Ir al contenido principal

Una Infancia Infeliz

Por Neva Milicic, sicóloga.

He tomado el nombre poco esperanzador de este capítulo del libro del psiquiatra italiano, Luigi Cancrini, Océano Bordeline, que -si bien es su libro especializado orientado a psicólogos y psiquiatras para quienes debiera constituir una lectura obligatoria- presenta una lúcida reflexión, sobre los efectos de una infancia que es atendida en forma negligente, y acerca de cómo la negligencia afectiva, afecta la formación de la estructura de personalidad de los niños, dejándola expuesta a daños que serán difícilmente recuperables.

Estoy segura, que los hijos y las hijas de los lectores de esta columna, no caerán dentro de esta categoría, pero quisiera recalcar cómo todos somos co-responsables de los niños que nos rodean y de pensar, cómo podemos contribuir a que tengan infancias más felices y mejores sistemas educativos.

El psiquiatra chileno radicado en España, Jorge Barudy, plantea algo que me hace mucho sentido, que se dice en África: “Se necesita toda una tribu para cuidar un niño”. Con esta idea en mente cabe preguntarnos: ¿Cómo contribuimos cada uno de nosotros a la felicidad de nuestros niños?.

Cancrini analizando a uno de sus pacientes con trastornos de personalidad antisocial, es decir personas que han delinquido, sostiene que en las personalidades de esta naturaleza, han influido dos elementos esenciales. Textualmente plantea: “La negligencia y el rechazo que el niño ha aprendido a sufrir en silencio (su llanto no convoca a nadie a su lado), se transforma fácilmente en agresividad, pero también se presenta como una forma de distanciamiento negligente y de aparente indiferencia por la vida, por la suerte del otro, a quien le causa sufrimiento o daño”.

Prestar atención a las necesidades infantiles, es una de las formas en que los niños van creando vínculos de ternura y apego. El abandono que siente un niño, que no es atendido y bien tratado pasa la cuenta posteriormente, no sólo a la salud mental de ese niño, sino que afecta a la sociedad.

No es trivial que se atienda al llanto de los niños, que es la forma de expresión natural cuando son pequeños. Tampoco que más grandes requieran de cuidado y atención.

Continúa diciendo más adelante: “La falta de respeto que los adultos mostraban por el niño indefenso cuando le pegaban y/o le humillaban sin reconocimiento, lo transforma en una persona con rasgos antisociales que ejerce la violencia de modo más o menos casual, contra personas a las que no conoce, ni reconoce”. Esto nos alerta a lo destructivo que es el castigo físico, aplicado por las personas que debían cuidar al niño.

Otro elemento esencial que recuerdan los niños que han tenido infancias no felices, es la continua presencia de desvalorizaciones denigrantes, que afectan la formación de su imagen personal, ya que constituye una disconfirmación continua de las personas, que deberían ser más nutritivas. A veces buenos padres, utilizan estas desvalorizaciones como un medio que equivocadamente piensan educativo o como una forma de desahogarse, utilizando frases del tipo: “Cómo puede ser tan tonto”, “Otra vez lo echaste a perder”. Hay padres que por su estructura de personalidad, o por la forma en que fueron educados, tienden a utilizar esta forma de relación que -además de hacer sentir al niño que no vale mucho y que no es capaz de nada-, daña la relación con sus padres, a quienes pueden llegar a sentir más como perseguidores que como figuras protectoras.

Para que los niños puedan tener una infancia “suficientemente feliz”, ninguna lo es del todo, se requiere de padres con capacidad para estar alerta a sus necesidades y sufrimiento. Que, a pesar de lo adversas que puedan ser las situaciones, sean puntos de referencia seguros, que al niño le dan sensación de cuidado, amor y protección.

Y es nuestro deber estar atentos y ver cómo podemos ayudar a aquellos niños, que están muy cerca nuestro, a tener infancias felices.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos.

El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos.

El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas.



Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron.



Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto a su hijo Seb…

¿Es Tan Malo Recompensar?

Por Neva Milicic, sicóloga.

La pregunta acerca de los riesgos y los beneficios de utilizar los premios como mecanismo educativo encierra una duda legítima, que muchos padres que están realmente preocupados por educar bien a sus hijos se han hecho en más de una ocasión.

¿Por qué debiera premiar a un niño por hacer algo que le corresponde hacer?

La respuesta es compleja y depende de las características del niño, pero un premio ocasionalmente no pareciera ser una actitud negativa.

No se trata de dar un gran premio por levantarse en la mañana y todas las mañanas, pero si cuando hace un esfuerzo mayor que lo habitual, reconocerlo a través de un estímulo puede hacer sentir al niño que lo que hace es valorado por sus padres.

Cuando usted prepara el desayuno, no espera un gran reconocimiento, pero sí al menos un gracias, o un comentario amable, como “rico te quedó”, que sea una señal que los demás se han dado cuenta del esfuerzo que ha puesto en prepararlo, sobre todo si se esmeró especialmente y…

Agreden a Ex Apoderado del Colegio y Rector de la Universidad Tecnológica Metropolitana

Recibió escupitajos, insultos, manotazos, le lanzaron pintura y estuvo retenido por más de 4 horas, así fueron las tensas horas que vivió ayer el rector de la Universidad Tecnológica Metropolitana y ex apoderado de nuestro colegio hasta el año pasado, Miguel Ángel Avendaño.

Todo comenzó, cerca de las 18 horas, cuando unos 300 estudiantes interrumpieron una reunión que el rector sostenía con la Asociación de Académicos de la universidad. Ellos exigían a viva voz la renuncia de éste y de toda la plana mayor de la corporación.

En una acalorada discusión el ex papá replicó “este rector no va a romper ninguna institucionalidad. La universidad tiene un gobierno universitario y un sistema que lo representa al cual también se debe el rector. Ningún rector debe someterse a presiones de los estudiantes”.

Los alumnos, liderados por Francisca Rubio, lo responsabilizan por diversos fracasos de la casa de estudios, en especial la crisis que llevó al cierre de la carrera de Criminalística, que tiene s…