le empecé a dar vueltas a lo que había sido mi vida sacerdotal. Me levanté y escribí una carta al superior de la Compañía de Jesús.

Sabía que me dirían que sí, porque lo único que tú puedes pedir en la Compañía es que te manden a misión".

-¿Usted pidió irse a África?

-Antes yo le había comentado al provincial nuestro que tenía ganas de irme a África y me había dicho que podía ser, pero nunca fue algo concreto. Mejor te leo la carta...

Y Felipe Berríos del Solar, el sacerdote jesuita de 52 años que lidera la campaña "Un Techo para Chile", y que provocó sorpresa al confirmar que el próximo año deja Chile para partir como misionero a Burundí, comienza a leerla.

En ella dice que quiere terminar su "vida apostólica" en África, entre otras cosas, porque siente que ya ha cumplido con su misión en Chile y porque guarda grandes recuerdos de ese continente, porque quiere dar testimonio ante los jóvenes de lo que es dar la vida por los más pobres y... porque allá sí puede pasar inadvertido.

-¿A qué se refiere con que quiere pasar inadvertido? ¿Se cansó de algo?

-No me cansé de estar expuesto. Y te vas a dar cuenta de eso porque voy a seguir escribiendo mis columnas y mis artículos y diciendo lo que siento y pienso; no me he cansado, no me puedo cansar de lo que soy. Llevo años pidiéndoles a los jóvenes que den su vida por los pobres, hay jóvenes que están trabajando en diversos países y ahora siento que me toca a mí dar testimonio. Y lo de pasar inadvertido es en el sentido de que no quiero ir a hacer un show social a África, quiero ir a trabajar. Yo estuve allá y sé las necesidades que hay, sobre todo con los refugiados.

-¿Tiene fecha de partida?

-La Compañía me dice que lo converse con el provincial de acá y que primero terminemos con los campamentos.

-¿Eso va a ser para el 18 de septiembre de 2010?

-Claro, pero la idea es terminarlos antes.

-Hace tres años mataron a un jesuita en Burundí, ¿no le causa temor?

-Si fuera por eso me daría más miedo vivir en Latinoamérica, donde han matado 43 jesuitas por hablar de la justicia. Es más peligroso hablar de justicia aquí que ir a Burundí.

Las teorías Conspirativas

-Como siempre en situaciones como ésta, han circulado teorías sobre las "verdaderas razones" de su traslado. Hay quienes creen que esto se podría haber desencadenado porque a principios de año una columna suya provocó una de las polémicas más duras que a usted le hayan tocado...

-No, la más dura fue cuando se detuvo el spot para los hijos de los matrimonios separados. Si es que buscan eso como disculpa, ahí debieran haberme dicho "chao". Ahora, a nadie le dicen "chao" con un año de anticipación. Y menos me dejarían que converse la fecha con mi superior. Esto se podría posponer y no producirse en septiembre de 2010. Por eso me da pudor que estemos hablando de esta noticia ahora, con tanta anticipación.

-Por lo tanto, usted descarta que la polémica de la "cota mil" tenga que ver con su salida de Chile.

-Desde Burundí voy a seguir hablando de temas como la "cota mil".

-Con la distancia que dan los meses, ¿se arrepiente de algo referido al tema "cota mil"?

-Me arrepiento de que no se haya seguido hablando del tema. Lo que me motivó a escribirlo fue el testimonio de jóvenes que estudian en la "cota mil" y que trabajan aquí en "el Techo". Son jóvenes maravillosos y lo que puse ahí fueron sus quejas. Hay que quedarse con el tema de fondo: ¿Qué significa una universidad de excelencia? ¿Es de excelencia una universidad porque esté ubicada en un sector de la ciudad? ¿Es de excelencia porque tiene bonitos jardines y buenas bibliotecas? ¿Porque reúne a los mejores puntajes de la PSU? Esa es la pregunta. La crítica estaba dirigida a los que construyeron esa universidad ahí. ¿Era el lugar más barato para construirla? ¿Era el lugar más accesible para los universitarios? Y si no era eso, ¿por qué se construyó ahí? Esas preguntas siguen vigentes. Y no te preocupes, las seguiré haciendo.

