Ir al contenido principal

¿Cómo Aprenden los Niños?

Por Neva Milicic, sicóloga.

Preguntarse cómo aprenden los niños puede ser el punto de partida para repensar cómo se les enseña, y reflexionar si las estrategias que utilizamos favorecen o obstaculizan el aprendizaje.

Ciertamente los padres atentos a las necesidades de sus hijos son un factor decisivo en el rendimiento de los niños. Sin embargo, con la mejor intención, algunos padres pueden ser excesivamente controladores, exigentes y dominantes, privando al niño de autonomía y sobre todo limitando su placer por aprender. Así, los niños tienden a asociar el aprendizaje como algo negativo, más que una experiencia positiva en que aprender se asocia con placer.

Otro error frecuente es delegar excesivamente el aprendizaje en la escuela. Una parte importante del aprendizaje se da en las películas que se ven, en las conversaciones que se escucha, en los juegos que se realizan, en las experiencias que se viven y en los valores que se transmiten.

El aprendizaje y el rendimiento escolar se pueden explicar por 3 ejes fundamentales.

a) El contexto escolar: Los profesores que son quienes están orientados a favorecer en los estudiantes en forma sistemática el aprendizaje de los niños son, sin duda, una piedra angular en el aprendizaje. Un buen colegio es el que es capaz de adecuar el currículum al particular estilo de aprender y al ritmo de aprendizaje de cada niño. No hay un establecimiento que sea universalmente bueno para cada niño.

Un colegio bilingüe no será apropiado para un niño con poca habilidad para los idiomas, así como no será adecuado buscar un colegio con alto nivel de exigencias para un niño con problemas de aprendizaje. Aquí cabe recordar el dicho “más vale cabeza de ratón que cola de león”.

Un buen colegio elige y capacita a sus profesores para que sean acogedores y sean capaces de invitar al niño a aprender de una forma motivadora.

b) La familia: Tal como se planteaba al comienzo, la familia es responsable de estimular en el niño su interés para aprender y de estar cotidianamente apoyándolo y proveyéndolo de experiencias y recursos de aprendizaje, pero quizás la tarea más importante sea generar en el niño un sentimiento de autoeficacia, valorando sus esfuerzos y sus progresos y no necesariamente esperar el logro máximo.

c) El niño o la niña: Este es el tercer eje del aprendizaje. Cada niño es diferente al otro, todas las personas tienen talentos diferentes y es necesario saber pesquisarlos. Los buenos padres y profesores son aquellos que son capaces de percibir las competencias más que los déficits de los niños y que les dan oportunidades de realizarlos. Si un adolescente tiene talento para la música, no lo prive de sus clases de música para castigarlo porque no rinde como usted espera.

Si el niño tiene talento para escribir, cómprele libros, imprímale sus poesías, y lea lo que escribe.

Los niños dan señales de cuáles son sus intereses y sus talentos. En los aspectos más débiles, es necesario apoyarlos en lo posible con asistencia especializada, pero sin sobrefocalizarse. Un niño debe percibir más para lo que es bueno que centrarse en aquello que le es difícil. No ser bueno para el deporte es un dato más, no el central. Los datos más importantes son aquellos que constituyen las fortalezas de los niños.

Experiencias educativas como asistir a museos, a planetarios, poner a su disposición libros y CD, con información en cosas relevantes; elegir programas de Discovery Channel o Discovery Kids, comentar noticias de diferentes áreas del conocimiento que salen en revistas y periódicos, validan y amplían el mundo cultural de los niños.

En síntesis, los niños aprenden cuando su ambiente es estimulante, es capaz de realizar propuestas interesantes para aprender, pero sobre todo, cuando perciben en sus padres personas, que confían en su capacidad de aprender y que reconocen sus logros de manera entusiasta y generosa, creando así en ellos una actitud positiva hacia el aprender.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos.

El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos.

El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas.



Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron.



Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto a su hijo Seb…

Urgente: Se Necesita Dadores de Sangre para Alonso, Hijo del Profesor de Música Oscar Pino

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

Con urgencia se necesita la mayor cantidad de dadores de sangre para el pequeño Alonso Pino Reyes, hijo del profesor de música Oscar Pino y alumno de Kínder de nuestro colegio, quien lucha por vencer un tumor cancerígeno (neuroblastoma) próximo a su riñón izquierdo.

Alonso de cinco años acaba de iniciar su tratamiento de quimioterapia lo cual le provoca una baja en sus defensas, especialmente en sus plaquetas, por lo que necesita de transfusiones de sangre en cada sesión.

La Asociación de Padres hace un llamado solidario a las familias Institutanas para que se acerquen al Banco de Sangre de la Clínica Indisa.

Opinión: Las Diferencias Generacionales

Por Neva Milicic, psicóloga.

Las diferencias de intereses, gustos, estéticas y valores que hay entre las personas de diferentes generaciones son una realidad innegable, y representan un valor que permite la diferenciación y abre paso a nuevas ideas.
En ellas reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura. Cuando esta dialéctica entra en la familia, las disputas pueden ser enormes y dañar la relación, si las tensiones no se resuelven con sabiduría.
Es en la adolescencia donde esta brecha generacional se da con mayor intensidad.