Ir al contenido principal

Cifras que Avergüenzan

Por Neva Milicic, sicóloga.

En el libro “Desaprender la violencia”, un nuevo desafío educativo del profesor argentino, Alejandro Castro, se entregan algunas cifras, en un acápite, que da el nombre a esta columna.

El autor plantea que la violencia debería ser un problema prioritario en la salud pública, ya que, en nuestro continente, cada año alrededor de 300.000 personas mueren, por homicidios, suicidios y accidentes de tráfico.

Esto sin referirse a la violencia doméstica, al acoso escolar, y a todas esas situaciones en que “un ser humano actúa sobre otro o sobre otros de manera que causa sufrimiento o muerte”.

Por su parte la Organización Mundial de la Salud planteó en el año 2002 que cada año 1.6 millones de personas, mueren en forma violenta.

La violencia según esta organización sería la responsable del 14% de las defunciones de la población masculina y del 7% de la población femenina.

El programa de las Naciones Unidas para el desarrollo planteó en 1999, es decir a las puertas de este milenio, que la violencia sería el problema más importante en el siglo XXI.

El mensaje de Alejandro Castro es claro: la violencia es aprendida y la tarea de la familia y de la escuela es que el niño desaprenda la violencia y para ello hay que evitar exponerlo a situaciones que aumenten la violencia.

Aunque comparados con los animales, planteaba San Martín un psicólogo social, estamos mal dotados para matar por qué no tenemos garras, ni colmillos, sin embargo somos “los matadores” por excelencia, porque creamos las armas —que son una creación humana— producto de una cultura agresiva.

En realidad pienso que la naturaleza humana fue programada para cuidar, pero algo se torció en el camino que le enseñamos a los niños a agredir.

Cada vez que regalamos a un niño un arma de juguete, que es una réplica de la violencia adulta, estamos legitimando una herramienta para matar.

Así vestimos a la violencia de un disfraz atractivo. Les estamos sugiriendo que es un juego, y en forma no consciente estamos induciendo al niño a jugar a matar.

Cuando permitimos que nuestros hijos vean muchas horas de televisión con contenidos violentos, vamos incrementando en ellos su potencial agresivo, así como su temor a ser víctima de la violencia, entrando en un círculo agresivo.

Un problema más grave surge cuando en el interior de la familia se usa la violencia como forma de resolver los conflictos. Se sabe que si un niño es expuesto a mucha violencia es altamente posible que se transforme en alguien violento.

Es por ello que el castigo físico y el maltrato ha sido un tema, en el cual los psicólogos infantiles han invertido su mejor energía para intentar su disminución.

No se trata de tener una visión idealista y de negar los conflictos que existen. Pero hay dos tipos de formas de resolver los conflictos. Los que se resuelven a través de la destrucción y los constructivos, que se resuelven a través de una relación en que hay diálogo.

En ésta última forma, los que están involucrados logran avanzar a nuevas formas de ver la realidad y lograr comprender que hay diversas maneras de mirar un problema. En la forma constructiva hay una apertura a la perspectiva del otro.

Se trata de que los vínculos existentes, nos permitan solucionar los problemas, de manera que no se ponga en peligro al otro, ni en su integridad física ni psicológica.

Entender que cuando se daña a otro, a la larga o a la corta, el más dañado es el que ejerce la violencia.

La forma en que usted soluciona los conflictos que tenga en el mundo externo y en la relación con sus hijos, constituirá el mapa que el niño o la niña aprenderá para enfrentar las situaciones de violencia.

Ojalá puedan desaprender los modelos violentos a los que están sobreexpuestos y reemplazarlos por modos pacíficos de resolución de conflictos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos.

El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos.

El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas.



Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron.



Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto a su hijo Seb…

¿Es Tan Malo Recompensar?

Por Neva Milicic, sicóloga.

La pregunta acerca de los riesgos y los beneficios de utilizar los premios como mecanismo educativo encierra una duda legítima, que muchos padres que están realmente preocupados por educar bien a sus hijos se han hecho en más de una ocasión.

¿Por qué debiera premiar a un niño por hacer algo que le corresponde hacer?

La respuesta es compleja y depende de las características del niño, pero un premio ocasionalmente no pareciera ser una actitud negativa.

No se trata de dar un gran premio por levantarse en la mañana y todas las mañanas, pero si cuando hace un esfuerzo mayor que lo habitual, reconocerlo a través de un estímulo puede hacer sentir al niño que lo que hace es valorado por sus padres.

Cuando usted prepara el desayuno, no espera un gran reconocimiento, pero sí al menos un gracias, o un comentario amable, como “rico te quedó”, que sea una señal que los demás se han dado cuenta del esfuerzo que ha puesto en prepararlo, sobre todo si se esmeró especialmente y…

Agreden a Ex Apoderado del Colegio y Rector de la Universidad Tecnológica Metropolitana

Recibió escupitajos, insultos, manotazos, le lanzaron pintura y estuvo retenido por más de 4 horas, así fueron las tensas horas que vivió ayer el rector de la Universidad Tecnológica Metropolitana y ex apoderado de nuestro colegio hasta el año pasado, Miguel Ángel Avendaño.

Todo comenzó, cerca de las 18 horas, cuando unos 300 estudiantes interrumpieron una reunión que el rector sostenía con la Asociación de Académicos de la universidad. Ellos exigían a viva voz la renuncia de éste y de toda la plana mayor de la corporación.

En una acalorada discusión el ex papá replicó “este rector no va a romper ninguna institucionalidad. La universidad tiene un gobierno universitario y un sistema que lo representa al cual también se debe el rector. Ningún rector debe someterse a presiones de los estudiantes”.

Los alumnos, liderados por Francisca Rubio, lo responsabilizan por diversos fracasos de la casa de estudios, en especial la crisis que llevó al cierre de la carrera de Criminalística, que tiene s…