"La Iglesia Chilena me formó Así"

-¿Se siente como un "hijo díscolo" de la Iglesia Católica, una especie de Marco Enríquez-Ominami si uno hiciera una comparación con la política?

-Mire, mi jefe es Jesucristo. A Jesús lo acusaron de díscolo y lo mataron. Yo no me comparo con Marco Enríquez-Ominami, yo trato de imitar al Señor. Al padre Hurtado también lo acusaron de comunista y de molestoso, como también lo hicieron con el cardenal Silva Henríquez. Entonces, tendríamos que preguntarnos la sociedad chilena, 'por qué, si nos decimos católicos, nos molesta tanto cuando alguien se acerca a los núcleos del Evangelio'. El día en que la Iglesia Católica me diga que yo no estoy viviendo la doctrina de la Iglesia Católica, en ese mismo momento renuncio a lo que estoy haciendo. Soy formado en la Iglesia Católica chilena, no tengo ningún estudio fuera de Chile, entonces habría que preguntarse por qué a la Iglesia Católica ahora le molesta como yo soy, si ella me formó así.

-¿Siente que a la Iglesia le molesta su forma de ser?

-Creo que hay ciertos sectores de la Iglesia a los que les incomodo.

-En la última encuesta CEP apareció que un par de los entrevistados dijeron de manera espontánea que les gustaría que el padre Felipe Berríos fuera Presidente. ¿Nunca pensó en seguir la vocación política?

-No, pero sí creo que todos los papas, desde León XXIII en adelante, han insistido que los católicos debemos meternos en la política, la política es clave. Si no tenemos buenos políticos, se toman el poder los populistas.

-¿Usted considera que juega un "rol político" en la sociedad chilena?

-Obvio. Todos hacemos política. Cuando yo insisto en que las soluciones habitacionales deben ser con la participación de la gente, eso es una opinión política. Lo que pasa es que hay que distinguir la alta política de la política partidista. A mí como sacerdote no me corresponde identificarme con un partido, me parecería absurdo. Y en eso creo haber dado pruebas de pluralismo siempre. No sólo porque atiendo a distintos sectores de la sociedad chilena sin ningún problema, sino porque también una obra como Un Techo para Chile es única en cuanto al pluralismo de los jóvenes que la integran. Hay menos pluralismo político en los movimientos religiosos del que hay en Un Techo para Chile.

-¿Pero qué tendencia predomina?

-En cada elección presidencial hemos hecho una simulación, con voto secreto, y todas las veces ha sido "miti-mota". Eso habla muy bien "del Techo". Yo propondría hacer el mismo ejercicio en los movimientos religiosos. Se nos olvida que los papas han pedido que haya pluralidad política, que no identifiquemos a la Iglesia Católica con un partido, y eso no se cumple siempre.

¿Me duele el dolor que le puedo causar a mi mamá?

-¿Quiénes van a sentir más su partida?

-(Se toma un tiempo para responder) No sé. Bueno, mi mamá (de 84 años), que me ha pedido que espere a que se muera para irme; mi hermano; mi familia.

-¿Podría reconsiderarlo?

-A mi papá y mi mamá les agradezco la libertad que han tenido de dejarme ser. Mi papá me pidió que fuera un jesuita de frentón, no a medias. Me duele el dolor que le puedo causar a mi mamá con mi partida, pero más me dolería ser un cura a medias.

-¿Nada lo haría reconsiderar la decisión de irse?

-O sea, en el momento en que dejé una chiquilla y dejé la posibilidad de tener una familia me la jugué hasta el final.

-¿Ha tenido dudas vocacionales?

-Nunca. He sido profundamente feliz, fui muy feliz.

-¿Por qué prefiere los bototos a las zapatillas?

-Yo debo vestirme para poder estar haciendo una mediagua, metido en el barro y, a las dos horas, estar celebrando un funeral o en una reunión con un empresario. El bototo negro pasa piola en todos esos lugares.

¿No me es fácil pasar inadvertido?

