Ir al contenido principal

La Muerte de un Hijo y la Navidad

Si hay una muerte que desgarra el alma, que podríamos llamar antinatural, es la muerte de un hijo.

Por padre Felipe Berríos, El Mercurio.

Especialmente en este año que ya agoniza me ha tocado como sacerdote acompañar a muchos familiares que han sido testigos de cómo una enfermedad les ha ido carcomiendo la vida de sus seres queridos, hasta llegar al punto sin retorno en que la muerte se los arrebató definitivamente.

Por mucho que el ser querido haya sido de avanzada edad o su fallecimiento se anunciara con una larga enfermedad dando tiempo para prepararse y que, tal vez, la angustiosa agonía haya transformado el desenlace en un alivio, llegado el momento de la muerte, ésta golpea sin matices.

Hay algunos que usan la fe como argumento para soslayar el sufrimiento que trae aparejado toda muerte. Pero una fe auténtica debería hacernos cada día más humanos, y es tan humano sufrir ante la muerte propia o de un ser querido e, incluso, muchas veces rebelarse.

El mismo Jesús se quebró más de una vez ante la muerte de su amigo Lázaro y exclamó en su propia agonía: "Padre mío, por qué me has abandonado…".

Pero si hay una muerte que desgarra el alma, que podríamos llamar antinatural, es la muerte de un hijo. No hay dolor más ancho ni profundo que ese. Por lo mismo, no hay impotencia mayor que acompañar a una madre o un padre que ha tenido que enterrar a su hija o hijo. Es como si hubiesen sepultado su razón de existir.

Son los momentos en que las explicaciones y las palabras sobran, sólo ayuda el cariño y la compañía. Y asistir a aquellos padres para que no se metan en el callejón sin salida de la rabia, la culpa o tratar de buscar el por qué.

Algunos, para ayudar, terminan por entorpecer las cosas al tratar de consolar respondiendo infantilmente el por qué de una muerte. Así argumentan "que era tan bueno que por eso Dios lo llamó", como si la muerte fuera sólo para los "buenos", o como si Dios interviniera sin importarle el daño que pueda producir en los padres, familiares y amigos o, incluso, en terceros que, accidental o negligentemente, se vieron involucrados.

Peor aún, no faltará quien diga que la muerte del hijo "es una prueba de Dios". Como si Dios fuera un enfermo que necesitara saciar su inseguridad "probándonos" con el dolor. Ninguna madre o padre sano va a probar a sus hijos con el sufrimiento, y menos lo hará Dios.

Otros tratarán de consolar diciendo que "el hijo está mejor junto a Dios". Éste es un argumento un poco cruel, pues de alguna manera hará sentirse egoístas a los padres por desear al hijo vivo.

Paradójicamente, la Navidad que aquellos padres que han perdido un hijo viven con tanta tristeza, puede ser el nacimiento de un consuelo.

La Navidad no es un tiempo "de paz y de amor", ni es un momento para "vivirlo en familia", como nos dice la vendedora propaganda. Aunque eso suena bonito, no consuela.

La Navidad es revivir el nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios. Es decir, que no estamos solos y que todo lo que vivió Jesús, incluido el dolor absurdo y su muerte, no le es indiferente a Dios.

Así como Jesús hecho guagüita requirió tiempo para ir creciendo a ritmo humano, así también el dolor de los padres que han perdido un hijo requiere de tiempo para acostumbrarse a vivir con ese dolor y darle sentido.

El misterio del nacimiento de Jesús está entrelazado con su muerte. Así se nos abre la esperanza de que en toda muerte está la posibilidad de un nacer de nuevo.

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres. La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos. El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos. El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas. Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron. Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto

40% de descuento para textos escolares SM

El Directorio de la Asociación de Padres, por segundo año consecutivo, ha gestionado la aplicación de un 40% de descuento en los textos escolares vinculados con la Editorial SM (nivel 1° a 6° básico). La compra de los textos debe ser online a través del sitio de SM, el que actualmente está en proceso de actualización. A diferencia del año pasado, no es necesario retirar un cupón de descuento. Todo es de forma online.     ¿Cómo aplica el descuento para los libros SM? El/la apoderado/a deberá registrarse en la página de SM  www.tiendasm.cl  . Debe señalar el nombre del Instituto e indicar el nombre del estudiante.  VER INSTRUCTIVO   Más informaciones sobre textos, libros y útiles escolares, se encuentra en el comunicado emitido por el Instituto:  http://luiscampino.cl/2020/ 12/29/comunicado-criterios- sobre-textos-escolares-lista- de-utiles-y-aula-virtual-2021/

Diferencias en la Enseñanza de Ayer y de Hoy: "Así No lo Hacemos en el Colegio, Mamá"

Ayudar en las tareas de matemáticas a los hijos puede ser un problema para los padres, porque la terminología cambió. Por Rob Eastaway, The Times. Una niña de 10 años pide que le ayuden a hacer una tarea de matemáticas. ¿Usted podría explicarle algunos conceptos? La mayoría de los adultos ingleses no pasaría esta prueba. Esto, porque los métodos y el lenguaje que se emplean para enseñar matemáticas en la enseñanza básica han cambiado. Y la terminología que se usa hoy para la mayoría de los padres es puro blablá. Este desconocimiento ha producido una barrera comunicacional entre padres e hijos a la que se le ha dado poquísima atención en todo el debate sobre la educación de las matemáticas. Es probable que el nuevo gobierno aborde varios problemas clave en relación con esta asignatura, pero yo sugeriría uno que no se ha tomado en cuenta y que es cada vez más común: las pataletas. Las que se desatan cuando el niño, después de pedir ayuda a un padre, grita: "¡Pero no lo hace