Ir al contenido principal

El Valor de la Retroalimentación Positiva

Por Neva Milicic, sicóloga.

Al recibir un comentario positivo acerca de sí mismo, de una persona con la que tiene vínculos positivos, el niño o el adolescente, ciertamente experimenta una sensación de bienestar emocional que es siempre gratificante. Pero, sobre todo, se siente confirmado en los aspectos positivos de su personalidad y eso es favorable para su desarrollo emocional.

Pocas cosas se mantienen con más fuerza en la memoria emocional que el recuerdo de recibir una opinión positiva acerca de sí mismo, que se percibe como verdadera y cargada de emoción. Al recibirla ingresa en el sistema emocional del niño un mensaje poderoso acerca de sí mismo que tendrá un gran valor de programación personal.

No es sólo lo que se dice, sino cómo se dice lo que explica la eficacia de los mensajes positivos. Para que el registro sea positivo es importante cuidar la forma y la intensidad, si lo que se busca es lograr un enriquecimiento de la imagen personal.

Una adolescente, Isidora, que era bien aplicada, contaba entre sus lindos recuerdos que cuando era muy pequeña su abuelita le había dicho: “Me encanta tu interés y tu capacidad para aprender”. Ella comentaba: “Aunque yo no sabía muy bien qué significaba esa opinión de la abuela, se me quedó grabada en mi memoria como que era algo muy bueno. Entendí que era una característica mía de la que podía estar orgullosa. Además, ella solía llevarme libros y revistas de regalo y comentaba con sus amigas lo buena lectora que era yo, porque me interesaban los libros. Cuando ella hacía estos comentarios, yo me sentía muy bien conmigo misma”.

Ciertamente la relación de Isidora con esta abuela era muy especial, porque ella se sentía muy valorada intelectualmente por ella. Y como las relaciones son recíprocas, en la medida que ella se sentía reconocida y visibilizada por su abuela en sus características positivas, estableció con ella una relación de cercanía y afecto que ha perdurado en el tiempo.

Por supuesto, hay que dar retroalimentación en forma verdadera. Es decir, cuando el comportamiento del niño corresponde con lo que se le dice. Por ejemplo, decirle que es esforzado y trabajador, cuando efectivamente se está esforzando por terminar un dibujo o en hacer algún ejercicio. Si se le dice cuando no está en esa actitud, el niño puede percibir el mensaje como una ironía.

Cuando uno quiere sembrar un concepto, por ejemplo, de que el niño o niña son esforzados, es posible desafiarlos a realizar una tarea no muy difícil, que sea de su interés y que sea entretenida para el niño, de manera que se motive a desplegar esfuerzos. En este contexto se le podrá dar la retroalimentación que el niño necesita para progresar en el área del esfuerzo.

No eche a perder su trabajo con comentarios que anulan el efecto de la retroalimentación positiva, por ejemplo diciendo: “Claro, como te gusta le pones empeño” o “así podría ser siempre y te iría mejor”. Estos comentarios agregados —que son muy característicos de la “Cultura Parental”— echan a perder, el trabajo realizado.

Si los padres aprenden a frenar y a simplemente reconocer las características positivas o las virtudes de los niños, no habrá respuestas que echen a perder la imagen personal de los niños y también lograrán mejorar los vínculos con sus hijos. Recuerde que una gota de miel es siempre mejor que un tonel de miel.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Deportes: Vive un Fin de Semana de Entretención y Recreación en el Instituto

La Asociación de Padres te invita a vivir un fin de semana deportivo y recreativo con entretenidas actividades que hemos organizado en el Instituto.
Hoy viernes 3 de agosto, reanudamos el Campeonato Baby Fútbol Papás en el gimnasio Institutano con el desarrollo de la Sexta Fecha del Torneo.
Vuelven a las canchas los equipos del Pre Kínder B, 4º Básico B, 2° básico A+4° básico A+5° básico A, Kínder B, 2° básico B, 3° básico B, 8° básico A-B y 5° básico B.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.

Buenas Ideas en Familia

Por Revista Hagamos Contacto

Las actividades en familia son indispensables y muy importantes para lograr un acercamiento, unión y comunicación entre sus miembros. Es estos tiempos en donde la convivencia entre padres e hijos se está limitando cada vez más, debemos hacer un pausa.

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer, ya sea al aire libre o en casa, gratis o de bajo costo. Aquí algunas sugerencias:

Deportes: planear actividades físicas donde toda la familia participe, además de ser muy saludable, propicia un acercamiento y comunicación más directo con ellos. Haga una lista de actividades que se pueden hacer bajo techo, por ejemplo, ejercicios de estiramiento y aeróbicos, trotar y andar en bicicleta. Otra forma de hacer ejercicios de manera divertida es por medio del baile y la música.

Jugar: jugar a encontrar el tesoro: se trata de esconder objetos por toda la casa y dar pistas para encontrar los objetos escondidos. Incluso para que sea más emocionante, las pistas pueden estar en algú…