"Santiago, 10 de marzo.
Padre Alfonso Nicolás, s.j.
Estimado padre general, soy Felipe Berríos del Solar, de la provincia de Chile. Hoy cumplo 20 años de mi ordenación sacerdotal y puedo decir que con la gracia de Dios he sido un sacerdote y un jesuita profundamente feliz.

Sé que el único destino que un jesuita puede pedir en la Compañía es ser mandado a misiones. Yo quisiera pedirle a usted, que como General, me ayude a entregar mis últimos años apostólicos a África, especialmente a África del Este.

Yo estuve allí por tres años enseñando electricidad y construyendo un edificio de unas religiosas. Algo aún retengo del idioma swahili. No quiero hacerme cargo de nada, sólo trabajar sencillamente.

Al final de año cumpliré 53. Es la edad ideal para comenzar a meterse en una cultura y tener un tiempo prudente de vida apostólica. Algo de esto he hablado con el padre provincial y no siento que tenga mayores reparos.

Percibo que el 2010 cumpliré un ciclo en la provincia chilena, he estado trabajando con jóvenes en los campamentos más pobres de mi país, y para esa fecha habremos ya erradicado todos ellos de Chile.

Por mi trabajo he incursionado en los medios de comunicación y también hemos esparcido este apostolado con los jóvenes de casi toda Latinoamérica, por lo que no me es fácil pasar inadvertido, como sí lo puedo estar en África.

Les he pedido a tantos jóvenes que den su vida por los más pobres que siento que ahora me toca a mí dar testimonio de ello.

Como le dije, yo he estado en África del Este, así que sé perfectamente a lo que voy, sin romanticismo y con mucha realidad.

Me gusta el trabajo manual y tengo habilidad para eso, como también vivir en otra cultura, donde uno jamás dominará del todo el idioma, hace que uno se aferre sólo al Señor.

No le quito más su tiempo, es lo que le pido después de haberlo rezado y con nociones que me dejan en paz. Espero pronto su respuesta y estaré disponible, supongo, a mediados del 2010.

Rezo por usted para que el Señor lo ilumine y le dé fuerza y audacia en su trabajo.

Afectuosamente en el Señor, el padre Felipe Berríos".

¿Podríamos terminar con los campamentos en diciembre?

"Si todo el país se pusiera las pilas, podríamos terminar con los campamentos en diciembre. Los recursos están, falta organizar a la gente, que es lo más difícil, y falta que los alcaldes no usen el tema políticamente. Algunos quisieran postergar todo por 4 años porque vienen las elecciones de alcalde y quieren candidatearse", dice Berríos.

-¿Qué les falta, sólo trasladar a la gente a sus viviendas definitivas?

-Estamos en eso. Quedan 20 mil familias. ¿Qué falta? Organizar a la gente. Capacitarla, darle alfabetización, educarla, programas de ahorro, eso es lo que llamamos la habilitación social, y en eso estamos. Otra cosa son las trabas que ponen algunos municipios o algunos personeros del Minvu, o personas que ponen problemas, que dicen que algunos terrenos son de Bienes Nacionales... eso va retrasando.

-¿Es cierto que han disminuido en más de un 30% los aportes a Un Techo para Chile?

-Sí, pero estamos en una crisis económica. Cuando tuvimos la crisis asiática pasó algo similar, hubo una baja de los aportes de las empresas, y es justificable, las empresas lo primero que cortan son las ayudas.

-¿Cree que las críticas que usted ha hecho a los empresarios hayan influido también?

-Tu pregunta me ayuda a contestar una cosa. Tenemos una confusión en Chile entre empresario y financista, que no es lo mismo. Mi experiencia es que los grandes empresarios, las personas que han creado empresa, que han tenido contacto con los trabajadores y contacto con las máquinas, los productos, son gente súper generosa.

-Qué va a pasar cuando se cumpla la meta, ¿se acaba Un Techo para Chile?

-Lo que intuyo es que lo que sigue es "Un Techo para la Educación y el Trabajo". Tenemos casi 100 sedes para la educación y el trabajo en todo el país, en este momento en Santiago hay 800 jóvenes que van todas las semanas a hacer reforzamiento escolar a los niños yo intuyo que va por ahí, pero me parecería simplón decirlo yo, van a tener que decirlo ellos en su momento.

No hay comentarios: