Ir al contenido principal

Las Madres y las Demandas de los Hijos

Por Neva Milicic, sicóloga

Sin duda ser madre es un maravilloso regalo de la vida, pero, a la vez, una experiencia muy demandante. Observar a una madre mientras mira a su hijo recién nacido es un instante conmovedor.

Cuando un niño llega al mundo dos personas nuevas nacen, una madre y un hijo. La primera separación entre ambos la constituye el parto, que marca el inicio de una nueva etapa que estará marcada por las demandas del hijo a la madre. Ella, gracias a la ocitocina que se produce en el embarazo y en el parto, está biológicamente programada para recibir al niño, en la mayoría de los casos con un amor incondicional y, por supuesto, para cumplir las demandas de atención, que de diversas formas cruzarán todo el proceso de crianza.

Las atenciones que el niño demanda suponen una enorme disponibilidad de las madres y es la clave del vínculo afectivo madre–hijo. Uno de los factores centrales para un apego seguro, que será la base de la estabilidad emocional de los niños, es la disponibilidad de la madre, para atender las múltiples necesidades de los niños, que van cambiando en el transcurso del desarrollo. Estar atenta a estas necesidades y ser sensible a las demandas del hijo, es esencial para que la relación esté marcada por un signo positivo.

El bienestar del recién nacido depende de estar confortablemente alimentado, limpio, acariciado y estimulado. Los niños expresan sus necesidades a través de diferentes formas de llanto. Su llanto cuando llora de frío, de hambre, de sueño o porque necesita compañía es distinto y las madres son capaces de diferenciarlos.

Cuando aprende a caminar es necesario cuidarlo para que al entregar la autonomía que necesita, no corra riesgos para su integridad física. En esta etapa el niño necesita sentirse mirado orgullosamente por su madre. En este período aprende a decir mamá, habitualmente su primera palabra, cada vez que se encuentra en apuros. La disponibilidad de la madre para socorrerlo cuando está en apuros será esencial. Mamá también es la última palabra que dicen la mayoría de las personas antes de morir. Así de fuerte es el vínculo madre–hijo.

En el período preescolar, aumenta su lenguaje y su exploración y algunas frases frecuentes de escuchar en los niños con buen apego son: "Mamá, ven", "Mamá, mírame", "Mamá, ayúdame", "¿Mamá, me quieres?". En este período los niños quieren y necesitan jugar con sus madres, y son ellas con quienes más aprenden.

Al alcanzar la etapa escolar, el niño es más independiente, muchas veces las madres se tornan más exigentes con ellos, con lo que suelen haber conflictos en la relación. Lo que más molesta a los niños en edad escolar es el exceso de crítica y que las madres los griten, los apuren o exijan mucho. Por eso suelen decir: "Mi mamá está siempre apurándome", "Nunca me encuentra nada bueno", "Me gusta cuando está cariñosa".

Junto a esta actitud más crítica, a los niños en edad escolar les da una enorme felicidad saber que su madre está en la casa cuando llega. Valoran la presencia de ella en sus momentos críticos o decisivos y les gusta que les expresen su amor incondicional, así como que los acompañen y que los escuchen.

La adolescencia marca una etapa crítica en la relación. Sobre todo por el aumento de las demandas escolares junto con las necesidades de independencia y autonomía de los adolescentes, que exigen un trato más igualitario. En esta etapa se pone en jaque la incondicionalidad del amor de los padres. Muchas madres deben trabajar fuertemente el tema de la aceptación para lograr vincularse, con un hijo o una hija, que a veces piensa, se viste y quiere hacer cosas que son diferentes y opuestas al modelo familiar.

Los adolescentes sienten, en su mayoría, que las madres los infantilizan y que no escuchan sus necesidades. Pero ellos, pese a sus reclamos, necesitan para su sano desarrollo de la presencia y de la contención de sus madres. Es a ella a quien dirigen sus llamadas de auxilio, cuando están en problemas.

Cuando el paso por la adolescencia se logra de una manera razonable y se conservan los vínculos afectivos con la madre, esta relación será una base de seguridad para que en la edad adulta puedan construir su propio proyecto vital, manteniendo un vínculo positivo con su familia de origen y así poder transformarse a su vez en buenos padres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos.

El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos.

El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas.



Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron.



Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto a su hijo Seb…

¿Es Tan Malo Recompensar?

Por Neva Milicic, sicóloga.

La pregunta acerca de los riesgos y los beneficios de utilizar los premios como mecanismo educativo encierra una duda legítima, que muchos padres que están realmente preocupados por educar bien a sus hijos se han hecho en más de una ocasión.

¿Por qué debiera premiar a un niño por hacer algo que le corresponde hacer?

La respuesta es compleja y depende de las características del niño, pero un premio ocasionalmente no pareciera ser una actitud negativa.

No se trata de dar un gran premio por levantarse en la mañana y todas las mañanas, pero si cuando hace un esfuerzo mayor que lo habitual, reconocerlo a través de un estímulo puede hacer sentir al niño que lo que hace es valorado por sus padres.

Cuando usted prepara el desayuno, no espera un gran reconocimiento, pero sí al menos un gracias, o un comentario amable, como “rico te quedó”, que sea una señal que los demás se han dado cuenta del esfuerzo que ha puesto en prepararlo, sobre todo si se esmeró especialmente y…

Agreden a Ex Apoderado del Colegio y Rector de la Universidad Tecnológica Metropolitana

Recibió escupitajos, insultos, manotazos, le lanzaron pintura y estuvo retenido por más de 4 horas, así fueron las tensas horas que vivió ayer el rector de la Universidad Tecnológica Metropolitana y ex apoderado de nuestro colegio hasta el año pasado, Miguel Ángel Avendaño.

Todo comenzó, cerca de las 18 horas, cuando unos 300 estudiantes interrumpieron una reunión que el rector sostenía con la Asociación de Académicos de la universidad. Ellos exigían a viva voz la renuncia de éste y de toda la plana mayor de la corporación.

En una acalorada discusión el ex papá replicó “este rector no va a romper ninguna institucionalidad. La universidad tiene un gobierno universitario y un sistema que lo representa al cual también se debe el rector. Ningún rector debe someterse a presiones de los estudiantes”.

Los alumnos, liderados por Francisca Rubio, lo responsabilizan por diversos fracasos de la casa de estudios, en especial la crisis que llevó al cierre de la carrera de Criminalística, que tiene s…