domingo, 28 de junio de 2009

Se Duplica la Morosidad en los Colegios a Causa de la Crisis

Los particulares reconocen que si en un año normal la morosidad bordea el 15%, hoy uno de cada tres alumnos no paga sus cuotas a tiempo. Sin embargo, aún no se alcanzan los niveles críticos de la crisis asiática.

Por M. Riveros, M. J. Gutiérrez y C. Flores, El Mercurio.

Ocurrió en la crisis asiática y se está repitiendo en la actualidad. El desempleo tiene una consecuencia dolorosa para muchos escolares que incluso deben dejar de ir a su colegio de siempre porque sus padres simplemente no pueden pagar la mensualidad.

Y aunque varios establecimientos han tomado resguardos, como seguros de cesantía para los apoderados, la ayuda financiera a las familias tiene sus límites y las escuelas se han visto afectadas por el incremento de la morosidad.

En algunos casos, la continuidad del colegio depende de los recursos que pueda captar.

"Muchos papás se aprovechan de que nosotros no les “cortamos el servicio”, dice la directora de un colegio del sector oriente, quien explica que en su establecimiento los niveles de morosidad alcanzan un 30%.

"Es que un colegio, como cualquier otra empresa que funciona todos los meses con 20, 25 o 30% menos de dinero, se complica", dice la misma docente, quien también explica que la falta de flujo ya la tiene "apretada".

Pero es optimista, y cree que por lo menos a fin de año situación podría mejorar.

Lo mismo asegura Rodrigo Bosch, presidente de la Asociación Gremial de Colegios Particulares (Conacep) que agrupa a 840 establecimientos, quien explica que si en un año normal la morosidad promedio es de 15%, hoy uno de cada tres alumnos está moroso en sus pagos. Un aumento del 100% que los tiene intranquilos.

Los Tradicionales

Aunque muchos colegios dicen estar preparados para enfrentar la crisis, si la morosidad sigue creciendo, el panorama se les puede complicar.

Como para la crisis asiática, cuando en el peor momento los colegios registraban morosidades que en algunos casos, incluso, superaban el 50%.

En el colegio Sagrados Corazones de Manquehue, que tiene un seguro de cesantía gestionado por el propio establecimiento, reconocen que el impacto que ha tenido la crisis superó sus expectativas.

"Incluso, tenemos casos de familias que no podrán pagar el año. Nosotros lo hablamos con ellos y se van a quedar hasta el término del año escolar, pero sólo hasta ahí los podemos acompañar", dice el vicerrector administrativo de la institución, Pedro Melo.

En La Maisonette, a los padres que están en apuros económicos se les permite proponer un plan que les admita flexibilizar los pagos. Y una vez que el apoderado documente su cuota (por ejemplo, con un cheque a fecha), ya no es reconocido como moroso.

En el tema de cobrar, los colegios no llevan las de ganar.

En el Pumahue de Peñalolén, por ejemplo, explican que no es mucho lo que pueden hacer para que les paguen las cuotas, y aunque mandar a Dicom a los deudores es una alternativa, es "complicado dejar de enseñarles a niños que están en plena etapa de formación, y además por ley no se les puede retener la documentación a los alumnos por problemas de deudas, por lo que, sin problemas, pueden terminar el año y cambiarse a otro colegio".

Esta práctica, según Carlos Veas, secretario ejecutivo de la Federación de Instituciones de Educación Particular (FIDE) -que reúne a 760 colegios- se ha vuelto cada vez más normal, y seguramente se masificará cuando entre en vigencia la LEGE, "que prohíbe cualquier acción del colegio ante los deudores".

Para la crisis asiática vimos más problemas, hoy hemos visto menos, pero esto tiene que ver con que los colegios han adoptado medidas para mitigar los problemas. "Rodrigo Bosch, Presidente Conacep

15%
Es la morosidad de los colegios privados y particular subvencionados en un año normal.

30%
Es la morosidad promedio actual.

50%
Era la tasa de morosidad de los colegios durante la crisis asiática.

“Se Remata Colegio”

No hay cifras oficiales de cuántos colegios están siendo rematados. Es que muchos, aunque arrastran grandes deudas, evitan esta vía y prefieren venderse de manera privada.

Un establecimiento particular subvencionado de La Florida, con capacidad para 1.100 alumnos, está en poder del banco.

De los 800 estudiantes que tiene, un 50% está moroso en sus pagos de 2008. Con ese antecedente, la institución -que hoy sigue funcionando- ya salió a remate una vez, pero fue suspendido por falta de postores, explica el abogado de un posible comprador.

En San Miguel ocurre lo mismo con un colegio particular cuya morosidad por estos días también bordea el 50% de la matrícula, y aunque el proceso de remate continúa, el colegio sigue operando de manera normal.

"Los cierres o remates corresponden a colegios que están en proceso de salida. Lo que hay detrás de eso es que la mala gestión está saliendo del sistema y eso es algo deseable", dice Rodrigo Bosch, presidente de Conacep.

Así las escuelas ayudan a sus apoderados:

Becas

Muchos establecimientos han ampliado el número de familias beneficiadas con becas, así como la cobertura de éstas. La Maisonette, por ejemplo, ofrece distintos tipos de becas a sus alumnos, las que pueden ser de 100% por un mes o 25% por todo el año.

Los plazos y montos han aumentado en un 10% en ese colegio, y las solictudes de ayuda financiera han crecido en 15%.

Flexibilidad en los Pagos

En colegios como la Alianza Francesa basta solicitar una entrevista con la "Intendente" para acordar facilidades en los pagos mensuales.

Cada caso, eso sí, es discutido en el Comité de Finanzas del directorio que luego entrega una solución a la familia afectada.

Seguros de Cesantía

Si bien los particulares pueden contratar un seguro de cesantía, hay colegios que lo incluyen en la matrícula, lo que lo hace obligatorio para todos los padres.

Pero hay otros establecimientos que tienen sus propios sistemas de seguros, como el caso del Colegio Sagrados Corazones de Manquehue.

El colegio cuenta con un autoseguro o Fondo Solidario del Centro de Padres y Apoderados, que es administrado por el establecimiento. Y aunque no pertenece a una compañía de seguros, sí se reglamenta por las mismas normas.