Ir al contenido principal

¿Es Posible que Mi Hijo Esté Maltratando a sus Compañeros?

Por Neva Milicic, sicóloga.

Para cualquier padre es sumamente doloroso plantearse la sola idea que su hijo pueda ser un niño violento y que pueda estar teniendo conductas agresivas y de acoso hacia sus compañeros.

Es más frecuente que pidan ayuda los padres de los niños que son víctimas de actos crueles de sus compañeros, que las familias de los niños que ejercen la violencia. Es un hecho que no deja de ser preocupante.

Un niño que agrede necesita tanto o más ayuda que un niño que es hostigado, porque su pronóstico es más complejo y su tendencia a hacer sufrir a los demás puede derivar en problemas mayores en el futuro si no se para a tiempo.

Cuando la angustia es muy fuerte, ante los problemas de los hijos, muchas personas tienden a negar el problema y no quieren aceptarlo aduciendo, por ejemplo, que todos los niños son peleadores.

Lo único que se obtiene con esta actitud minimizadora de las dificultades es que el problema se haga mayor. El niño o la niña agresivo concluye que es fácil engañar a sus padres y que sus conductas quedarán impunes.

Aunque sea doloroso, si hay quejas reiteradas acerca del comportamiento de un niño, hay que abrirse a la idea de que puede estar en problema, y que es urgente ayudarlo a poner bajo control sus conductas violentas.

Algunas señales que deben alertar a los padres sobre una conducta violenta en sus hijos son:

-Tendencia a presentar conductas impulsivas perdiendo el control con frecuencia.

-Dificultad para que el niño se adecue a normas de disciplina familiares.

-Quejas y anotaciones reiteradas en la libreta de comunicaciones.

-Bromas antipáticas que dañan a compañeros y personas de la familia.

-Falta de freno en conductas agresivas ante el sufrimiento expresado por los otros.

-Rabia inmoderada frente a problemas triviales. Habitualmente se lo describe como alguien a quien ciega la rabia.

-Los hermanos o amigos se asustan ante su descontrol, por lo que se dejan abusar.

La preocupación por estos niños es que en el largo plazo tienden a quedarse muy solos, porque a nadie le gusta convivir con personas agresivas y se transforman en personas poco queribles.

El riesgo mayor es que al sentirse excluidos del conjunto de las buenas personas, se asocien con otros niños con alto potencial agresivo, constituyendo pandillas de niños abusadores.

Negarse a aceptar los signos de violencia en un niño es postergar la búsqueda de soluciones y, por lo tanto, dejar que se vaya desarrollando sin límites el potencial agresivo.

No se trata de estigmatizarlos; son niños que necesitan atención. Pero sí es necesario estar alerta cuando tienen conductas que pueden ser maltratadoras para sus hermanos o para sus iguales.

Algunos tipos de maltrato son: el maltrato físico que ocurre cuando el niño agrede físicamente en forma directa a otros, o bien, les rompe los juguetes o los materiales escolares.

El maltrato verbal ocurre cuando el niño se burla, pone sobrenombres, hace bromas pesadas o inventa calumnias.

También es un signo de maltrato la exclusión en forma sistemática de los juegos de amigos o compañeros, ya sea ignorándolos o excluyéndolos en forma explícita.

Estar atento a estas formas de agredir a otros, que en muchas ocasiones son conductas aprendidas, puede ayudarnos a buscar formas para que el niño mejore la convivencia social. Una mejoría que a quien más beneficia es al propio niño.

Y recuerde que responder a la violencia del niño con violencia sólo logrará perpetuar el círculo del matrato. Pida ayuda.

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos. El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos. El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas. Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron. Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto

40% de descuento para textos escolares SM

El Directorio de la Asociación de Padres, por segundo año consecutivo, ha gestionado la aplicación de un 40% de descuento en los textos escolares vinculados con la Editorial SM (nivel 1° a 6° básico). La compra de los textos debe ser online a través del sitio de SM, el que actualmente está en proceso de actualización. A diferencia del año pasado, no es necesario retirar un cupón de descuento. Todo es de forma online.     ¿Cómo aplica el descuento para los libros SM? El/la apoderado/a deberá registrarse en la página de SM  www.tiendasm.cl  . Debe señalar el nombre del Instituto e indicar el nombre del estudiante.  VER INSTRUCTIVO   Más informaciones sobre textos, libros y útiles escolares, se encuentra en el comunicado emitido por el Instituto:  http://luiscampino.cl/2020/ 12/29/comunicado-criterios- sobre-textos-escolares-lista- de-utiles-y-aula-virtual-2021/

Diferencias en la Enseñanza de Ayer y de Hoy: "Así No lo Hacemos en el Colegio, Mamá"

Ayudar en las tareas de matemáticas a los hijos puede ser un problema para los padres, porque la terminología cambió. Por Rob Eastaway, The Times. Una niña de 10 años pide que le ayuden a hacer una tarea de matemáticas. ¿Usted podría explicarle algunos conceptos? La mayoría de los adultos ingleses no pasaría esta prueba. Esto, porque los métodos y el lenguaje que se emplean para enseñar matemáticas en la enseñanza básica han cambiado. Y la terminología que se usa hoy para la mayoría de los padres es puro blablá. Este desconocimiento ha producido una barrera comunicacional entre padres e hijos a la que se le ha dado poquísima atención en todo el debate sobre la educación de las matemáticas. Es probable que el nuevo gobierno aborde varios problemas clave en relación con esta asignatura, pero yo sugeriría uno que no se ha tomado en cuenta y que es cada vez más común: las pataletas. Las que se desatan cuando el niño, después de pedir ayuda a un padre, grita: "¡Pero no lo hace