Ir al contenido principal

Nunca Me Obedeces

Por Neva Milicic, sicóloga.

La teoría del análisis transaccional plantea que entre las palabras que no deberían usarse, en las relaciones interpersonales, porque son muy dañinas para la relación, está la palabra “nunca”.

Tuve la tentación de empezar esta columna escribiendo: “Nunca diga nunca”. Así de arraigado se encuentra este concepto en nuestro lenguaje cotidiano, donde se usa como una forma de enfatizar los conceptos.

¿Y cuál sería la razón por la cual esta palabra no debería usarse, al momento de intentar educar a los niños?.

Quizás la primera razón y la más fuerte es que habitualmente es una mentira, porque cuando uno dice “nunca me obedeces”, está negando las muchas veces que su hijo le obedeció.

El otro día me tocó observar cómo el papá de Martina, que es cariñoso y muy preocupado y que tiene una excelente comunicación con su hija, le decía con mucha rabia, frente a una desobediencia de la niña, que por cierto era peligrosa para su seguridad física: “Tú nunca me obedeces”.

Ciertamente la niña merecía una sanción y es perfectamente comprensible que el padre ante el peligro que corrió la niña, se exasperara y perdiera el control.

Sin embargo vamos a usar este ejemplo para analizar cuáles son los riesgos de usar con frecuencia la palabra NUNCA.

Como se decía más arriba, claramente está faltando a la verdad. En muchas ocasiones su hijo o hija la obedece, y seguramente en muchas otras no toma en cuenta lo que usted le pide y hace lo que le parece.

Cuando en esas ocasiones que el niño claramente le desobedece, usted al generalizar usando “el nunca” le está haciendo una especie de declaración de incompetencia. Ésta es, por cierto, una segunda y poderosa razón para no utilizar este término al menos en el contexto de querer educarlo.

Declararse incompetente como padre es perder autoridad frente a los niños. Si usted asume frente al niño o la niña, la posición de que no logra controlarlo(a), la percepción interna del niño sobre su autoridad se verá muy mermada y así es altamente probable que le vuelva a desobedecer.

La tercera razón, para utilizar la palabra nunca en un contexto negativo, es el valor de programación que tiene para la formación de la imagen personal.

Volviendo al caso de Mariana, es posible que la niña interiorice esta palabra en su autoconcepto, sobre todo si se le dice con frecuencia que es desobediente, porque durante la infancia los niños son muy vulnerables a lo que las personas tan significativas para su desarrollo emocional, como son sus padres, siembran en su imagen personal.

La estrategia que habría que usar con Martina es justamente la opuesta, prestar atención a las veces cuando obedece y decirle: “Qué obediente eres o cuando te pido algo, lo haces. Que obediente eres”, o otras expresiones que reflejen una imagen positiva de la niña.

Está bien preocuparse porque a Martina le cuesta obedecer, pero hay que tener cuidado de no programar niños demasiado sumiso con los adultos. Los niños tienen que tener la posibilidad de desobedecer, lo que no les parece razonable. Usted estará de acuerdo que si a un niño le proponen algo deshonesto, tiene que tener la posibilidad de decir que no, aunque sea un adulto de la familia el que se lo propone.

Y una última razón para no usar el nunca, es que muchas veces es muy descalificador de lo que los niños y las personas hacen, provocando mucha rabia en las personas que lo reciben. Recuerde usted cómo se siente cuando le han dicho: “Tú nunca me escuchas”. Utilizar palabras que cuantifican negativamente la relación es peligrosa. En la medida de lo posible, utilice palabras más relativas como “con frecuencia” o “muchas veces”. Será más efectivo y no dañará la relación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semana Santa: Eucaristía de Domingo de Ramos da Inicio a Liturgias en el Colegio

Por César Antonio Campos, periodista Asociación de Padres.

La llegada de nuevas familias a nuestro Instituto se notó esta tarde. Papás, mamás, abuelitos y bastantes niños y niñas llegaron entusiasmados para participar en la primera celebración de Semana Santa: la Eucaristía de Domingo de Ramos.

El inicio de la celebración se realizó en el hall de entrada con la bendición de los diferentes ramos.

El padre rector José Agustín Tapia presidió la liturgia y esparció agua bendita entre todos los asistentes. Muchos estiraron sus brazos en busca de algunas gotas.



Luego y en procesión, los fieles ingresaron al salón Eduardo Frei Montalva para continuar con la misa. En la homilía el padre José Agustín destacó la importancia que tiene la Semana Santa para nuestro Instituto, especialmente este año con el aumento de cerca de 200 familias que se integraron.



Una de ellas son los Zambrano Julio, quienes se sumaron al 4° básico B y presentaron al Señor el pan y el vino. Miguel y Marta junto a su hijo Seb…

¿Es Tan Malo Recompensar?

Por Neva Milicic, sicóloga.

La pregunta acerca de los riesgos y los beneficios de utilizar los premios como mecanismo educativo encierra una duda legítima, que muchos padres que están realmente preocupados por educar bien a sus hijos se han hecho en más de una ocasión.

¿Por qué debiera premiar a un niño por hacer algo que le corresponde hacer?

La respuesta es compleja y depende de las características del niño, pero un premio ocasionalmente no pareciera ser una actitud negativa.

No se trata de dar un gran premio por levantarse en la mañana y todas las mañanas, pero si cuando hace un esfuerzo mayor que lo habitual, reconocerlo a través de un estímulo puede hacer sentir al niño que lo que hace es valorado por sus padres.

Cuando usted prepara el desayuno, no espera un gran reconocimiento, pero sí al menos un gracias, o un comentario amable, como “rico te quedó”, que sea una señal que los demás se han dado cuenta del esfuerzo que ha puesto en prepararlo, sobre todo si se esmeró especialmente y…

Agreden a Ex Apoderado del Colegio y Rector de la Universidad Tecnológica Metropolitana

Recibió escupitajos, insultos, manotazos, le lanzaron pintura y estuvo retenido por más de 4 horas, así fueron las tensas horas que vivió ayer el rector de la Universidad Tecnológica Metropolitana y ex apoderado de nuestro colegio hasta el año pasado, Miguel Ángel Avendaño.

Todo comenzó, cerca de las 18 horas, cuando unos 300 estudiantes interrumpieron una reunión que el rector sostenía con la Asociación de Académicos de la universidad. Ellos exigían a viva voz la renuncia de éste y de toda la plana mayor de la corporación.

En una acalorada discusión el ex papá replicó “este rector no va a romper ninguna institucionalidad. La universidad tiene un gobierno universitario y un sistema que lo representa al cual también se debe el rector. Ningún rector debe someterse a presiones de los estudiantes”.

Los alumnos, liderados por Francisca Rubio, lo responsabilizan por diversos fracasos de la casa de estudios, en especial la crisis que llevó al cierre de la carrera de Criminalística, que tiene s…